You successfully added to your cart! You can either continue shopping, or checkout now if you'd like.

Note: If you'd like to continue shopping, you can always access your cart from the icon at the upper-right of every page.

Quantity:

Total:

Filters

Categories

Oyendo la Voz de Dios

Lo que significa Bíblica y experimentalmente escuchar la voz de Dios y caminar en el Espíritu de revelación, en lugar de escuchar los ídolos del corazón. Muchos dicen que este es nuestro libro más valioso.

Category - Short Book

Capítulo 1

El Dios Que Habla

 Por esto, la fe es por el oír, y el oír por la palabra de Cristo - Romanos 10:17

La fe. Todos hemos oído hablar de ella, muchos la han visto, pero relativamente pocos la han experimentado en cualquier profundidad. Sin embargo Hebreos 3 y 4 nos dicen que Israel no pudo entrar en el Reposo de Dios porque ellos no tenían la fe requerida de ellos para entrar en ese nivel de experiencia. ¿Pero por qué? ¿No habían visto todos los milagros que Moisés hizo? ¿No habían visto la separación del Mar Rojo, el maná enviado del cielo, y la presencia ardiente de Dios en el Monte Sinaí? Claro ellos vieron, y les fue convencidos ciertamente que estas cosas vinieron de Dios. No obstante, ellos no tenían la fe necesario para entrar en la Tierra Prometida. La pregunta es: ¿Por qué no?

Hay una diferencia entre la persuasión mental y fe. Uno puede ser totalmente convencido de la autenticidad de las Escrituras y que Jesús era el Hijo de Dios que se murió y resucitó de nuevo para nosotros, pero todavía no tener el nivel de fe necesaria para entrar en la Tierra Prometida. ¡Si sólo requiere fe el tamaño de una semilla de mostaza para mover una montaña, como Jesús dijo, parece que muy poca fe tenemos! Cuando nos confrontan problemas pequeños, a menudo nos quedamos frustrados y desvalidos para hacer algo. O si hacemos algo, parecemos a los profetas de Baal en nuestras travesuras cuando nosotros intentamos manipular a Dios en hacer algo para nosotros, en lugar de Elías quien simplemente oró y completó el trabajo.

La oración es algo que la mayoría de las personas no cree que realmente trabajará para ellos. Por esta razón las reuniones de la oración normalmente no atraen más de un puñado de personas interesadas, y muchos de ellos parecen asistir por obligación y compulsión del pastor en vez de un interés genuino. La mayoría no está entusiasmada por la perspectiva de una reunión de oración, porque ellos realmente no esperan lograr mucho por su oración. Así, sólo los obedientes y disciplinados pueden entrar en esa labor, y raramente es una celebración alegre de la interacción de Dios con los hombres.

Hebreos 3:19 dicen, “Y vemos que ellos no pudieron entrar debido a su incredulidad”. El tipo de fe mencionada en este verso no es el tipo que es necesario para “ser salvado”. Todos los israelitas y la multitud mezclada que salió con los israelitas fueron justificados por la fe cuando ellos dejaron Egipto a Pascua. Observando Pascua, ellos estaban proclamando su fe en la sangre del Cordero, y todos ellos creían en Dios en este nivel, o ellos habrían perdido a sus hijos primogénitos. Esto nos da la figura y sombra de los cristianos evangélicos de hoy día quiénes han dejado el mundo (“Egipto”) y están en camino largo a la Tierra Prometida.

El problema es que muchos cristianos dejan Egipto e incluso cruzan el Mar Rojo (es decir, ellos son bautizados-vea 1 Corintios 10:2); pero entonces ellos se establecen en la orilla lejana del Mar Rojo, construyen una casa (denominación o concilio), y asumen que ya están en la Tierra Prometida. Con tiempo, algunos se descontentan, dándose cuenta de que hay más de Dios para experimentar todavía más allá de la experiencia de Pascua-Mar Roja, y consecuentemente ellos siguen al Espíritu (columna de fuego) al pie de Monte Sinaí. Éste era el lugar dónde Dios bajó como fuego, y todos oyeron la voz de Dios hablándoles en su propio idioma. Dios reveló los Diez Mandamientos a la gente en el día más luego celebrado como el día de Pentecostés, o la fiesta de semanas.

Se suponía que esto era el día en que Israel logró el segundo nivel de fe en su camino a la Tierra Prometida. Pablo dice en Romanos 1:17 que “la justicia de Dios se revela por fe y para fe”. Es decir, Dios se revela a los hombres de un nivel de fe a otro mientras oímos Su voz. Cuando Él habla, y mientras oímos, nosotros movemos de fe a fe. Hay tres niveles principales de experiencia espiritual y fe, cada uno tipificado por la experiencia de Israel en el desierto y conmemorado por un Día de Fiesta. Ellos son Pascua, Pentecostés, y Tabernáculos.

Cuando Israel vino al Monte Sinaí donde Dios reveló Su carácter en forma de un fuego consumidor a ellos por la ley, la gente era demasiado temerosa para entrar en el segundo nivel de fe. Nosotros leímos en Éxodo 20:18-21,

18 Todo el pueblo percibía los truenos, los relámpagos, el sonido de la corneta y el monte que humeaba. Al ver esto, ellos temblaron y se mantuvieron a distancia. 19 Y dijeron a Moisés: --Habla tú con nosotros, y escucharemos. Pero no hable Dios con nosotros, no sea que muramos.  20 Y Moisés respondió al pueblo: --No temáis, porque Dios ha venido para probaros, a fin de que su temor esté delante de vosotros para que no pequéis. 21 Entonces el pueblo se mantuvo a distancia, y Moisés se acercó a la densa oscuridad donde estaba Dios.

Porque las personas tuvieron miedo de morir, ellos corrieron de Dios y de oír Su voz. Así, ellos no pudieron entrar en el nivel pentecostal de fe que Dios propuso para ellos. Su negativa en oír la ley divina significó que la ley no se escribiría en sus corazones, pero sólo permanecería en las tablas de piedra. El Espíritu de Dios no trabajaría dentro de ellos para empezar a cambiar sus corazones, sino la ley se impondría en ellos del exterior y regularía sus acciones a través de la disciplina. Así que el cumplimiento de Pentecostés se pospondría durante otros 1,500 años hasta después de la muerte y resurrección de Jesús. Los discípulos en el libro de Hechos reunieron en el aposento alto con el propósito de oír Su voz y recibir la revelación divina de Pentecostés. Ellos hicieron lo que sus antepasados se habían negado a hacer en ese mismo día muchos años antes.

Porque los israelitas bajo Moisés se negaron a oír la voz de Dios y  no permitieron que se les escribiera la ley en sus corazones, ellos no pudieron entrar en la Tierra Prometida el año siguiente. Los doce espías vieron que la tierra era generosa, y ellos trajeron con consigo racimos grandes de la primera cosecha de las uvas como evidencia (Números 13:20). Esto nos dice que fue durante el séptimo mes en el calendario hebreo (aproximadamente septiembre). Diez de los doce espías dieron un informe negativo, reflejando la condición de falta de fe de las personas, y después de esto este día se observaba como el Día de Expiación, un día de ayuno y arrepentimiento por haberse negado a entrar en la Tierra Prometida. Si ellos hubieran sonado la trompeta señalando su decisión para prepararse a entrar en Canaán, habría sido la trompeta del Jubileo. Esto era, de hecho, el cincuentavo Jubileo de Adán, y ellos debieran de haber vuelto “a cada hombre a su posesión” (Levítico 25:9-13).

Sin embargo, ellos no tenían la fe para entrar en la Tierra, porque ellos se habían negado a oír la voz de Dios al pie de Sinaí antes en el primer Pentecostés. Uno no puede ir directamente de Pascua a los Tabernáculos. Uno no puede ir directamente de Egipto a la Tierra Prometida. Uno no puede desviar la revelación de la ley en Sinaí. Aquéllos que intentan hacer esto se llaman “inicuos” (en griego es anomia) en el Nuevo Testamento.

Por consiguiente sería aprovechable hoy para nosotros aprender las lecciones de estas figuras y sombras del Antiguo Testamento. Nosotros vemos del relato bíblico que hay cristianos teniendo diferentes niveles de fe, representados por Pascua, Pentecostés, y Tabernáculos. Además, de Moisés a la Cruz era época de Pascua. De Hechos 2 al presente ha sido una época de Pentecostés. Nosotros estamos entrando ahora en la época de los Tabernáculos. Pero durante el día de Jesús, mientras la mayoría de las personas observaba Pascua en un nivel físico, sólo una porción pequeña de ellos tenía una revelación de Pascua que les habría permitido pasar al próximo nivel de fe: Pentecostés. La mayoría tropezó a la Cruz (1 Corintios 1:23) y continuaba en las tradiciones religiosas de judaísmo, incapaz para crecer en la fe.

A nuestro fin de la época de Pentecostés, nosotros encontramos la misma cosa pasando en el próximo nivel. Muchos han tropezado y han faltado la prueba de Pentecostés y por consiguiente han estado inelegibles para pasar más allá a la fe de Tabernáculos. ¿Cómo ellos han fallado? Principalmente, es porque, como Israel de viejo, ellos tienen miedo de oír la voz de Dios, o ellos tienen miedo de morir a la carne. En lugar de caminar intrépidamente en el fuego de Dios, como Moisés hizo, ellos corren en la otra dirección. Dios nunca ha intentado esconder el hecho que acercándose a Él para oír que Su voz verdaderamente mataría la carne. Una verdadera revelación de Dios siempre requerirá un sacrificio de carne mientras Dios escribe Su ley ardiente en nuestros corazones. Pablo moría diariamente, porque Dios le hablaba diariamente (1 Corintios 15:31).

Pero hoy, muchos cristianos que se consideran carismáticos o pentecosteses se les han dicho que Dios quiere que todos seamos prósperos y cualquier adversidad ciertamente no es de Dios. Sobre todo en América, por esta enseñanza, nosotros hemos venido a pensar que nosotros podemos entrar en el Reposo de Dios sin morir la carne, sin disciplina, y en un espíritu inicuo. Tales personas pueden llamarse pentecosteses, pero como Israel de viejo, ellos han venido a Sinaí en vano. Ellos prefieren el becerro dorado en vez del fuego de Dios. Es decir, ellos prefieren un dios que les promete la riqueza y prosperidad en lugar del Fuego consumidor que mata la carne mientras que Él escribe Su ley en nuestros corazones. Esto es lo que está descalificando la Iglesia de hoy día entrada en la Tierra Prometida.

Él Dios de Revelación

Los ídolos alabados por los hombres “no ven, ni oyen, ni comen, ni huelen”. (Deuteronomio 4:28). Sólo el Dios de la Biblia ve, oye, y habla a los hombres. La nación de Israel fue dada tal demostración en los días de Moisés cuando Dios bajó en el Monte Sinaí como un fuego consumidor y reveló a todos ellos Su ley. En Deuteronomio 5:24, Moisés les dijo a las personas:

24….y hemos oído su voz de en medio del fuego. En este día hemos visto que Dios habla al hombre, y que éste puede quedar vivo.

En otros términos, el día de Pentecostés es el día cuando Dios reveló a la nación de Israel que Él es un Dios que puede hablar al hombre sin matarlo. Y todavía, Él es un fuego consumidor que destruirá la carne en el hombre, cuando nosotros leímos la contestación de las personas:

25 Pero (la gente respondió), ¿por qué hemos de morir, ya que este gran fuego nos consumirá? Si volvemos a oír la voz de Jehovah nuestro Dios, moriremos.26 Porque, ¿quién es el ser humano para que oiga, como nosotros, la voz del Dios vivo que habla de en medio del fuego, y aún viva?

Por mitad la gente tenía razón. Ellos eran correctos diciendo que la voz del Dios viviente mataría la carne. Ellos apenas no entendieron que ésta era la idea entera detrás de Pentecostés. Dios totalmente tenía la intención, con oír Su voz, de matar toda la carne, para que pudieran ser de mentalidad espiritual sin los impedimentos de la carne.

El problema era que las personas tuvieron miedo de morir y quisieron quedarse con su carnalidad, su carne. Ellos no entendieron que la carne que ellos querían mantener viva con tanto cariño ya estaba en la realidad muerta. Ellos no se dieron cuenta de que la única manera de tener vida verdadera era por la muerte. Ésta es la gran paradoja de la fe cristiana. Uno no puede encontrar la vida buscando la vida. Uno debe encontrarla por la puerta de muerte. Y esta puerta es Jesús que fue crucificado para mostrarnos cómo morir. Pero la Cruz es demasiado a menudo el bloque tropezadero no solo al judaísmo sino a la cristiandad también.

Todavía no he visto una palabra verdadera de Dios que no matara en alguna manera cualquier carne que bloquearía el camino de obediencia. La Palabra es un fuego consumidor. Al hombre carnal es espantosa. Al recién convertido es asombrosa. Al espiritual es el camino de la vida.

El propósito principal de Dios en hablar al hombre es instruirnos en Sus caminos. Deuteronomio 4:36 dice, “Desde los cielos te hizo oír su voz para enseñarte.” La instrucción implica un dar de conocer. El método de instrucción empieza con mandos, mucho como un padre le dice a un niño pequeño qué hacer con poca o ninguna explicación. El niño debe aprender a obedecer si él entiende o no. La obediencia simple por causa de la obediencia debe aprenderse pr imero. Entonces cuando el niño crece, él aprende a hacer las preguntas que el Padre contestará después de que el niño ha obedecido.

Finalmente, mientras un niño se acerca a la madurez espiritual, el Padre da comprensión por la cual el niño puede ver el intento del Padre-y por esta comprensión, él puede hacer la voluntad del Padre sin mando específico. Finalmente, como un hijo totalmente maduro (o hija), únicamente él hace lo que él ve a su padre hacer y dice lo que él oye a su padre decir. En todos los respetos, él está ahora en la imagen de su Padre celestial. Él es totalmente de acuerdo con su Padre y hace la voluntad del Padre no por compulsión, sino por amor y el acuerdo total.

Los Papeles de Dios como El Shaddai y Yahweh 

Antes Moisés, Dios se reveló sólo a Abraham, Isaac, y Jacob por el nombre de El Shaddai (Éxodo 6:3, dónde el nombre se traduce el "Todopoderoso de Dios"). Éste es el nombre de Dios en Su papel maternal de creación y génesis. Así como un niño se nutre principalmente por su madre durante su infancia, también Dios nutría en su infancia la creación desde Adán a Moisés.

Después de muchos años Dios se reveló a Moisés por el nombre de Yahweh. Éste es Dios como Padre, quién vino a dar disciplina a Su gente por medio de Su ley para producir en nosotros  madurez en Cristo (Gálatas 3:24). Sin la disciplina de la ley, nosotros permaneceríamos inicuos y creceríamos como niños mimados que tienen poca consideración para los derechos y propiedad de otros. La ley de Dios se diseña para enseñarnos el amor phileo (como el amor de un amigo), para que nosotros pudiéramos madurar en el amor agape (un amor social o moral a todos) de Dios que caracterizará a los hijos maduros de Dios.

Finalmente, Dios se revela a nosotros las maneras de El Elyon, el Dios Altísimo. Éste es el Dios de Melquisedec (Génesis 14:18) del Orden donde Jesús es el Sacerdote Alto y nosotros, Sus hijos, somos sacerdotes bajo Su dirección. Éstos son los sacerdotes de Dios y de Cristo que reinan con Él en la tierra (Apocalipsis 5:10; 20:6).

Hay que tener cuidado con aquéllos que enseñan que usted puede pasar por alto El Shaddai o Yahweh en un intento por ir directamente a El Elyon. Ningún niño puede evitar la nutrición de su madre en la niñez temprana. Niños que nunca aprenden a gatear no desarrollan la coordinación apropiada y necesaria para caminar y correr mientras crecen. Ningún niño puede evitar la disciplina de un Padre que le ama y todavía madurarse en un hijo de confianza. Así como toma tiempo para criar un hijo a la madurez, también toma tiempo para criar los hijos espirituales en la madurez espiritual. Esto es evidente en la historia de Israel en el desierto bajo Moisés, y nos recuerdan estas cosas cada año en las tres fiestas que conmemoran estas fases de desarrollo espiritual.

Pascua representa la primera fase de desarrollo espiritual, ya que es el comienzo de nuestra relación personal con Dios. Aunque justificados por la fe, éstos son todavía bebés en Cristo que tienen necesidad de la leche de la Palabra. Ellos hacen muchas demandas de Dios, mucho como un bebé exige ser sostenido, alimentado, y puesto sus pañales. Es el más inmaduro de relaciones, y todavía el bebé cristiano cree que ahora que “ha nacido de nuevo” que él “ha logrado” ahora de algún modo toda la autoridad reservada para los niños de Dios. En su vanidad, él tiene poco concepto que todavía él “en nada difiere del esclavo” (Gálatas 4:1).

Pentecostés era (y todavía es) la celebración de la entrega de la ley por la voz de nuestro Padre Dios. Pentecostés es la fiesta que separa a los niños de Dios en dos clases: obedientes y rebeldes. Esto es evidente en la historia de Israel en el desierto dónde las personas se negaron a oír al Padre, mas Moisés era obediente. Después, nosotros vemos que Caleb y Josué también tenían las orejas para oír, porque ellos no estaban de acuerdo con los otros espías que habían dado un informe malo. En la Iglesia de la Época de Pentecostés, nosotros descubrimos el mismo modelo manifestado. Dios da los mensajes a las siete iglesias, pero sólo los Sobrevencedores oyen Dios realmente y son obedientes. Sólo los Sobrevencedores son Verdaderos Pentecostales. Sólo los Sobrevencedores son de buena voluntad para oír la ley divina, para que pudiera ser escrita en sus corazones.

Si Israel bajo Moisés hubiera sido receptivo, Dios habría empezado a escribir Su ley en sus corazones y hacer la ley una parte de sus mismas naturalezas. Entonces las personas habrían obedecido la ley naturalmente-porque querían-no porque tenían que ser obedientes, para que no les disciplinara.

Sin embargo, Israel se negó a oír la voz de Dios directamente, mientras prefiriendo enviar a Moisés al monte para oír Dios por ellos. Así que la gente sólo oyó una voz indirecta cuando Moisés le dijo lo que Dios había dicho. La ley se quedó externa, impuesta sobre ellos del exterior como mandos de un padre podrían imponerse en un niño rebelde que prefiere ir por su propio camino. De algunas maneras la ley parecía dura o incluso áspera, pero fue diseñada por un Padre cariñoso para romper la voluntad de Sus niños rebeldes, para que ellos pudieran en el futuro decir con Jesús, “pero no se haga mi voluntad, sino la tuya” (Lucas 22:42).

Ésta es la petición del hijo que ha aprendido la obediencia por las cosas que él ha sufrido. Las disciplinas del Padre es al principio doloroso en nuestros ojos inmaduros, pero por las disciplinas amorosas de la ley divina nosotros sabemos que somos hijos legítimos en entrenamiento (Hebreos 12:5-8). Sin tal disciplina, nosotros nunca entraremos en la madurez espiritual.

Dejando Moisés Oír por Nosotros

Hoy la mayoría de los cristianos prefiere depender de un predicador o una denominación para subir el monte para oír la palabra de Dios por ellos. El predicador desciende entonces una o dos veces por semana para decirles lo que la palabra de Dios es a la gente. Aun cuando el predicador recibe la palabra genuina de verdad de Dios esa palabra es predicada A la gente viniendo a ellas de una fuente externa. No hay nada malo con oír la palabra de Dios a través de una fuente externa, porque Dios a menudo habla a través de otras personas. El pr oblema viene cuando las personas oyen al hombre, no la voz de Dios que habla a través de él.

Cuando de verdad somos llevados por la voz de Dios dentro de nuestros corazones, el Espíritu da testimonio a la palabra y nos enseña cosas que ni siquiera el predicador conoce mientras él está predicando. Habrá también tiempos cuando el Espíritu NO da testimonio, y aquí es donde los problemas se levantan. Si el predicador o la denominación les permiten libertad a las personas para oír la voz de Dios para ellos, habrá una diversidad de opiniones inevitablemente. No es que Dios se contradice, pero (1) porque nuestra habilidad de oír es dependiente en la condición de nuestros corazones; (2) Dios da a menudo ciertos detalles a una persona, y otros detalles a otro.

El pensamiento diverso aparecía en la Iglesia de sus comienzos más tempranos, incluso entre los mismos Apóstoles. En la Iglesia del siglo cuatro, después de que las persecuciones habían cesado y la cristiandad había empezado a convertirse en una religión, un esfuerzo sistemático fue hecho por medio de los Concilios de la Iglesia para acabar con diversidad y llevar a todos los hombres en una sola vista llamada la “Ortodoxia.” No pasó mucho tiempo antes de que cristianos fueron matados y torturados como sacrificios en el altar de la Iglesia Unida. Pronto la Iglesia quitó de los hombres el derecho de oír Dios para ellos mismos, justificándose en que esto pudiera producir sólo desunión. El derecho para oír Dios se paró en un solo hombre, el obispo de Roma que se volvió la última autoridad de verdad. La cristiandad se volvió una religión y se obligaron a los hombres a que oyeran la voz de hombres en lugar de la voz de Dios.

Del primer Concilio de la Iglesia en Nicea en 325 DC los obispos decidieron las materias de ortodoxia doctrinal por la fuerza política, compromisos, erudición, y amenazas de ejecución y excomunión, en lugar de revelación divina. Ellos deben de haber seguido el ejemplo de Moisés que iba a Dios en la oración cuando se levantara una cuestión que Dios todavía no había especificado en Su ley. (Por ejemplo, Números 9:6-14.) Si los obispos hubieran hecho esto, les habría obligado que se arrepintieran de su propio orgullo y búsqueda de sus propios deseos, en vez de tener un deseo verdadero para oír de Dios y conocer Su mente. En cambio, sus Concilios empezaron a establecer las tradiciones de la Iglesia del mismo modo que se había hecho bajo la religión del Testamento Antiguo hasta el tiempo de Cristo.

Después de 1500 años de esto, la Reforma protestante partió la Iglesia romana, y pronto había muchas opiniones diferentes. La mayoría de estas denominaciones tempranas hizo algún esfuerzo por forzar sus opiniones en otros por varios niveles de persecución. Pero finalmente, sobre todo en América, fue decidido que todos los hombres necesitaban la libertad de conciencia para seguir la voz de Dios como ellos la oirían-o la voz de hombres, si ellos escogieran oír y obedecer a los hombres. Claro, esto no resolvió el último problema, pero por lo menos permitió la libertad a todos para verdaderamente oír la voz de Dios.

No obstante, las denominaciones a menudo se declaraban como “La Verdadera Iglesia” y el requisito de salvación era unirse a sus organizaciones, sujetarse a las decisiones de sus direcciones, y aceptar las declaraciones doctrinales establecidas por sus tradiciones. El espíritu de ortodoxia ya se ha multiplicado en miles de denominaciones pequeñas.  

A través de todo esto, la cristiandad ha pasado de una sola religión ortodoxa a una multitud de religiones más pequeñas, con cada una pensando que La Verdadera Iglesia es su propia organización terrenal. Muchos no comprenden la idea que la Iglesia es gente no organizaciones, y Dios es interesado en tener una relación personal con-y hablar a-cada persona individualmente. Mientras cada uno tiene que oír la voz de Dios independientemente, hay una interdependencia de las personas también, basada en la ley del testigo doble que establece toda la verdad. Pero este principio sólo trabaja si la ley divina es escrita en nuestros corazones, porque Dios tiene que enseñarnos todos cómo aplicar la ley del testigo doble propiamente, o no funcionará. Sólo cuando nosotros sabemos el intento de la ley conoceremos la mente de Dios en estos asuntos terrenales.

Nuestra habilidad de oír la pura voz de Dios es totalmente dependiente en la actitud de nuestros corazones. ¿Somos de acuerdo con la ley de Dios, u oponemos Su voluntad? ¿Si nosotros no entendemos la ley, la echamos al lado como indigna de nuestra obediencia, o le pedimos a Dios enseñarnos Sus maneras y explicar la ley a nosotros para que nosotros pudiéramos conocer la mente de Dios? Ésta es la verdadera prueba de Pentecostés, y la mayoría que se considera pentecosteses hoy podría fallar fácilmente, así como Israel falló su primera prueba al pie del monte Sinaí. Vamos a pedirle a Dios que nos escriba Su ley sobre nuestros corazones que nosotros podríamos encontrarnos totalmente de acuerdo con Él y podríamos conocer Sus maneras. Vamos a pedirle a Dios que nos ayude a pasar la prueba de Pentecostés, para que nosotros pudiéramos recibir una visión fresca de la Fiesta de Tabernáculos y no quedarnos atrás en entrar en todas Sus promesas y bendiciones.