You successfully added to your cart! You can either continue shopping, or checkout now if you'd like.

Note: If you'd like to continue shopping, you can always access your cart from the icon at the upper-right of every page.

Quantity:

Total:

Filters

Categories

El Trigo y Los Asnos de Pentecostés

La tercera parte de la serie, El trigo y los asnos de Pentecostés, trata principalmente sobre los tipos y sombras pentecostales del Antiguo Testamento. Siempre que se mencionan trigo o asnos en la Biblia, sabemos que es una historia que trata de alguna manera con la unción de Pentecostés. Con estos ejemplos, las Escrituras nos exhortan a ir más allá de Pentecostés en nuestra experiencia y conocimiento de Dios, y pasar al reino de los Tabernáculos y la Filiación.

Category - Short Book

Capítulo 2

Rey Saúl, el Pentecostal

Saúl se coronó rey de Israel en el día de Pentecostés. Esto es porque nosotros le llamamos un pentecostal. Saúl probablemente es la ilustración más importante en el Antiguo Testamento que manifiesta la naturaleza de Pentecostés. En su reino de 40 años nosotros vemos el reino de la Iglesia durante los 40 Júbilos (1960 años) de 33 d.C. -1993 d.C.

Así como Rey Saúl se coronó en Pentecostés y fue llamado por Dios para gobernar la Casa de Israel, también la Iglesia fue coronada en el día de Pentecostés en Hechos 2. La Iglesia, también, fue llamada para gobernar como Saúl. Había de ser el principio de la monarquía en un sentido del Nuevo Testamento, y los discípulos fueron mandados a todo el mundo a convertir y bautizar a todas las naciones. Se les enviaron que trajeran todas las cosas bajo Sus pies, poniendo toda creación bajo Su jurisdicción.

Desgraciadamente, esto no ha pasado. Lo que empezó tan poderosamente en los capítulos tempranos de Hechos prontamente desvaneció, como la levadura de Pentecostés leudó a toda la masa. Así, la Iglesia en los 40 jubileos pasados ha sido el cumplimiento de la historia del Antiguo Testamento de Rey Saúl, el pentecostal. La casa de Saúl fue destinada para sólo gobernar temporalmente Israel, porque él era un benjamita, y los reyes de Israel tenían que venir de Judá (Génesis 49:10). Aun así, la Iglesia pentecostal del Nuevo Testamento fue destinada para gobernar por sólo 40 jubileos, hasta el tiempo que los vencedores gobernarían con la unción de la Fiesta de Tabernáculos.

El Pueblo Rechazó el Reino de Dios

La historia de Saúl empieza con la gente de Israel exigiendo a un rey en 1 Samuel 8. La gente se había puesto impaciente y no quería que Dios los gobernara directamente más aún. 1 Samuel 8:7 dice,

7 Y dijo Jehová a Samuel: Oye la voz del pueblo en todo lo que te digan; porque no te han desechado a ti, sino a mí me han desechado, para que no reine sobre ellos.

Los israelitas se sentían que ellos tenían buena razón para estar bastante descontentos con el reino de Dios encima de ellos. Ellos ya habían pasado por seis cautividades mayores en su breve historia de 396 años desde el cruce de Jordán. Ellos habían estado en cautividad por 111 de esos años. De hecho, sólo tres años antes de la coronación de Saúl, finalmente Dios los había liberado de una cautividad de 58 años a los amonitas y filisteos. Los amonitas los habían oprimido por 18 años, y entonces los filisteos durante otro 40 años. La mayoría de la gente ni siquiera acordó de estar libres en sus vidas.

Ellos se descontentaron con el mando de Dios, porque Él era demasiado estricto con ellos. Él exigió más de ellos que sus carnes podrían manejar. ¡Porque cada vez ellos se dieron un poco de idolatría, Dios los traería en otra cautividad! Finalmente, la sabiduría humana dictó que ellos debían tener un rey que fuera más humano, uno que entendiera sus debilidades y complacería su idolatría y rebelión. Estaba en este contexto de la historia que la gente vino a Samuel y exigió un rey. Dios les concedió su demanda, pero los advirtió que su rey estaría de hecho simplemente como ellos. Él sería una manifestación de sus propios corazones. Él se adulteraría por el poder y usaría a las personas para su propio beneficio (Vea 1 Samuel 8:11-18).

Cómo Saúl se Coronó el Rey al Pentecostés

En 1 Samuel 9, el profeta empieza a decirnos como Saúl vino a ser rey. El padre de Saúl había perdido algunas asnas y le había enviado a su hijo que las encontrara. Él no podría encontrarlas, así él decidió ir a Samuel, con la esperanza que Samuel podría orar a Dios para averiguar lo que había pasado a las asnas.

Entretanto, Dios le había dicho a Samuel que Él le enviaría al hombre que fuera a ser el rey de Israel. Saúl llegó al momento correcto, y así él se coronó rey de Israel.

En cuanto a la hora de su coronación, nos dicen que Saúl había buscado las asnas de su padre durante tres días antes de venir a Samuel (9:20). Samuel pasó el resto del día hablando con Saúl sobre su venidero reino de Israel. Yo encuentro interesante que " él habló con Saúl en el terrado " (9:25). Esto era de costumbre particularmente en la frescura de la tarde. También presagia el aposento alto de Hechos 1:13, donde los discípulos se encontraron después de la ascensión de Jesús.

El próximo día Samuel ungió a Saúl (10:1) y le dio tres señales por las cuales él sabría que él fue llamado verdaderamente para ser el rey sobre Israel. Él también le dijo a Saúl ir a Gilgal y quedarse allí por siete días mientras Samuel ofreció holocaustos y ofrendas de paz a Dios. Finalmente, el día de coronación vino. Había sido diez días completos desde que el padre de Saúl le había enviado que buscara las asnas de su padre. Él había buscado tres días y se había quedado atrás durante otros siete días. Era ahora el día de Pentecostés. En el discurso de Samuel de la coronación (capítulo 12), él dijo en los versos 17 y 18.

17 ¿No es ahora la siega del trigo? Yo clamaré a Jehová, y él dará truenos y lluvias, para que conozcáis y veáis que es grande vuestra maldad que habéis hecho ante los ojos de Jehová, pidiendo para vosotros rey. 18 Y Samuel clamó a Jehová, y Jehová dio truenos y lluvias en aquel día; y todo el pueblo tuvo gran temor de Jehová y de Samuel.

El día de la siega del trigo es el día de Pentecostés. ¿Cómo sabemos? Porque está escrito en la ley. Ningún hombre fuera permitido segar la mies o comer de una nueva cosecha de grano hasta que ellos hubieran presentado primero a Dios las primicias de la cosecha. Levítico 23:14 dice,

14 No comeréis pan, ni grano tostado, ni espiga fresca, hasta este mismo día, hasta que hayáis ofrecido la ofrenda de vuestro Dios; estatuto perpetuo es por vuestras edades en dondequiera que habitéis.

La terminología hebrea desarrolló de esta ley. El día de cosecha de la cebada, mencionado en 2 Samuel 21:9, era el día de la ofrenda de la gavilla mecida ocurriendo unos días después de la fiesta de Pascua. El día de cosecha del trigo era el día de Pentecost és. Éstos eran los días que el sumo sacerdote ofreció a Dios las primicias de estas cosechas recientemente maduradas. Sólo entonces podían los hombres regresar a sus casas y empezar a segar sus mieses por sus propias cuentas. Entonces, el día de la siega de la cebada era el día de la ofrenda de la gavilla mecida; y el día de la siega del trigo era la fiesta de semanas [ Shavuot ], conocido después como Pentecostés.

Así, nosotros vemos que Saúl fue coronado el rey en el día de Pentecostés, el día de la siega del trigo. Él tenía que esperar diez días completos (3 + 7) antes de su coronación. Muchos años después los discípulos en el aposento alto tenían también que esperar diez días hasta el Pentecostés. Hechos 1:3 nos dice que Jesús había ascendido en el día 40 después de enseñar a sus discípulos durante esos 40 días después de Su resurrección (el día de la siega de la cebada). Antes de Su ascensión Él les dijo que esperaran en Jerusalén, hasta que ellos fueran investidos de poder desde lo alto para llevar a cabo la Gran Comisión (Lucas 24:49). El Espíritu fue derramado diez días más tarde en el día de Pentecostés, el día de la siega del trigo (Hechos 2:1).

Yo sugiero que la historia de Saúl también revele a nosotros que esos diez días estaban repartidos en 3 + 7 días. Así como Saúl buscó las asnas de su padre los primeros tres días, probablemente tomó a los discípulos tres días para reunirse en el aposento alto. Esto se hace claro por el hecho que Saúl se encontró con Samuel en el terrado de la casa después de que tres días ya habían pasado.

Los siete días finales, entonces, fueron pasados poniéndose "todos unánimes juntos" (Hechos 2:1). Es decir, ellos ofrecieron las ofrendas de paz espiritual al Señor, así como Samuel hizo por siete días ante de la Coronación de Saúl.

Pentecostés Fue un Día de Juicio

En la coronación de Saúl, Samuel oró que Dios enviaría trueno y lluvia en el día de Pentecostés, para que el pueblo entendiera que ellos hicieron mal en pedir un rey. ¡Qué extraño! En Palestina, la lluvia es muy rara en el momento de Pentecostés. De hecho, cualquier granjero sabe que uno no puede segar la mies si el grano está mojado. Así que lluvia en este momento se habría percibido como un juicio de Dios. Pero Dios envió trueno y lluvia, como nosotros leemos en 1 Samuel 12:18, 19,

18 Y Samuel clamó a Jehová, y Jehová dio truenos y lluvias en aquel día; y todo el pueblo tuvo gran temor de Jehová y de Samuel. 19 Entonces dijo todo el pueblo a Samuel: Ruega por tus siervos a Jehová tu Dios, para que no muramos; porque a todos nuestros pecados hemos añadido este mal de pedir rey para nosotros.

Proverbios 26:1 nos dice lo poco común es lluvia al momento de Pentecostés:

1 Como no conviene la nieve en el verano, ni la lluvia en la siega [trigo], Así no conviene al necio la honra.

En otros términos, algunas cosas eran bastante raras, no sólo en los días bíblicos, sino también en el mundo de hoy:

  1. la nieve en verano
  2. la lluvia a Pentecostés
  3. la honra al necio

Así que Dios mandó la lluvia fuera de su tiempo en el momento de Pentecostés para darnos un pago inicial de las lluvias en la estación debida. Era una lluvia parcial del Espíritu Santo, llamado el bautismo del Espíritu, y todavía realmente no fue la estación lluviosa. Por consiguiente, una lluvia fuera de estación puede ser una pena, y un derrame del Espíritu a Pentecostés viene con juicio por pedirle a un rey terrenal.

Así, Samuel dijo que la lluvia a la coronación de Saúl fue para mostrarlos que ellos habían hecho perversamente. Aun así, el propósito del bautismo del Espíritu Santo (Pentecostés) es empezar un proceso de limpieza de la maldad dentro de nosotros. Esto es porque también se llama un "bautismo de fuego". El fuego también es purificador y agente limpiador. Este derrame del Espíritu no es las noticias buenas de perfección, sino las noticias bastante ominosas de purificación por el fuego.

En este contexto, nosotros vemos que el asunto primario es que los hombres quieren que el hombre los gobierne en lugar de Dios. Saúl fue llamado para ser el rey sólo porque el pueblo había rechazado a Dios como gobernador sobre ellos. Aun así, la Edad pentecostal ha sido dominada por el mando de hombres en la Iglesia que estaban en la rebelión contra Dios--incluso como Rey Saúl presagiaba en su mando encima de Israel. No es que Saúl hizo cualesquier decretos contra la adoración de Dios en Israel, sino que él usurpó autoridad divina que no era suya. Esto es hecho muy claro en 1 Samuel 13, cuando Saúl ofreció la ofrenda quemada él mismo, en lugar de esperar por Samuel. Debido a este pecado particular, Dios dijo a través de Samuel en 1 Samuel 13:13, 14,

13 Entonces Samuel dijo a Saúl: Locamente has hecho; no guardaste el mandamiento de Jehová tu Dios que él te había ordenado; pues ahora Jehová hubiera confirmado tu reino sobre Israel para siempre. 14 Mas ahora tu reino no será duradero. Jehová se ha buscado un varón conforme a su corazón, al cual Jehová ha designado para que sea príncipe sobre su pueblo, por cuanto tú no has guardado lo que Jehová te mandó.

Dios dijo a través del profeta que Dios estaba buscando a un hombre conforme a Su propio corazón para reinar sobre Israel. Él todavía está buscando a las tales personas. Éstos son los unos que últimamente gobernarán y juzgarán a todas las personas de la tierra, porque ellos "serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años" (Apocalipsis 20:6). Éstas son las personas que entran en la llenura del Espíritu por cumplir la Fiesta de Tabernáculos. Ellos se representan por Rey David que reemplazó a Saúl y era un hombre conforme al propio corazón de Dios.

La Llamada Temporal de Saúl para Reinar

Saúl fue llamado de verdad de Dios, pero esto no era la "perfecta voluntad" de Dios. Las personas habían rechazado la voluntad perfecta de Dios en tener una Teocracia, donde Dios reinara sobre la gente directamente. Una vez las personas rechazaron el reino directo de Dios, entonces una "voluntad de Dios" secundaria entró en operación. Esa volunta d secundaria era que Saúl fue llamado de Dios para ser rey sobre Israel.

En otros términos, Saúl fue llamado para gobernar de verdad, pero no en el mismo nivel como David fue llamado después. Saúl fue llamado, uno podría decir, temporalmente, porque Dios sabía que él fallaría. Dios sabía que Él rechazaría a Saúl en el futuro para que él no tuviera una dinastía duradera. En esto, Saúl es un cuadro de la Iglesia pentecostal.

La implicación de esto está clara: la Iglesia pentecostal también ha sido descalificada para gobernar en el Reino de Dios. Ese honor ha sido reservado para los vencedores, la compañía de la cebada, que es pintada en la vida de David. (Vea nuestro libro, Los Vencedores de la Cebada ).

La Iglesia pentecostal fue dada 40 jubileos para ejercer la autoridad en la tierra, aun como Saúl fue dado 40 años. El tiempo de la iglesia pentecostal se cumplió en 1993. A ese punto, Dios empezó a mudar en una manera diferente para traer la casa de David, los vencedores, en su lugar de reino completo. Tanto como había una transición de siete años y seis meses de Saúl a David (2 Samuel 5:5), también ha habido una transición de autoridad de Pentecostés a la autoridad de la Fiesta de Tabernáculos.

Las Tres Señales Dadas a Saúl

Samuel le dio tres señales a Saúl por las cuales él sabría que él fue llamado de verdad para gobernar Israel. Nosotros leemos de ellas en 1 Samuel 10:2-7. La primera señal es ésta:

2 Hoy, después que te hayas apartado de mí, hallarás dos hombres junto al sepulcro de Raquel, en el territorio de Benjamín, en Selsa, los cuales te dirán: Las asnas que habías ido a buscar se han hallado; tu padre ha dejado ya de inquietarse por las asnas, y está afligido por vosotros, diciendo: ¿Qué haré acerca de mi hijo?

Todas las señales tienen significado. Ellas no se dan meramente con el propósito de la confirmación; hay siempre un significado más profundo a ellas. Cuando nosotros vemos que estas señales son todas señales de Pentecostés, entonces nosotros tenemos la llave entonces a saber su significado.

Esta primera señal tuvo lugar en la tumba de Raquel, y trae a la mente una profecía muy interesante. Mateo 2:16-18 cita Jeremías 31:15, diciendo:

16 Herodes entonces, cuando se vio burlado por los magos, se enojó mucho, y mandó matar a todos los niños menores de dos años que había en Belén y en todos sus alrededores, conforme al tiempo que había inquirido de los magos. 17 Entonces se cumplió lo que fue dicho por el profeta Jeremías, cuando dijo: 18 Voz fue oída en Ramá, Grande lamentación, lloro y gemido; Raquel que llora a sus hijos, Y no quiso ser consolada, porque perecieron.

El libro de Jaser nos da el fondo a esta profecía. (Este libro antiguo se redescubrió en la oficina de un rabino en Venecia, Italia, en 1613). Cuando José fue vendido en esclavitud y estaba a camino a Egipto, la caravana pasó la tumba de Raquel. Raquel era la madre de José, claro, y por eso él se tiró en su tumba y lloró. Nosotros leemos entonces en Jaser 42:37-40,

37 y José oyó una voz que le hablaba por debajo de la tierra que le contestó con amargura de corazón y con una voz de lamento y oración en estas palabras: 38 mi hijo, mi hijo José, yo he oído la voz de tu lamento; Yo he visto tus lágrimas; Yo sé tus preocupaciones, mi hijo, y me aflige tu causa, y se agrega el pesar abundante a mi pesar. 39 ahora por consiguiente mi hijo, José mi hijo, espera al Señor, y espera por él y no temas, porque el Señor está contigo; él te liberará de todo problema. 40 levántate, mi hijo, baja hacia Egipto con tus amos, y no temas, porque el Señor está contigo, mi hijo. Y ella continuó hablando estas palabras hacia José, y ella estaba quieta.

Ésta es la historia de José cuando él estaba a camino a Egipto. Dios estaba llevándolo allá para entrenarlo para reinar por enseñarle de ser esclavo fiel y un prisionero gozoso. Es la voz de lamento, pero también es la voz de Esperanza.

Y así, para Saúl recibir su primera señal en la tumba de Raquel es muy significante. Los dos hombres le dijeron que su padre estaba afligiéndose ahora a Saúl. En otros términos, el propio Saúl fue el primero después de José oír la voz de lamento a los niños. La tumba de Raquel estaba cerca de Ramá, como Mateo nos dice. Ramá también era la ciudad de origen de Samuel. Estaba allí que Samuel lloró por Saúl (1 Samuel 15:34, 35), porque él amó a Saúl como hijo.

Mateo nos dice que el Rey Herodes cumplió esta profecía del mismo modo cuando él mató a los niños de Belén en el momento que Jesús fue llevado a Egipto. La voz de lamento empezó con el asesinato de Herodes de los niños; estaba extendido con la persecución judía de la Iglesia temprana; estaba más allá extendido con la persecución romana; y finalmente, se extendió a través de la Época de la Superstición o la Ignorancia, cuando la Iglesia persiguió y mató a sus vencedores.

La Edad de Pentecostés ha sido de verdad una edad de mucho lloro. En ningún momento durante los 40 jubileos de 33 d.C.-1993 d.C. podamos nosotros decir que los santos estaban reinando y estaban gobernando con Cristo. En cambio, los verdaderos pentecostales han sido puestos en el fuego para que la levadura pudiera ser cocida fuera de ellos. Los pentecostales falsos, que florecieron durante esta Edad pasada, se quedaron sin cocer y llenos de levadura. Ha sido una edad del reino de Saúl y la persecución de David. Nosotros estamos ahora cercan del fin de este tiempo de llorar, cuando Dios lo convierte en regocijar.

Si nosotros reunimos todo esto, nosotros vemos que la edad de Pentecostés era una edad de entrenamiento. No tenía el propósito de ser una edad gloriosa de victoria, sino un campamento de entrenamiento y prueba. Había de ser una era de opresión, pero era necesario en el Plan total de Dios para enseñarle a Su compañía de David como no ser tiranos. Todos los cristianos están en entrenamiento para el reino, pero sólo unos pocos alcanzarán al supremo llamamiento de Dios. El resto se amargarán con llorar, sin permitir que el principio del perdón de jubileo les consumiera. En su amargura, sus corazones se endurecen como el de Saúl, y ellos mismos se vuelven opresores de la gente de Dios.

Saúl y David representan dos tipos distintos de cristianos en esa era. Saúl representa aquéllos que oprimirían; y David representa aquéllos que son oprimidos, pero quiénes que vencen. Así como Raquel lloró por su hijo, José, cuando él empezó su esclavitud egipcia, también hizo Dios en traer a Saúl a su tumba al comienzo de la esclavitud de Israel. Era una señal ominosa, pero profética de la Edad de Pentecostés venidera.

La segunda señal se da en 1 Samuel 10:3, 4,

3 Y luego que de allí sigas más adelante, y llegues a la encina de Tabor, te saldrán al encuentro tres hombres que suben a Dios en Bet-el, llevando uno tres cabritos, otro tres tortas de pan, y el tercero una vasija de vino; 4 los cuales, luego que te hayan saludado, te darán dos panes, los que tomarás de mano de ellos.

Estos tres hombres aparentemente estaban en camino a Bet-el para observar la fiesta de Pentecostés, que faltaba una semana para guardar. Recuerde, todavía David no había nacido, y él es el que conquistó la ciudad de Jerusalén. Así que estos hombres no irían a Jerusalén para guardar la fiesta. Ni ellos no podrían ir a Silo, que había sido el lugar original donde el arca había sido puesta. Silo había sido destruida cuando el arca fue tomada por los filisteos ya hace tres y un medio años antes.

Al parecer, un centro sacerdotal había sido establecido en Bet-el, por lo menos temporalmente. Éste era el lugar donde Jacob había tenido su sueño/visión de los ángeles ascendiendo y descendiendo, y donde él había ungido la piedra (Vea a Génesis 28). En la jornada de Jacob a Harán y de regreso, sus paradas mayores pintan modelos tempranos de los días de fiesta de Israel. Mientras eso es demasiado largo para explicar aquí, nosotros podemos decir que la parada de Jacob a Bet-el significó la fiesta de Pentecostés. Para un estudio más completo de la jornada de desierto de Jacob y su manifestación del día de fiesta, vea capítulo 4 de nuestro libro, Las Leyes de la Segunda Venida.

Los tres hombres en camino a Bet-el estaban llevando vino para libación pentecostal (Levítico 23:18) y un macho cabrío y dos corderos, probablemente para el sacrificio pentecostal (Levítico 23:19). También es significante que ellos estaban llevando tres panes y dieron a Saúl dos de ellos. Recuerde que a Pentecostés el sumo sacerdote había de ofrecer a Dios dos panes cocidos con levadura. Los hombres probablemente iban a Bet-el con las primicias del trigo, cocido con levadura. Dos de los panes fueron dados proféticamente a Saúl para identificarlo como pentecostal. La tercera señal es por mucho la más obvia, 1 Samuel 10: 5-7 dice,

5 Después de esto llegarás al collado de Dios donde está la guarnición de los filisteos; y cuando entres allá en la ciudad encontrarás una compañía de profetas que descienden del lugar alto, y delante de ellos salterio, pandero, flauta y arpa, y ellos profetizando. 6 Entonces el Espíritu de Jehová vendrá sobre ti con poder, y profetizarás con ellos, y serás mudado en otro hombre. 7 Y cuando te hayan sucedido estas señales, haz lo que te viniere a la mano, porque Dios está contigo.

Claro está, estas tres señales ocurrieron mientras Saúl iba de la casa de Samuel en Ramá a Gigal. 1 Samuel 10: 9-11 dice,

9 Aconteció luego, que al volver él la espalda para apartarse de Samuel, le mudó Dios su corazón; y todas estas señales acontecieron en aquel día. 10 Y cuando llegaron allá al collado, he aquí la compañía de los profetas que venía a encontrarse con él; y el Espíritu de Dios vino sobre él con poder, y profetizó entre ellos. 11 Y aconteció que cuando todos los que le conocían antes vieron que profetizaba con los profetas, el pueblo decía el uno al otro: ¿Qué le ha sucedido al hijo de Cis? ¿Saúl también entre los profetas?

Esta cita no define “profetizar” para nosotros, así que nosotros tampoco no vamos a tratar de hacerlo. No sabemos cómo estos profetas profetizaran. ¿Es esto una referencia a su cantar en el Espíritu, o tal vez el cantar cantos espirituales? El texto no nos dice esto claramente. Pero una cosa es bien clara: esto es de verdad una señal pentecostal. El hecho de que Saúl fue coronado una semana después al día de Pentecostés lo hace abundantemente claro que esto es como Dios quería que nosotros interpretáramos estas señales.

¿Es Saúl Uno de los Profetas?

Éste se volvió un proverbio en Israel (1 Samuel 10:12). ¿Por qué? ¿Qué significó? Con el transcurso de tiempo llegó a ser evidente que Saúl era ambos profeta y opresor de aquéllos bajo él, y los hombres empezaron a usar ese refrán como un proverbio.

Esta aparente incongruencia es el punto entero del proverbio. ¿Cómo un hombre como Saúl pudiera profetizar? ¿Cómo pudiera venir el Espíritu de Dios sobre un vaso tan imperfecto? ¿No llegaría el Espíritu de Dios sólo a un hombre virtuoso? Pero no, el Espíritu se derramó a Saúl, un hombre injusto. La gente quería ser gobernada por los hombres antes de venir el tiempo del mando de David, el vencedor. Así que ellos recibieron a Saúl, que NO era vencedor, sino sólo un pentecostal.

Así cuando un israelita se encontró con una contradicción que él no entendía, alguna incongruencia de vida, él citaría el proverbio, ¿Es Saúl también uno de los profetas?

Esto tiene significado para nosotros hoy, porque aquéllos en el reino de Pentecostés también son imperfectos. En el siglo pasado en particular, con el levantamiento del movimiento pentecostal en los tempranos años de los 1900, nosotros podemos señalar a aquéllos que son imperfectos, a pesar de que afirman que hayan recibido el bautismo del Espíritu Santo. En más recientes años la prensa ha expuesto a muchos televangelistas que parecen tener una unción profética y todavía su carácter se queda corto de la vida vencedora. La incongruencia de la situación es simplemente una extensión de la experiencia de Saúl.

Esta situación entera nos dice en ninguna condición incierta que el reino de Pentecostés es muy leudado. NO es un reino de perfección. Es un reino en que se bautizan los pecadores en el Espíritu Santo. Y simplemente porque ellos han tenido una tremenda experiencia con el Espíritu Santo no significa que ellos son ahora sin pecado.

Pentecostales necesitan entender esto, para que ellos puedan ver las limitaciones de su unci ón pentecostal. A menudo nos sentimos obligados a fingir una muestra de perfección para evangelizar a otros en la misma experiencia. Pero una vez que veamos que Dios nunca tuvo la intención de perfeccionarnos por medio de Pentecostés, nosotros podemos tener la gracia para admitir nuestra imperfección y someternos al fuego de Dios. Podemos perder el miedo de reconocer nuestra condición leudada delante de los demás. Aún más importante, nosotros podemos bajar nuestras expectativas a un nivel más realista.

Esto nos ayuda ser menos dispuestos por juzgar a los demás en el reino de Pentecostés que estimamos que son menos que perfectos, aquéllos que quizás recibieran un derrame genuino del Espíritu Santo, pero quiénes después goteaban. Nuestro motivo no es juzgar los pentecostales, sino darles una visión fresca de otro derrame del Espíritu que vendrá a pasar brevemente. Esta vez será el cumplimiento de Tabernáculos, la llenura de Su Espíritu. Nosotros necesitamos preparar nuestros vasos para ese día.

Otros ven nuestra imperfección con visión 20/20, si nosotros la vemos o no. Si nosotros somos ciegos a nuestras propias imperfecciones, o simplemente nos negamos a admitirlas, nosotros raramente convenceremos a nadie más que nuestra experiencia es válida. Ellos nos verán como ciegos en el mejor caso, o mentirosos en el peor caso. Aquéllos que suben a las posiciones de dirección y honor tendrán que separarse de los laicos para mantener la ilusión de perfección, porque cualquiera que realmente consigue conocerlos encontrará que ellos todavía son, después de todo, humanos.

Hombres como Saúl, que incluso suben a posiciones de poder por un llamamiento legítimo de Dios, aprenden que ellos tienen que instilar "el temor de Dios" en su gente para mantener su posición. Ellos tienen que gobernar por miedo, fuerza, y un cierto nivel de decepción, a menos que otros ambiciosos, que quieren sus posiciones, no los boten. El enfoque de su profesión empieza a cambiar fuera de entrenar a la gente en madurez espiritual. Su primera preocupación viene siendo supervivencia y auto-perpetuación. La organización se hace el amo, en lugar del siervo.

Esto es mayormente lo que las varias denominaciones de cristiandad han hecho, como ellos siguen el liderato de Rey Saúl. Para mantener el mando político, ellos han pasado leyes de la Iglesia entregando a las personas al infierno si ellos se comportan incorrectamente o si ellos dejan la denominación. Para ser expulsado o excomulgado de la organización es supuestamente caerse de la gracia. Muchas personas están tan atadas por temor que ellos se nieguen a leer cualquier libro no específicamente santificado por su obispo, sacerdote, o pastor. Ellos tienen miedo que alguien fuera de su iglesia o denominación podría tener alguna verdad realmente no conocida por sus propios líderes. Ellos tienen miedo que podrían ser convencidos de esa verdad, y que sus líderes podrían excomulgarlos y condenarlos al infierno por ello.

Para prevenir tal situación, es simplemente más fácil y más seguro de hacer lo mínimo que se requiere su iglesia. Y así, los Saúl en la Iglesia oprimen a las personas y les impiden crecer a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo. Ellos guardan a las personas en el reino de Pentecostés y nunca les permiten seguir el reino de la tercera fiesta de Israel--la fiesta de Tabernáculos.

La Impaciencia de Saúl lo Inhabilita

Saúl reunió un ejército pequeño de 3,000 hombres cuando él había reinado apenas dos años en Israel (1 Samuel 13:2). Él tenía otros voluntarios, pero él envió el resto a sus casas para identificar esto como un ejército pentecostal. Acuerde que en el día de Pentecostés en Hechos 2, había 3,000 personas quienes se agregaron a la Iglesia (Hechos 2:41). Este número se repite a menudo en las Escrituras cuando está refiriéndose a una historia sobre el Pentecostés. El ejército de Saúl se reunió a Gilgal, el mismo lugar donde Saúl fue coronado rey hace sólo dos años. Una vez más, Samuel dijo a Saúl que esperara siete días (1 Samuel 13:8). Esto era un virtual repetición del día de coronación de Saúl, menos que yo creo que esto tuvo lugar por la semana de Tabernáculos. Era su oportunidad de mostrar que él fuera un vencedor que podría cumplir la fiesta de Tabernáculos. Pero él falló.

Es mi opinión que si Saúl hubiera esperado por Samuel para hacer la ofrenda, Dios habría aceptado la ofrenda por el fuego del cielo, como a menudo ocurrió por esos días. Sin embargo, Saúl lo hizo él mismo, y él encendió el fuego con "fuego extraño" –es decir, fuego natural encendido por hombre. Esto es lo que había matado Nadab y Abiú muchos años más temprano (Levítico 10). Esto es, yo creo, lo que descalificó a Saúl. Esto también es lo que ha descalificado la Iglesia, por en su impaciencia de ver el "fuego" del Espíritu Santo caer a ellos en un reavivamiento, ellos demasiado a menudo se han producido esfuerzos carnales. 1 Samuel 13:8-10 dice:

8 Y él esperó siete días, conforme al plazo que Samuel había dicho; pero Samuel no venía a Gilgal, y el pueblo se le desertaba. 9 Entonces dijo Saúl: Traedme holocausto y ofrendas de paz. Y ofreció el holocausto. 10 Y cuando él acababa de ofrecer el holocausto, he aquí Samuel que venía; y Saúl salió a recibirle, para saludarle.

En lo natural, uno apenas podría culpar a Saúl aquí. El ejército era temeroso y empezando a dejarlo. Así que Saúl hizo lo natural, la cosa carnal. Él mismo ofreció la ofrenda quemada.

Esta historia fue escrita para que nosotros pudiéramos saber específicamente lo que ha descalificado la Iglesia pentecostal de gobernar en Su Reino. Es el pecado de impaciencia. Esto manifiesta de varias maneras. Primero, como nosotros ya hemos mencionado, nos ponemos impacientes en nuestra esperanza. Nosotros concluimos finalmente que si nosotros no lo hacemos, nadie lo hará. Así que corremos por los fósforos y programamos los reavivamientos, para que el Espíritu Santo sepa cuando venir. Nosotros fijamos nuestros propios tiempos designados.

Samuel dijo que esperara siete días a un tiempo designado; Saúl se gobernaba por el miedo de los filisteos, pensando que si él ya esperara más, los filisteos lo superarían. Del mismo modo, los pentecostales también son llevados a menudo por un oculto temor que si ellos no ven los fuegos de reavivamiento cayendo pronto en la iglesia, los filisteos (la carne) los superarán. Ellos tienen miedo que las personas se esparcirán (dejarán la Iglesia), si ellos mismos no estimulan la bom ba. Pero en ofrecer el sacrificio ellos mismos, la carne prevalece, y comoquiera la misma cosa que ellos temen ocurre.

En segundo lugar, debido al miedo e impaciencia de Saúl, él usurpó autoridad reservada para Samuel.

En tercer lugar, Saúl ofreció fuego extraño, un reavivamiento artificial.

Los días de fiesta de Israel son los tiempos designados de Dios cuando Él divide las edades por el nivel del Espíritu que Él ha dado. Su Espíritu fue dado externamente a Israel en la Edad de Pascua. La garantía, o las arras, de Su Espíritu fue dada internamente en la Edad de Pentecostés, empezando en Hechos 2. Nosotros estamos ahora al final de esa edad y estamos en la transición a la Edad de Tabernáculos, en que pronto Él va a derramar Su Espíritu a nosotros en su llenura.

Éstos son los tiempos designados totales. Dentro de cada uno de éstos, sin embargo, hay derrames más pequeños llamados "reavivamientos". Ellos son gobernados por la edad en que ellos ocurren y se limitan a esa edad. Pero uno tiene que saber la voluntad específica de Dios y los tiempos designados de esos reavivamientos más pequeños también. Uno no puede fijar un reavivamiento; uno tiene que buscar Su cara para saber Su tiempo designado, a menos que nosotros ofrezcamos el fuego extraño en los altares de nuestros corazones y nos encontramos bajo el juicio.

Así que no seamos como Saúl que fue impaciente y ofreció el fuego extraño en el altar pentecostal. Mejor seamos como David que también construyó un altar a Dios en el momento designado de Pentecostés pero él se negó a encenderse el fuego. 1 Crónicas 21:26 dice,

26 Y edificó allí David un altar a Jehová, en el que ofreció holocaustos y ofrendas de paz, e invocó a Jehová, quien le respondió por fuego desde los cielos en el altar del holocausto.

Esta ofrenda vino en el momento de la siega del trigo, porque nosotros leemos que Ornán estaba trillando su trigo recientemente segado cuando David compró el sitio (21:20). Él le dio a Ornán un pago inicial de 50 siclos de plata (2 Samuel 24:24), y después le dio el pago completo de 600 siclos de oro (1 Crónicas 21:25). Los 50 siclos de plata hablan de Pentecostés y las arras del Espíritu.

La ofrenda de David difirió de la de Saúl. David llamó a Dios para derramar Su Espíritu en su altar (el corazón). Él se negó a encender Pentecostés con el fuego extraño. Ésta es una de las diferencias mayores entre la compañía de Saúl y la compañía de David de hoy. Nosotros haríamos bien prestar nuestra atención a las lecciones que Dios nos ha dado en el Antiguo Testamento. Pentecostés será siempre caracterizado por levadura, porque eso es el decreto divino establecido en Su Ley. Nuestra única esperanza es ir más allá de Pentecostés a Tabernáculos. Pero esto es otro tiempo designado, y nosotros tenemos que correr "con paciencia la carrera que tenemos por delante".