You successfully added to your cart! You can either continue shopping, or checkout now if you'd like.

Note: If you'd like to continue shopping, you can always access your cart from the icon at the upper-right of every page.

Quantity:

Total:

Filters

Categories

El Rapto en Vista de Tabernáculos

La resurrección es el cumplimiento de la Fiesta de las Trompetas, y la "captura" de los santos es el cumplimiento de la Fiesta de los Tabernáculos. Dado que la mayoría de las enseñanzas sobre el "Rapto" no toma en cuenta los días de fiesta bíblica, este es un estudio muy valioso y diferente.

Category - Short Book

Capítulo 10

Las Calificaciones para el Sacerdocio

De lo que nosotros hemos expuesto hasta ahora en este estudio, debe estar ahora claro que la comprensión evangélica de este término rapto debe ser modificadoa El término griego que Pablo usa en 1 Tesalonicenses 4:17, traducido arrebatados o "arrebatados afuera" es el harpazo. El propósito obvio del harpazo es "para recibir al Señor en el aire". Aunque la ubicación tiene algo que ver con esto, el énfasis está en la propia reunión y, claro, con Él que nosotros estamos reuniendo.

La reunión se localiza "en el aire", en vez de bajo tierra o en el cielo. Por lo tanto, los muertos deben ser levantados para reunirse con Él en el aire. Pero nosotros estamos tan acostumbrados de pintar eventos espirituales por nuestra mente carnal,  reforzados con libros y películas en cuanto al viajar en el espacio exterior, que nosotros tendemos a olvidar del propósito real del harpazo.

En Hechos 8:39, 40 nosotros leemos como Felipe experimentó el harpazo:

39 Cuando subieron del agua, el Espíritu del Señor arrebató [griego: harpazo] a Felipe; y el eunuco no le vio más, y siguió gozoso su camino. 40 Pero Felipe se encontró en Azoto…

Felipe no tenía que dejar la tierra, pero él tenía una experiencia espiritual en que él pudo trascender las limitaciones físicas del cuerpo. Su nombre significa "amante de caballos", que hablan proféticamente de la compañía del caballo blanco en Apocalipsis 19:14.

Pedro manifestó un tipo de harpazo cuando él caminó en el agua a reunirse con Jesús y escoltarlo a la barcada de discípulos (Mateo 14:29). En este caso, la propia palabra no se usa, pero la historia profética ilustra el principio. De nuevo, no hay ninguna indicación que Pedro fue al cielo, o a la montaña de que Jesús había venido. Si él hubiera hecho así, esto podría haber indicado un "rapto" en el sentido que la Iglesia enseña. Pedro sí, sin embargo, trascendió las limitaciones físicas del cuerpo.

Harpazo se usa en Apocalipsis 12:5, donde el hijo varón [el Hijo de Dios] "fue arrebatado para Dios y para su trono". Uno puede argumentar que esto es de ubicación, pero realmente es de trascender las limitaciones terrenales y ascender al trono. Esto se aplica al mismo Jesús--el original Hijo de Dios--pero también a Su Cuerpo, que "y reinarán con él mil años" (Apocalipsis 20:6).

El último propósito de "reunir" con Cristo, sin tener en cuenta la ubicación, es ser unido con Él en unidad como un Cuerpo. Es la reunión entre la Cabeza y el Cuerpo para crear un Nuevo Hombre, un hombre corporativo, en un Cuerpo con muchos miembros. Mirándolo de un punto de vista matrimonial, ellos serán "una sola carne".

Nosotros también podemos acercarnos a esto del ángulo de las leyes sacerdotales. Después de todo, estos que son levantados en la primera resurrección, junto con esos vencedores que están vivos y permanecen, serán “sacerdotes de Dios y de Cristo" (Apocalipsis 20:6). Yo ya he mostrado cómo lleva siete días completos para consagrar a los sacerdotes, y como esto cubre los siete días de Tabernáculos. Pero hay más. Levítico 21:17-20 dice,

17 Habla a Aarón y dile: Ninguno de tus descendientes por sus generaciones, que tenga algún defecto, se acercará para ofrecer el pan de su Dios. 18. . . varón ciego, o cojo, o mutilado, o sobrado, 19 o varón que tenga quebradura de pie o rotura de mano, 20 o jorobado, o enano, o que tenga nube en el ojo, o que tenga sarna, o empeine, o testículo magullado.

Ya que Ezequiel le hace claro que el orden de Melquisedec (los "hijos de Sadoc")  ciertamente tendrá el derecho para ministrar ante Dios, es claro que ellos no tendrán estos defectos. Esto parece patente claro, por supuesto, porque ese cuerpo glorificado no será en absoluto defectivo. Tampoco no significa que aquellos que habían tenido tales defectos en sus vidas serán descalificados como sacerdotes del Orden de Melquisedec. Más bien, indica que todos tales defectos serán sanados.

Pero más de esto, nosotros debemos mirar también al nivel corporativo, y no sólo al cumplimiento individual de estos requisitos. Dios está reuniendo un cuerpo corporativo que funcionará como un sacerdote corporativo. Esto no sólo le exige a cada miembro del cuerpo que sea sin defecto (en ese día), sino también exige que la Cabeza sea atada al Cuerpo.

Sin la Cabeza en el Cuerpo, este sacerdote corporativo todavía no calificaría para ministrar a Dios en el Santuario en el cielo. Esto es porque la Cabeza debe venir, y el Cuerpo debe arrebatarse para encontrarlo. Es el punto donde este Sacerdote corporativo se califica para ministrar en este nivel de ministerio.

Uno podría argumentar que tantos individuos a lo largo de la historia han calificado para gobernar con Cristo, porque ellos se han unido a Cristo como su Cabeza. Eso es ciertamente verdad. Cada individuo es un templo de Dios en sí. Pero cada individuo también es una sola "piedra viva" (1 Pedro 2:5) en un templo corporativo. Este templo corporativo está siendo construido con las piedras vivas sobre la Piedra Angular de Cristo y el fundamento de los apóstoles y profetas (Efesios 2:19-22).

En tanto que este Nuevo Hombre corporativo se pinta como un Sacerdote, del cual somos miembros, todavía no es calificado para gobernar hasta que este Nuevo Hombre tenga una Cabeza atada al Cuerpo. La Cabeza no puede atar al Cuerpo hasta todos los miembros de ese Cuerpo hayan nacido y unido al Cuerpo. Una vez cada miembro llamado para ser vencedor se haya unido a ese Cuerpo corporativo, entonces y sólo entonces la Cabeza reunirá con el Cuerpo para cumplir la calificación según la ley.

Note el modelo del templo de Salomón. El trabajo de fabricar las piedras se hizo fuera del sitio (1 Reyes 6:7). Cuando todo estaba listo, entonces todas las piedras se trajeron al sitio, y las edificaron. Cuando todo estaba listo, entonces la gloria de Dios bajó para llenar ese templo. Así es con nosotros.

El propósito de la fiesta de Trompetas es traer de vuelta a los vencedores muertos, que eran las piedras vivas completadas en el pasado. Luego viene el Jubileo, donde los vencedores vivos, como Jacob, son dados el nuevo nombre, Israel. Luego viene la fiesta de Tabernáculos, donde los vencedores vivos se traen en la inmortalidad, porque Cristo no se unirá desigualmente, ni Él se casará con "carne extraña". Mientras que nosotros estamos mortales, nosotros no podemos unirnos con una Cabeza inmortal.

Así, los vencedores vivos deben ser ". . . transformados, en un momento [griego, atomos o en español, átomos], en un abrir y cerrar de ojos" (1 Corintios 15:51,52). Pero el fin todavía no es, porque requiere siete días de purificación antes de que ellos puedan presentarse al Padre.

En la mitad del tiempo de purificación, probablemente en el quinto día, Cristo viene a los discípulos a la mitad de la fiesta para unir la Cabeza con el Cuerpo. La razón por la cual Él debe venir antes del octavo día de Tabernáculos es darle una Cabeza al Nuevo Hombre. Sólo entonces es el Cuerpo completo y puede presentarse sin defecto a Dios según la ley de calificaciones sacerdotales.

En el octavo día, entonces, este Nuevo Hombre completo se presenta a Dios en el Santuario en el cielo, después de lo cual Él emerge del Santuario para manifestar Su gloria a las personas en la tierra, como fue hecho en Levítico 9 a la consagración de Aarón y sus hijos.

Esto empezará una nueva administración en la tierra (Daniel 7:18), y el Reino de Dios--el Reino de la Piedra--crecerá hasta que llene la tierra entera (Daniel 2:35). La tierra no se destruirá por este “fuego” de la presencia de Dios. El fuego es Su gloria que destruirá todo pecado y toda corrupción.

Cuando toda forma y estructura de creación han acabado de su rebelión y han venido una vez más bajo la autoridad del Creador, entonces se puede decir que todas las cosas son puestas bajo Sus pies, y Dios es "todo en todos" (1 Corintios 15:28). La misma muerte será destruida (1 Corintios 15:26), el gran Jubileo de Creación será declarado, y el Plan divino será logrado.