You successfully added to your cart! You can either continue shopping, or checkout now if you'd like.

Note: If you'd like to continue shopping, you can always access your cart from the icon at the upper-right of every page.

Quantity:

Total:

Filters

Categories

EL REINO DE DIOS

La mayoría de la gente piensa que el Reino de Dios es "el cielo". Se cree que el Evangelio del Reino es el mismo que el Evangelio de la salvación. Este folleto ofrece la enseñanza básica del Evangelio del Reino que debe ser predicado a todas las naciones antes de que llegue el fin (Mateo 24:14).

Category - Pocket-Sized Book

Capítulo 1

¿Qué es el reino?

Jesús predicó algo llamado "el evangelio del reino", y Él dijo que este evangelio se predicaría en el mundo entero antes que viniera el fin de la edad. En Mateo 24:14 Jesús dijo,

Y este evangelio del reino se predicará en todo el mundo como testimonio a todas las naciones, y entonces vendrá el fin.

¿Qué es este evangelio del reino? ¿Es igual que el evangelio de salvación que está predicándose actualmente por tantos? No, el mensaje de la salvación es sólo parte del evangelio del reino. Enfoca principalmente en la manera en que la gente puede ganar la ciudadanía en el reino de Dios. Pero pocos realmente saben mucho sobre el propio reino de Dios, y así que la mayoría de las personas tiene una visión borrosa sobre el reino. Así que permítanos empezar al principio. El reino de Dios empieza propiamente con Génesis 1:1,

En el principio Dios creó los cielos y la tierra.

El reino de Dios incluye todo lo que Dios creó en cielo y tierra. El reino, entonces, no sólo incluye el cielo pero la tierra también. Es importante empezar con un entender firme de los parámetros del reino, porque saber el principio es saber el fin de la historia.

Dios es dueño de lo que Él crea por el derecho de creación. Por esta razón, la Biblia asume que Dios es el dueño de la tierra entera y asume la soberanía de Dios sobre todo lo que Él posee. Por consiguiente, Dios tiene el derecho para dar la tierra a quien sea que Él quiere, para dirigir todo la actividad en la tierra, y para dictar los términos (las leyes) por las cuales el hombre puede vivir en cualquier parte de Su creación.

El pecado y muerte invadieron el reino de Dios, primero en los cielos y entonces en la tierra. Esto creó un problema temporal que Dios ha estado resolviendo desde el principio. La resolución completa del problema será completado al final de la historia de la tierra. Se erradicarán pecado y muerte, y, como se profetizó después, la gloria de Dios cubrirá la tierra entera.

Es importante entender que la creación de Dios fue al principio pronunciada “bueno”. Cuando terminó, Dios pronunció todo "bueno en gran manera" (Génesis 1:31). Todo polvo, piedras, agua, plantas, animales y el mismo hombre no fueron creados por un diablo malo, sino un Dios bueno.

Este hecho básico se ha disputado después en muchas religiones donde ellos enseñaban que la materia [creación] era intrínsecamente mala, y sólo espíritu era bueno. Los griegos del día de Pablo no podrían comprender cómo un Dios bueno pudo morar en la carne humana a través del poder de Pentecostés. ¿Cómo Dios podría corromperse por morar en un cuerpo "malo"?

Así para entender el evangelio del reino, nosotros debemos entender que la materia no es intrínsecamente mala. Fue creada buena, y reflejó la habilidad artística y el carácter de su Creador. Esta vista de orígenes determinará el resultado al final de la historia.

El pecado y muerte son fuerzas invasivas, no inherente en la creación. El pecado ha provocado un desvío o extensión de historia y tiempo para resolver los problemas provocados por esta invasión.

La meta de la historia forma una porción grande del evangelio del reino. Este evangelio nos explica la naturaleza y relación de Dios y Su creación. Nos dice del problema de pecado y muerte. Nos explica el plan divino para resolver este problema. Y finalmente, muestra que Dios tendrá éxito y ganará al final. El propósito por el cual Él creó los cielos y la tierra se cumplirá.

La tierra fue creada para manifestar la gloria de Dios. Si Dios no fuera a lograr esta meta, entonces Él sería un pecador, porque la palabra hebrea para el pecado es kawtaw que significa “no lograr una meta o no dar en el blanco".

Pero el pecado no tomó Dios por sorpresa, ni es Él tan incapaz que Él no puede restaurar todas las cosas. De hecho, la última meta de historia se llama en Hechos 3:21, "la restauración de todas las cosas" . Pablo lo expresó de otra manera en 1 Corintios 15:28 diciendo,

Y cuando todo haya sido sometido a El, entonces también el Hijo mismo se sujetará a Aquél que sujetó a El todas las cosas, para que Dios sea todo en todos.

El resto de Escritura nos da el plan por el cual esta meta se logrará. Hay muchos detalles, y cada uno revela otro aspecto del carácter de Dios y Su relación a Su creación, sobre todo al hombre mismo. Hablar particularmente de cada uno de estos detalles involucrarían un estudio de la Biblia entera e involucrarían más volúmenes que cualquiera pudiera leer (o escribir) en una vida. Pero este folleto es diseñado para darles a los lectores una perspectiva ancha del evangelio del reino, mientras dejándolo a otros libros enfocar en los detalles. Si nosotros tenemos una perspectiva global, entonces será más fácil de aprender los detalles sin perderse en ellos.

En el curso de historia bíblica, Dios juzgó conveniente para enseñar dos métodos de establecer el reino a la humanidad. El primero fue diseñado para fallar, para que nosotros entendiéramos lo que NO trabaja. El segundo fue diseñado para tener éxito completa y totalmente. Estos dos métodos están ligados al antiguo pacto y el nuevo pacto.

El antiguo pacto puso la responsabilidad en la carne humana para lograr los propósitos de Dios y traer la perfección. Falló, y así el antiguo pacto fue abolido a favor del nuevo. El nuevo pacto puso la responsabilidad en Jesucristo para lograr los propósitos de Dios y traer la perfección a nosotros todos. La manifestación de este nuevo pacto no está todavía completa, claro, pero el evangelio del reino proclama a Jesucristo como Él a través de quien serán logrados los propósitos de Dios.

Cada reino debe tener cuatro elementos básicos para ser llamado un reino. Tiene que tener un rey, ciudadanos, leyes y territorio. El reino de Dios contiene todos éstos. La historia es la historia de la formación y desarrollo del reino de Dios de una semilla a un árbol poderoso que cubre la tierra entera.

Así para entender el reino de Dios, nosotros debemos mirar estos cuatro elementos y debemos ver cómo cada uno cabe en la historia.