You successfully added to your cart! You can either continue shopping, or checkout now if you'd like.

Note: If you'd like to continue shopping, you can always access your cart from the icon at the upper-right of every page.

Quantity:

Total:

Filters

Categories

EL REINO DE DIOS

La mayoría de la gente piensa que el Reino de Dios es "el cielo". Se cree que el Evangelio del Reino es el mismo que el Evangelio de la salvación. Este folleto ofrece la enseñanza básica del Evangelio del Reino que debe ser predicado a todas las naciones antes de que llegue el fin (Mateo 24:14).

Category - Pocket-Sized Book

Capítulo 6

La tierra entera

El reino de Dios ya no se limita a la tierra vieja de Canaán, o Palestina. Ése era un reino del antiguo pacto que estaba para fallar, pero aun así proveyó el modelo del reino de Dios que más tarde iba a cubrir la tierra entera.

Cuando Israel tenía su primera oportunidad de entrar en la tierra prometida, la gente no tenía la fe suficiente para entrar en Canaán. Los doce espías volvieron, y diez de ellos dieron un mal informe, y la gente creyeron ese mal informe. Dios sugirió entonces a Moisés que Él volvería a empezar con el propio Moisés y cumpliría las promesas a través de él. Moisés objetó, diciendo que las naciones pensarían que Dios no pudo cumplir Su promesa a Israel.

A la simple sugerencia que Dios no podría hacer esto, Él respondió en Números 14:21,

21 pero ciertamente, vivo Yo, que toda la tierra será llena de la gloria del SEÑOR.

Aquí Dios reveló el Plan Maestro para la tierra. Canaán era sólo una porción pequeña del plan divino. Canaán era no más un tipo y sombra del plan mayor para cubrir la tierra entera con la gloria del Señor.

La frase, "vivo yo", le hace uno de los VOTOS de Dios. Desde que Él pudiera jurar por nada mayor, Él juró por Su propia vida. Esta promesa es repetida más tarde de varias maneras en la Escritura. Salmo 72:19 es el primero en citar esto:

19 Bendito sea Su glorioso nombre para siempre, Sea llena de Su gloria toda la tierra. Amén y amén.

La segunda vez que esto se menciona está en Isaías 6:3, dónde el querubín en la visión de Isaías habla esas palabras:

3 Y el uno al otro daba voces, diciendo: Santo, Santo, Santo, es el SEÑOR de los ejércitos, Llena está toda la tierra de Su gloria.

La tercera cita también está por el mismo profeta. Isaías 11:9 dice,

9 ... Porque la tierra estará llena del conocimiento del SEÑOR Como las aguas cubren el mar.

La cita final se encuentra en Habacuc 2:14 que dice,

14 Pues la tierra se llenará del conocimiento de la gloria del SEÑOR Como las aguas cubren el mar.

Se sabe bien que las aguas cubren un completo 100 por ciento del mar. El conocimiento de la gloria del Señor, entonces, cubrirá el entero tierra—100 el por ciento de la tierra. No habrá ninguna parte de la tierra dónde la gloria del Señor no será conocida o manifestada.

En Daniel 2, rey Nabucodonosor de Babilonia tenía un sueño en que él vio una imagen grande con una cabeza de oro, brazos de plata, vientre de bronce y piernas de hierro. Entonces él vio una piedra golpear la imagen en sus pies, desmenuzando la imagen entera en polvo. Después él vio la piedra crecer hasta que llenara la tierra entera (Daniel 2:35). Daniel interpretó este sueño por él. Nosotros leemos en Daniel 2:44,

44 En los días de estos reyes, el Dios del cielo levantará un reino que jamás será destruido, y este reino no será entregado a otro pueblo. Desmenuzará y pondrá fin a todos aquellos reinos, y él permanecerá para siempre

Éste es el significado de la piedra que crece hasta que llenara la tierra entera (vs. 35). Es una referencia al reino de Dios. El día viene cuando el reino de Dios reemplazará la sucesión babilónica de imperios (Babilonia, Persia, Grecia y Roma). Es el quinto y último reino en la historia profética de tierra.

El reino de Dios abolirá todas formas opresivas de los gobiernos de hombres y liberará a todos los hombres para disfrutar la libertad gloriosa de los hijos de Dios. Yo creo que nosotros estamos ahora en el momento cuando la “piedra” está empezando a aplastar la imagen en sus pies. Nosotros no sabemos cuánto tiempo esto tomará, pero el evento más importante será la manifestación de los hijos de Dios quienes son llamados para reinar con Cristo durante la Edad venidera.

El séptimo capítulo de Daniel habla en más detalle sobre esto. El propio Daniel tenía un sueño que era similar a lo que el rey de Babilonia había recibido antes. Daniel vio cuatro bestias: un león que representa Babilonia, un oso que representa Persia, un leopardo que representa Grecia y una cuarta bestia con dientes férricos que representa el Imperio romano.

Él también vio un "pequeño cuerno" que salía de la bestia romana que representaba Roma Papal, una extensión de la cuarta bestia de Roma. Este "pequeño cuerno" hizo la guerra contra los santos y los superó (tomó la autoridad encima de ellos) hasta el tiempo del final, cuando la jurisdicción se dio a los santos del Más Alto—que es, los vencedores, o hijos de Dios.

13 Seguí mirando en las visiones nocturnas, Y en las nubes del cielo venía uno como un Hijo de Hombre, que se dirigió al Anciano de Días Y fue presentado ante El. 14 Y Le fue dado dominio, gloria y reino (soberanía), Para que todos los pueblos, naciones y lenguas Le sirvieran. Su dominio es un dominio eterno que nunca pasará, Y Su reino uno que no será destruido.

Esto compara con el reino de la piedra que Nabucodonosor había visto en su sueño. Es el reino de Dios. El propio Jesucristo es el Rey de este reino, pero nos dice en Daniel 7:22 que "los Santos tomaron posesión del reino".

Esto está de acuerdo con Apocalipsis 20:6, donde nosotros leemos que aquéllos traídos a la vida en la primera resurrección "reinarán con Él por mil años". Los hijos de Dios, entonces, serán llamados para ser los administradores de este reino bajo Jesucristo el Rey. Daniel 7:27 concluye,

27 'Y la soberanía (el reino), el dominio y la grandeza de todos los reinos debajo de todo el cielo serán entregados al pueblo de los santos del Altísimo. Su reino será un reino eterno, y todos los dominios Le servirán y Le obedecerán'.

Ésta es la profecía del reino de Dios en la Biblia. Contempla un tiempo cuando toda la gente de la tierra vendrá a conocer a Jesucristo como su Rey, y ellos serán gobernados con el amor y equidad por los vencedores, los hijos de Dios.

Salmo 67 conmemora este tiempo en una canción, mientras diciendo,

1 Dios tenga pied ad de nosotros y nos bendiga, Y haga resplandecer Su rostro sobre nosotros, (Selah) 2 Para que sea conocido en la tierra Tu camino, entre todas las naciones Tu salvación. 3 Te den gracias los pueblos, oh Dios, todos los pueblos Te den gracias. 4 Alégrense y canten con júbilo las naciones, porque Tú juzgarás a los pueblos con equidad, Y guiarás a las naciones en la tierra. (Selah) 5 Te den gracias los pueblos, oh Dios, Todos los pueblos Te den gracias. 6 La tierra ha dado su fruto; Dios, nuestro Dios, nos bendice. 7 Dios nos bendice, Para que Le teman [respecto, reverencia] todos los términos de la tierra.

El profeta Hageo 2:7 habla de Jesús y Su reino como "el deseo de todas las naciones". El reino de Dios no es un tiempo de opresión, sino de liberar las naciones de la opresión de gobiernos humanos y del dominio de hombres imperfectos.

El evento primario que señalará la transferencia de jurisdicción y autoridad a los santos del Dios Más Alto será la manifestación de los hijos de Dios. Pablo dice en Romanos 8:19-21,

19 Porque el anhelo profundo de la creación es aguardar ansiosamente la revelación de los hijos de Dios. 20 Porque la creación fue sometida a vanidad, no de su propia voluntad, sino por causa de Aquél que la sometió, en la esperanza 21 de que la creación misma será también liberada de la esclavitud de la corrupción a la libertad de la gloria de los hijos de Dios.

La tierra entera espera este evento, porque demostrará que la ley de Jubileo liberará la creación entera de su esclavitud al pecado. Así la tierra cumplirá su propósito para la creación.