You successfully added to your cart! You can either continue shopping, or checkout now if you'd like.

Note: If you'd like to continue shopping, you can always access your cart from the icon at the upper-right of every page.

Quantity:

Total:

Filters

Categories

Oyendo la Voz de Dios

Lo que significa Bíblica y experimentalmente escuchar la voz de Dios y caminar en el Espíritu de revelación, en lugar de escuchar los ídolos del corazón. Muchos dicen que este es nuestro libro más valioso.

Category - Short Book

Capítulo 2

Oyendo Sin Ídolos

Hablando a menudo con cristianos uno les oye decir, “Dios me habló y me dijo tal-y-así.”  Otros dicen, “Dios me llevó hacer esto.”  Tales personas generalmente no necesitan a nadie para convencerles que el Dios de la Biblia habla a gente hoy. Sin embargo, muchas personas-por sus frutos-a menudo se desprestigian la idea de oír la voz de Dios. Por esta razón muchas denominaciones y los pastores individuales advierten a sus parroquianos en no tratar de oír la voz de Dios. Ellos dicen que esto podía llevar fácilmente a la decepción. Ellos normalmente quieren decir que si las personas permiten el Espíritu Santo para llevarlas en toda la verdad (Juan16:13), es probable que ellos entren en conflicto con la doctrina de la Iglesia.

En cierto modo esta advertencia es válida. De hecho, muchas personas entran en decepción cuando ellos intentan oír la voz de Dios. Hay siempre aquéllas que creen que Dios les dijo matar a su vecino o cometer el adulterio. Tales personas son inicuas en sus corazones, y entonces  la palabra que ellas “oyen” no es del Espíritu de Verdad. Pero oyendo la voz de Dios no causa decepción. La decepción es producida por el corazón idólatra. Esto es por qué los Israelitas poco después de salir de Egipto levantaron el becerro dorado. Simplemente porque ellos eran justificados por la sangre del cordero a Pascua no significó que ellos se habían enfrentado con el problema del corazón idólatra. Lo mismo es verdad con cristianos hoy día. 

Pascua trata de nuestra justificación por la sangre del Cordero de Dios; Pentecostés trata de nuestra habilidad y buena voluntad para oír Su voz. Esa voz nos llama al monte de fuego total consumidor. Es una llamada para morir, y la mayoría de gente hoy, como en el día de Israel, corren de esta muerte segura, mientras queriendo conservar a sus vidas mortales y sus seres carnales. Por esto, nosotros leemos en Hebreos 3:15,

15 entre tanto se dice: Si oís hoy su voz, no endurezcáis vuestros corazones como en la provocación.

En otros términos, no sea como Israel en el desierto que estaba de pie lejos y negó a acercarse a Dios en el fuego consumidor para oír Su voz y tener Su ley escrita en sus corazones. Ellos prefirieron seguir siendo carnales, mientras reteniendo los ídolos en sus corazones. Ellos prefirieron su propia voluntad, su propia comprensión, su propia manera-qué es la idolatría. 

Un ídolo se forma cuando nosotros creamos Dios en nuestra propia imagen; es decir, cuando nosotros formulamos una imagen de Dios en nuestras mentes según nuestra propia comprensión carnal. Es importante que nosotros no confundamos la palabra de Dios con nuestra comprensión de la palabra, para que no nosotros terminemos alabando una imagen que hemos asumido es el verdadero Dios. 

Uno de los propósitos subyacentes de Pentecostés es sólo presentar Dios como un fuego consumidor, distinto de cualquier imagen, o entendimiento personal de Dios, porque Moisés dijo, “Vosotros oísteis el sonido de sus palabras, pero aparte de oír su voz, no visteis ninguna imagen.” (Deuteronomio 4:12). El fuego consumidor que Dios prende en nosotros a través de Pentecostés consumirá nuestra a carne y empezará a transformarnos en la misma imagen y semejanza de Dios. Por esto, Dios quiere manifestarse en nosotros, o expresarse por nosotros. Este proceso se completa por la Fiesta de Tabernáculos, en qué se puede decir en cuanto al cuerpo de Cristo como con la Cabeza, “El que me ha visto, ha visto al Padre.” (Juan 14:9)

Inquiriendo de Dios con Opiniones Preconcebidas 

Una de las Escrituras más notables que trata con ídolos del corazón se encuentra en las escrituras de Ezequiel. Dios reveló más sobre este problema particular a este profeta, preparando la revelación en el capitulo cuatro, dónde fue llamado a acostarse en su lado izquierdo durante 390 días y en su derecho durante otros 40 días, comiendo comida cocinada con (o encima de) excremento. El excremento en Ezequiel representa las tradiciones de hombres con que los sacerdotes estaban alimentándoles a las personas después de comer el verdadero pan de la palabra. Los sacerdotes procesaban la palabra por la carne y entonces daban a la gente el resto - excremento. (Vea nuestro folleto del 20-páginas, Las Leyes de Ajeno y Excremento.)

Por el día de Ezequiel había aquéllos que venían a él pidiendo una palabra profética, pero ellos ya habían tomado una determinación y habían estado viniendo con las opiniones preconcebidas. Ellos no venían al profeta para buscar la palabra verdadera de Dios, sino para buscar una confirmación de sus propias creencias y opiniones. Ellos no tenían ninguna intención de seguir la palabra de Ezequiel, si esa palabra contradijera lo que ellos ya creían que era verdad. La historia se encuentra en Ezequiel 14.

1 Algunos hombres de los ancianos de Israel vinieron a mí y se sentaron delante de mí. 2 Entonces vino a mí la palabra de Jehovah, diciendo: 3 "Oh hijo de hombre, estos hombres han erigido sus ídolos en sus corazones y han puesto delante de sus rostros aquello que les hace caer en la iniquidad. ¿Habré yo de ser consultado por ellos? 4 Por tanto, háblales y diles que así ha dicho el Señor Jehovah: 'A cualquier hombre de la casa de Israel que haya erigido sus ídolos en su corazón, que haya colocado delante de su rostro aquello que le hace caer en la iniquidad, y que luego acuda al profeta, yo Jehovah me dignaré responderle como merece la multitud de sus ídolos, 5 a fin de prender a la casa de Israel en su propio corazón. Porque todos ellos se han apartado de mí por causa de sus ídolos.' 6 "Por tanto, di a la casa de Israel que así ha dicho el Señor Jehovah: 'Arrepentíos y volved de vuestros ídolos; apartad vuestro rostro de todas vuestras abominaciones.

Esto era, en efecto, una decisión Judicial Suprema de la Corte de Cielo. La ley divina no se había dirigido al problema específicamente de si Dios debe contestarles a las personas con  preconcebidas creencias que le piden una palabra. En esta decis ión Dios dice, “yo le contestaré.” Sin embargo, la palabra simplemente confirmaría sus creencias incorrectas,“a fin de prender a la casa de Israel en su propio corazón”. El resultado de esto se encuentra en los próximos versos:

7 …yo, Jehovah, le responderé por mí mismo. 8 Fijaré mi rostro contra aquel hombre, lo convertiré en señal y refrán, y lo eliminaré de entre mi pueblo. Y sabréis que yo soy Jehovah.  9 "'En cuanto al profeta que sea inducido y hable algo, yo, Jehovah, habré inducido a tal profeta. Extenderé mi mano sobre Él y lo eliminaré de en medio de mi pueblo Israel. 10 Ellos cargarán con su iniquidad: Como la iniquidad del que consulta, así será la iniquidad del profeta;

Las tradiciones de hombres dirían que esto es imposible, porque “Dios no puede mentir”. Pero las tradiciones de hombres no son las decisiones Judiciales Supremas de Dios. Las tradiciones son las decisiones de sólo hombre basadas en su erudición y una comprensión limitada de Dios. De hecho, estas tradiciones de hombres anulan la ley de Dios (Marcos 7:13). 

Cuando Moisés y los profetas necesitaban saber un detalle extenso sobre la ley de Dios, o su verdadera interpretación o aplicación, ellos iban a la Corte Suprema de Dios sin ideas preconcebidas sobre lo que Dios debe decir. Pero cuando los líderes religiosos tienen sus propias opiniones o ideas, ellos normalmente están más interesados en establecer lo que es “correcto” (en sus propios ojos, claro) en vez de admitir que ellos realmente no saben la respuesta y entonces  deben buscar la respuesta de Dios. Por esta razón hombres establecen sus propias tradiciones-sus propias opiniones de la ley–en vez de orar a Dios con un corazón libre de los ídolos. 

Es completamente verdad que Dios no puede mentir. Pero Dios dice que si los hombres quieren creer una mentira, Dios les dará lo que ellos quieren. Él les contestará según el ídolo en su corazón. Si ellos quieren alabar al ídolo en su corazón–manteniendo sus propias opiniones y queriendo que Dios pase por alto estas opiniones como si fueran verdad-entonces él les dará la respuesta que su propio ídolo les daría. Porque la Iglesia está tan llena de las tradiciones de hombres, la revelación de Ezequiel puede ser difícil entender. Pero esta decisión vino de la corte divina. 

Israel Deseó Carne y la Consiguió

Como dijimos antes, no había ninguna ley específica en el día de Moisés que especificó lo que Dios haría si un hombre inquiriera de Dios con un ídolo en su corazón. No obstante, nosotros ya vemos en el día de Moisés un precedente sentado en Números 11 cuando las personas desearon  carne para comer, en lugar del maná que Dios les había proveído. Números 11:18-34,

18 Y al pueblo dirás: "Santificaos para mañana, y comeréis carne. Pues habéis llorado a oídos de Jehovah diciendo: '¡Quién nos diera de comer carne! Porque nos iba mejor en Egipto.' Jehovah, pues, os dará carne, y comeréis. 19 No comeréis un día, ni dos días, ni cinco días, ni diez días, ni veinte días, 20 sino hasta un mes; hasta que os salga por las narices, y tengáis náuseas. Por cuanto habéis menospreciado a Jehovah, que está en medio de vosotros, y habéis llorado delante de Él diciendo: '¿Por qué salimos de Egipto?'". . . 33 Aún estaba la carne entre sus dientes, antes que la comenzasen a masticar, cuando se encendió el furor de Jehovah contra el pueblo, y Jehovah golpeó al pueblo con una gran plaga.  34 Y llamó el nombre de aquel lugar Quibrot-hataavah (“las tumbas de lujuria”), porque allí sepultaron al pueblo glotón.

La palabra lujuria simplemente es el DESEO. Las personas desearon la carne para comer. Su deseo de comer la carne era basado en su deseo espiritual de ir de su propia manera, formar sus propias opiniones, hacer sus propias leyes, y definir para ellos mismos pecado y justicia. Esto es lo que el Nuevo Testamento llama “las lujurias de la carne.” Ellos no quisieron el verdadero maná, la verdadera palabra de Dios. Ellos no estaban interesados en Su ley; ellos vinieron a Moisés con este ídolo carnal en sus corazones, buscando carne de Dios. 

Esto precisamente es lo que los ancianos hicieron en el día de Ezequiel cuando ellos vinieron a él con un ídolo en el corazón. Ellos estaban pidiéndole a Ezequiel que aprobara sus tradiciones. Ellos estaban pidiendo la aprobación de Dios de las tradiciones que ellos ya se habían puesto de acuerdo que eran la verdad. Ellos querían la carne para comer, así Dios les dio carne para comer y entonces los juzgó por creerlo. 

Pablo nos dice en Romanos 7:7, 

7 Al contrario, yo no habría conocido el pecado sino por medio de la ley; porque no estaría consciente de la CODICIA, si la ley no dijera: No CODICIARÁS.

Pablo iguala la lujuria con codiciar. Esto nos dice que el décimo mandamiento nos prohibe de seguir las obras de la carne – deseos humanos que no son sometidos a Dios. Así cuando Pablo concluye en Romanos 7:25 diciendo, “con la mente sirvo a la ley de Dios; pero con la carne, a la ley del pecado,” Él estaba refiriéndose específicamente al décimo mandamiento. Nuestros deseos carnales codician, o desean, las cosas de la carne – incluyendo las tradiciones de hombres. La mente del Espíritu, por otro lado, sirve la ley de Dios y está de acuerdo con Sus órdenes y las decisiones Judiciales Supremas.

El problema más penetrante que el cristiano se enfrenta con aprender a oír la voz de Dios es su propia lujuria carnal. Nosotros tenemos que aprender a buscarla sin las tradiciones preconcebidas, para que Dios no nos dé nuestros deseos y nos entregue a nuestras propias lujurias, y ellas nos entierran en las tumbas de lujuria. Esto es una advertencia clara a nosotros. 

Para que algunos no piensen que nosotros debemos dejar de intentar oír Su voz en total, me permite decir que si nosotros le pedimos a Dios que derroque los ídolos en nuestros corazones, Él lo hará. Si nosotros apenas tenemos la voluntad de dar todos los ídolos ocultos a Dios para destruirlos, Él nos tratará como Sus verdaderos hijos e hijas. Es decir, Él nos llevará por la disciplina (Hebreos 12:5-7). Puede ser un poco traumático cada tiempo Él derroca un ídolo en nuestro corazón, y al principio nosotros podemos sentirnos un poco como un niño abusado; pero la disciplina vale la pena al fin, cuando nosotros maduramos y entramos totalmente en el acuerdo con Su testamento y planeamos nuestras vidas. 

El Espíritu Mentiroso de Dios

Otro precedente serio que nos enseña cómo Dios trata aquéllos que tienen los ídolos en sus corazones se encuentra en 1 Reyes 22. En esta historia, Josafat, el rey de Judá, era aliado con Acab, el rey de Israel. Ellos decidieron que era tiempo oportuno para atacar a Siria y volver a tomar algunas de las ciudades Israelitas que Siria había conquistado antes. Esto parecía bien y justo en sus ojos, ya que Dios obviamente querría que todos los Israelitas fueran libres. Ellos no entendieron, sin embargo, que no era correcto sacar esos Israelitas de esclavitud siria para ponerlos en otra esclavitud bajo el rey idólatra de Israel. La esclavitud a Siria era un juicio que Dios ordenó contra Israel para su pecado y rebelión. 1 Reyes 22:5, 6 dicen,

5 Además, Josafat dijo al rey de Israel: -- Por favor, consulta hoy la palabra de Jehovah. 6 Entonces el rey de Israel reunió a los profetas, unos 400 hombres, y les preguntó: -- ¿Iré a la guerra contra Ramot de Galaad, o desistiré? Ellos respondieron: -- Sube, porque el Señor la entregará en mano del rey.

Los profetas falsos eran aquéllos que probablemente tenían una llamada profética genuina, pero ellos tenían ídolos en sus corazones. Ellos estaban en la sumisión a los hombres, no a Dios. Ellos sabían bien no profetizar algo contrario a la voluntad del rey. Ellos eran por consiguiente los profetas del rey, no los profetas de Dios. O quizás ellos estaban en la sumisión a los líderes religiosos del día en cuyo caso ellos eran "profetas de la iglesia", no profetas de Dios. Cualquiera que sea el caso, las Escrituras les llaman profetas falsos – no necesariamente porque ellos profetizaron falsamente, pero porque ellos eran falsos a Dios y no en sumisión a Él sobre todos. Acuerde que aun Balaam, el profeta falso clásico de Números 22-24 no profetizó cosas falsas. Él sólo era falso porque él tenía los ídolos en su corazón-dinero y poder-qué tenían prioridad sobre el testamento de Dios. 

Josafat era un rey virtuoso que tenía un corazón para Dios, pero en hacer la alianza con rey Acab de Israel, él encontró difícil y contradictorio complacer ambos Acab y Dios. Cuando los profetas falsos profetizaron las cosas buenas sobre la próxima batalla, Josafat estaba intranquilo, mientras discerniendo que algo no era correcto. Así que él pidió oír a un profeta del Señor. Por esta razón llamaron aMicaías: 

7 Entonces preguntó Josafat: --¿No hay aquí todavía algún profeta de Jehovah, para que consultemos por medio de Él?  8 El rey de Israel respondió a Josafat: --Todavía hay un hombre por medio del cual podríamos consultar a Jehovah; pero yo le aborrezco, porque no me profetiza el bien, sino el mal. Es Micaías hijo de Imla. Josafat respondió: --No hable así el rey.  9 Entonces el rey de Israel llamó a un funcionario y le dijo: --Trae pronto a Micaías hijo de Imla. 10 El rey de Israel y Josafat, rey de Judá, vestidos con sus vestiduras reales, estaban sentados, cada uno en su trono, en la era a la entrada de la puerta de Samaria; y todos los profetas profetizaban delante de ellos. 11 Sedequías hijo de Quenaana se había hecho unos cuernos de hierro y decía: --Así ha dicho Jehovah: "¡Con éstos embestirás a los sirios, hasta acabar con ellos!" 12 Y todos los profetas profetizaban de la misma manera, diciendo: --Sube a Ramot de Galaad y triunfa, porque Jehovah la entregará en mano del rey. 13 El mensajero que había ido a llamar a Micaías le habló diciendo: --He aquí, las palabras de los profetas unánimemente anuncian el bien al rey. Sea, pues, tu palabra como la de uno de ellos, y anuncia el bien. 14 Pero Micaías respondió: --¡Vive Jehovah, que lo que Jehovah me diga, eso hablaré! 15 Llegó al rey, y el rey le preguntó: --Micaías, ¿iremos a la guerra contra Ramot de Galaad, o desistiremos? El respondió: --Sube y triunfa, porque Jehovah la entregará en mano del rey.

Hay que tomar nota aquí que Micaías prometió al mensajero que él hablaría lo que el Señor [Yahweh] le había dicho. Él procedió decir al rey exactamente lo que antes los profetas falsos habían profetizado. Bien, Josafat discernió inmediatamente que algo era maloliente. De hecho, incluso rey Acab supo que algo estaba equivocado, porque Micaías nunca había profetizado en  acuerdo con todos los otros profetas.

16  El rey le dijo: --¿Cuántas veces tengo que hacerte jurar que no me digas sino la verdad en el nombre de Jehovah?

Cuando uno es JURADO hablar la verdad, significa que uno es requerido ante Dios hablar la verdad entera y nada más que la verdad. La palabra hebrea es shaba que significa un juramento. (Por ejemplo, Beerseba significa “el poso del juramento.” Por lo tanto, Rey Acab decía a Micaías que él estaba bajo juramento ante Dios para hablar la entera verdad en la corte divina. Y si me permite agregar un ejemplo extenso de juramento para su estudio, esto también es lo que el sacerdote alto dijo a Jesús en Mateo 26:63, forzando a Jesús hablar la verdad de quién Él era. La palabra griega para “jurar” en este verso es exorkizo que significa “exigir un juramento.” Y así, jurando a Micaías, Rey Acab apeló a la Corte Suprema de Dios

17 Entonces respondió (Micaías): -- He visto a todo Israel dispersado por los montes como ovejas que no tienen pastor. Y Jehovah dijo: "Estos no tienen señor; vuélvase cada uno a su casa en paz."

¡Espere un minuto! ¿No tenía la gente dos reyes: uno en Jerusalén, y el otro en Samaria? ¿Qué esto significa, “ellos no tienen ningún señor”? La gente no tenía ningún BUEN pastor o señor, uno que gobernaría por la ley divina como la expresión del propio Dios. Todos que ellos tenían eran los reyes como las naciones que eran opresores que gobiernan por las tradiciones de hombres. El propio Acab gobernó por las leyes de su padre, Rey Omri (Miqueas 6:16).

18 Entonces el rey de Israel dijo a Josafat: --¿No te dije que no profetizaría acerca de mí el bien, sino el mal? 19 Luego dijo Micaías: --Escucha, pues, la palabra de Jehovah: Yo he visto a Jehovah sentado en su trono; y todo el ejército de los cielos estaba de pie junto a Él, a su derecha y a su izquierda. 20 Entonces Jehovah preguntó: "¿Quién inducirá a Acab, para que suba y caiga en Ramot de Galaad?" Y uno respondía de una manera, y otro respondía de otra manera. 21 Entonces salió un espíritu, se puso delante de Jehovah y dijo: "Yo le induciré." Jehovah le preguntó: "¿De qué manera?" 22 Y Él le respondió: "Saldré y seré espíritu de mentira en la boca de todos sus profetas." Y Jehovah dijo: "Tú lo inducirás, y también prevalecerás. Sal y hazlo así." 23 Ahora pues, he aquí que Jehovah ha puesto un espíritu de mentira en la boca de todos estos tus profetas, porque Jehovah ha decretado el mal con respecto a ti.

La visión de Micaías nos da la realidad severa de la situación. Los profetas de Acab tenían una idea preconcebida cuando ellos vinieron a Dios para recibir una palabra de Él. Ellos desearon el prestigio, poder, y el apoyo monetario de rey Acab y supieron que para quedarse con ello, ellos tenían que profetizar cosas buenas sobre esta batalla. No tengo ninguna duda que estos profetas realmente creyeron que ellos habían recibido una palabra del Señor. Pero yo también veo de la visión de Micaías que Dios les había contestado según el ídolo de sus corazones. 

Ellos pusieron Micaías en prisión hasta tal tiempo cuando ellos pudieran declarar que estaba equivocado. Una vez ellos ganaran la batalla contra Siria, entonces podrían apedrear a Micaías como un profeta falso. Yo lo encuentro difícil creer que Josafat estuvo de acuerdo con Acab en la batalla, pero así fue (1 Reyes 22:29). Josafat, después de todos, fue el que quería oír de un profeta del Señor. Es trágico que fuera influenciado por Acab al punto dónde le convenció que Micaías estaba equivocado. ¡Ciertamente al fin y al cabo, 400 profetas no pueden estar equivocados! 

Yo me pregunto a menudo si esta 400-a-uno proporción podría ser una proporción profética que todavía es aplicable hoy. ¿Cuántos profetas hoy nunca han tratado realmente con los ídolos de sus corazones? ¿Cuántos serán profetas de la iglesia, y cuántos son profetas del Señor? ¿Si nosotros fuéramos a tomar una votación, mientras preguntándoles si ellos son profetas de la iglesia o del Señor, cuántos sabrían la diferencia? ¿Sabrían la diferencia entre someter a su iglesia o someter a Dios? 

Rey Acab se mató en la batalla con Siria, a pesar de su esfuerzo por enmascararse. De hecho, según Josephus (historiador anciano), Acab le convenció a Josafat que se pusiera la ropa de Acab, porque el rey sirio había dado órdenes para no matar nadie menos Acab. Aparece que ese Acab traicionó Josafat de esta manera, porque la artimaña casi funcionó. Pero cuando los sirios estaban de cerca a Josafat, ellos descubrieron que no era Acab y dejaron de perseguirlo (1 Reyes 22:33). Era “por casualidad” que “un hombre tiró con su arco a la ventura e hirió al rey de Israel por entre las junturas de la armadura y la coraza.” (1 Reyes 22:34). Acab se murió a la puesta del sol. 

Josephus también nos dice quién mató al rey Acab. En el libro, Antigüedades de los Judíos, VIII, xv, 5 dice,  

“y cuando ellos buscaron matar solo a Acab, pero no podrían encontrarlo, había un noble joven que pertenece al rey Ben-hadad cuyo nombre era Naamán quien tiró con su arco contra el enemigo, y hirió al rey a través de su coraza, en sus pulmones”. 

El rey Acab fue matado, y Siria ganó la batalla, así permitiéndoles mantener a los Israelitas cautivos. Entre estos cautivos había una muchacha joven de Israel que era una esclava a la esposa de Naamán. Unos años después, Naamán se enfermó con la lepra, y la muchacha cautiva pequeña era muy apenada por él. En 2 Reyes 5:3 ella dijo,

3--¡Ojalá mi señor se presentase al profeta que está en Samaria! Pues Él lo sanaría de su lepra.

Así que Naamán, el capitán sirio que había matado a Acab, vino a Israel al profeta El iseo para ser sanado de lepra. Naamán era obviamente un hombre bondadoso ya que su cautiva pequeña se interesó por su salud. Entonces Dios en Su misericordia le enseñó también una lección en la humildad, primero en que él tenía que oír el mando de una pequeña muchacha, y segundo, que él tenía que cumplir con la ley de la limpieza de leprosos encontrada en Levítico 14:1-7 en el río de Jordania. 

Naamán no lo comprendió, pero él había empezado a aprender a oír la voz de Dios. Él oyó la voz de Dios a través de una pequeña muchacha Israelita que tenía la fe en Dios y estaba interesado en la salud de su amo. Como el profeta Elías, Naamán había empezado a aprender que la voz de Dios no sería encontrada en el torbellino o en el gran fuego, pero en una voz pequeña, sosegada (silenciosa, inaudible), que la mayoría de las personas despediría como nada. Era una voz callada, el sonido de una brisa, como el Septuagint, la traducción griega, dice. Esa voz está como el sonido de una brisa, porque usted no lo ve, pero usted la conoce por sus efectos. 

Muchos hoy están esperando oír la voz de Dios en relámpagos grandes o en las grandes conflagraciones de juicio. Ellos piensan que porque Dios es todo poderoso, ciertamente Él hablaría con una voz poderosa de trueno. A veces Él lo hace, pero éstas son únicas manifestaciones que suceden en únicas circunstancias. Por la mayor parte, Dios habla a las personas regulares con una voz interna que no hace en absoluto ningún sonido exterior. A menudo es solo saber no más. Otros tiempos nosotros la oímos de fuentes más raras, quizás de los no cristianos-aun de aquéllos que nos odian. 

Dios no está buscando la atención de gente por bajar como fuego de una montaña. Él no hace las cosas obvias excepto en casos muy raros. ¿Por qué? Porque tales manifestaciones importantes y excelentes no producen necesariamente la fe en las personas. El fuego en el Monte Sinaí en los días de Moisés no produjo fe en los Israelitas. Sólo los hizo temerosos. Se produce la fe principalmente en las personas que aprenden a oír la voz de quietud, la voz silenciosa que viene de dentro de nuestro espíritu dónde Dios mora. 

Ésta es la lección de Naamán, y es el comienzo de nuestra propia limpieza de la lepra que todos nosotros heredamos de Adán-mortalidad. Sólo siguiendo la dirección del Espíritu de Dios dentro de nuestro propio espíritu nos llevará a la Tierra Prometida. 

Rey Saúl y el Hambre de la Palabra

En nuestro libro de 56 páginas, El Trigo y Los Asnos de Pentecostés, nosotros explicamos cómo Rey Saúl era pentecostal. 1 Samuel 12:17 dice que él se coronó rey en el día de cosecha del trigo, o Pentecostés, y él reinó 40 años. Saúl era por consiguiente un tipo y sombra del Testamento Antiguo de la Iglesia bajo la unción de Pentecostés durante los 40 júbilos de 33 a 1993 d.C. Nosotros estamos ahora en una era después de Pentecostés y estamos en la transición a la era de la Fiesta de Tabernáculos. 

La historia de la Iglesia durante estos 40 júbilos pasados se prefiguró por la historia de Rey Saúl. De hecho, nosotros no podemos entender la historia de la Iglesia de verdad a menos que nosotros lo vemos en la luz de la vida de Saúl y su relación con David (el Sobrevencedor). Saúl era el mejor en la tierra y el más calificado para ser rey (1 Samuel 9:2). Pero él era sólo la manifestación del corazón de la gente. La gente había exigido a un rey como todas las otras naciones (1 Samuel 8:5); y Dios les dio lo que ellos quisieron, así como Él había dado la carne a Israel en el desierto cuando ellos la exigieron. Las personas no entendieron que a menudo Dios nos juzga dándonos lo que nosotros queremos. Esto incluye dándonos una palabra carnal de profecía que nosotros también podemos exigir. 

Como nosotros mencionamos brevemente en Capítulo Uno, la Iglesia gradualmente iba quitando el derecho de los hombres ordinarios para oír Dios para sí mismos, por hacer una ley que los hombres tenían que obtener la palabra de Dios a través del sacerdocio y del papa. Ésta es una de las primeras lecciones que nosotros aprendemos en la narrativa bíblica sobre el reino de Rey Saúl. En 1 Samuel 14 Israel luchó una batalla contra los filisteos. En la historia Jonatán representa el Sobrevencedor ambicioso en la Edad de Pentecostés. Jonatán y su portador de la armadura derrotaron a los Filisteos en la batalla, y los Israelitas tenían que venir corriendo en espera de hacer algo. Entonces verso 24 dice sobre la batalla,

24 Pero aquel día los hombres de Israel fueron puestos en apuros, porque Saúl había sometido al pueblo bajo juramento, diciendo: "¡Maldito sea cualquiera que coma algo antes del anochecer, hasta que yo haya tomado venganza de mis enemigos!" Así que ninguno del pueblo había probado alimento. . . 27 Todo el pueblo llegó a un bosque, y en la superficie del campo había miel.  Cuando el pueblo entró en el bosque, he aquí que la miel corría, pero nadie acercó la mano a su boca, porque el pueblo temía el juramento. Pero Jonatán no había oído cuando su padre había sometido al pueblo bajo juramento. Y extendiendo la punta de una vara que llevaba en su mano, la mojó en un panal de miel y acercó su mano a su boca; y le brillaron los ojos. 28 … por eso desfallece el pueblo. 29 Entonces Jonatán respondió: --Mi padre ha ocasionado destrucción al país. Ved cómo han brillado mis ojos por haber probado un poco de esta miel. 30 ¡Cuánto mejor si el pueblo hubiera comido hoy libremente del botín que tomó de sus enemigos! ¿No se hubiera ocasionado una gran derrota a los filisteos?

Jonathan saboreó de la tierra que fluye con leche y miel, y sus ojos eran iluminados. Él se fortaleció grandemente por esto y pudo superar más carne (“los filisteos”) que cualquier otro. El resto de la gente quedó débil con hambre. También, de la misma manera la Iglesia bajo la unción de Pentecostés puso una maldición en todos aquéllos que obtendrían su comida espiritual directamente de Dios sin comprobarla primero con el sacerdote o pastor. Toda revelación divina tenía que recibir el visto bueno del liderato de la Iglesia que administraba las tradiciones de hombres, en lugar de la ley de Dios, antes de que pudiera ser considerada como la Verdad. 

Esto creó una hambre de oír la palabra de Dios, y así vino a pasar la profecía de Amos que profetizó en Amos 8:11,

11 "He aquí que vienen días, dice el Señor Jehovah, en los cuales enviaré hambre a la tierra; no hambre de pan, ni sed de agua, sino de oír las palabras de Jehovah. 12 Irán errantes de mar a mar. Desde el norte hasta el oriente andarán errantes buscando palabra de Jehovah y no la encontrarán. 13 En aquel día desmayarán de sed las bellas muchachas y los jóvenes.

Hambre para la palabra llegó a ser por la maldición de Saúl-la prohibición en comer la comida hasta el día (la Edad de Pentecostés) se había acabado. Esto causó una tremenda hambre que provocó a las personas a comer la comida inmunda cuando les permitieron comer en absoluto. 1 Samuel 14:32 dicen, 

32…y se lanzaron sobre el botín y tomaron ovejas, vacas y terneros, a los cuales degollaron sobre el suelo. Y el pueblo los comió con la sangre. 33 Informaron a Saúl diciendo: --¡He aquí, el pueblo está pecando contra Jehovah, comiendo carne con la sangre! Y Él dijo: --¡Habéis cometido una traición! Haced rodar una piedra grande hasta aquí.

Debido al hambre de oír las palabras de Dios, muchos cristianos hoy viajan distancias largas para asistir a las reuniones y oír las palabras de profetas reputados. Esto meramente da evidencia a la tremenda hambre encontrada entre igualmente cristianos y no cristianos. El problema se encuentra en su ignorancia de la Palabra, ellos no saben discernir entre la comida limpia o inmunda. Muy a menudo ellos aceptarán cualquier palabra dada del púlpito sin saber discernirla apropiadamente. Las leyes de comida en Levítico 11 son las llaves a saber discernir la comida distribuida del púlpito que si es limpia o inmunda. (Para un estudio completo de este asunto, escuche a nuestra cinta grabada de 90 minutos intitulada Cómo Discernir la Comida Espiritual Limpia.)

Saúl no tomó ninguna responsabilidad por sus acciones aquí. Simplemente él echó la culpa a la gente por pecar contra Dios, sin importarse nada que él mismo les había causado pecar por sus tradiciones. Entonces Saúl optó por seguir batallando a los filisteos el próximo día-pero esta vez él le permitió a la gente comer durante la batalla. Así que él construyó un altar a Dios y recibió una revelación para batallar el próximo día. Saúl estaba aprendiendo a pedirle las cosas a Dios, pero él no trató primero con el ídolo en su corazón. Por consiguiente supongo que era bastante fácil para él obtener tal revelación de Dios.

Pero entonces un sacerdote caminó adelante y dijo, “--Acerquémonos a Dios aquí”. (1 Samuel 14:36). Saúl estaba de acuerdo. “Y Saúl consultó a Dios “(14:37). Pero esta vez él no recibió ninguna respuesta de Dios. Saúl se frustró entonces cuando Dios se negó a hablar con él, pero él todavía no tenía ninguna pista que la falta quedaba en su propio corazón.

38 Entonces dijo Saúl: --Acercaos acá todos los jefes del pueblo. Averiguad y ved por quién ha surgido hoy este pecado. 39 ¡Vive Jehovah que libra a Israel, que aunque sea por mi hijo Jonatán, Él morirá irremisiblemente! En todo el pueblo no hubo quien le respondiese.

Ahora ellos echaron suertes por el Urim y Tumim en el pectoral de juicio del sacerdote, como era su costumbre, para ver quién era responsable. El sorteo cayó sobre Jonathan.

43 Entonces Saúl dijo a Jonatán: --Declárame: ¿Qué has hecho? Jonatán se lo declaró diciendo: --Es verdad que probé un poco de miel con la punta de la vara que llevaba en mi mano. Heme aquí; moriré. 44 Saúl respondió: --¡Así me haga Dios y aun me añada, que morirás irremisiblemente, Jonatán!

Sin embargo, afortunadamente para él, la gente no le permitió a Saúl ejecutar a su hijo. Aún así, nosotros vemos manifestado en esta historia el corazón de la Iglesia en la era pentecostal, porque la Iglesia también se ha negado a oír la voz de Dios y ha buscado poder y riqueza como ídolo de su corazón. La Iglesia ha seguido en general su propia tradición-las posiciones doctrinales establecidas por sus más grandes doctores de teología–en vez de seguir la ley y las decisiones de la Corte Suprema de Dios Todopoderoso. 

Peor todavía, la dirección de la Iglesia, no pocas veces, ha quitado la palabra de Dios de la gente, al imponer una maldición en todos que oirían la voz de Dios para sí mismos. En siglos del pasado ellos torturarían y matarían realmente a gente por “herejía”. Esto era todo hecho en el nombre del dios de Unidad en la Iglesia. Incluso ellos justificaron quemar a mujeres y niños basado en que estas personas iban a quemar por siempre como quiera-así que ellos les estaban administrando sólo los juicios de Dios un poco pronto. En todo esto ellos han cumplido las profecías en la historia de rey Saúl. 

El Espíritu Maligno de Dios Atormenta a Saúl

En el decimoctavo año del reino de Saúl, cuando David era solo un muchacho de aproximadamente ocho años, Dios le dijo a Samuel ir a Belén a la casa de Isaí y ungir a uno de sus hijos para ser el próximo rey. Allí el profeta encontró a David y lo ungió. Nosotros leímos en 1 Samuel 16:13-16,

13 Samuel tomó el cuerno de aceite y lo ungió en medio de sus hermanos. Y desde aquel día en adelante el Espíritu de Jehovah descendió con poder sobre David. Luego Samuel se levantó y regresó a Ramá. 14 El Espíritu de Jehovah se apartó de Saúl, y un espíritu malo de parte de Jehovah le atormentaba. 15 Entonces los servidores de Saúl le dijeron: --He aquí, un espíritu malo de parte de Dios te atormenta. 16 Diga nuestro señor a tus servidores que están delante de ti, que te busquen a alguien que sepa tocar el arpa; para que cuando el espíritu malo de parte de Dios venga sobre ti, Él toque con su mano, y tú te sientas bien.

Aquí nosotros encontramos la primera mención del espíritu maligno de Dios que viene sobre a Saúl. Ésta no era meramente la opinión de los sirvientes de Saúl. Verso 14 le aclara que esto realmente era verdad. Más de eso, uno pensaría que si Saúl reconociera que éste era un espíritu malo de Dios, ciertamente él oraría para su liberación. Ciertamente él se arrepentiría. Ciertamente él querría saber por qué esto le había venido. Pero la prioridad de Saúl no era  saber la voluntad de Dios; su prioridad era gobernar a Israel, acorralar a los tantos sirvientes como él podía, y quitar de su riqueza como impuestos (los diezmos), así como Dios había dicho al principio (1 Samuel 8:11-18). 

Éste es el espíritu denominaciónal (sectario) aún hoy día. Es un sustituto pobre por el Espíritu Santo. A pesar de todo esto, Dios meramente estaba dándole a Saúl la carne que él deseaba. El problema era que Saúl no podía distinguir el Espíritu Santo del “espíritu maligno de Dios”. Los dos eran de Dios, pero ellos eran basados en fundaciones diferentes. El trabajo del Espíritu Santo es llevarnos en toda la Verdad; el trabajo del espíritu malo de Dios es darnos la carne que nosotros deseamos. O, para ponerlo en los términos de Ezequiel, el espíritu malo les dará la palabra que satisface el ídolo en los corazones de las personas y los profetas. Como Micaías diría, era un “espíritu mentiroso” enviado por Dios como un juicio contra las personas que les causaría caer. 

No es ninguna coincidencia que en la historia de rey Saúl, el espíritu malo de Dios se menciona no más que siete veces (1 Samuel 16:14, 15, 16, 23 [dos veces]; 18:10; 19:9). Yo creo que esto tiene referencia a las siete Iglesias de Apocalipsis que es profético de las siete edades de la Iglesia dentro de la era de Pentecostés.  En cada una de las siete iglesias y las siete eras de las Siete Iglesia, la Iglesia ha tenido que contender con este espíritu malo de Dios. Este espíritu malo creó una demanda para la música para que guardara a Saúl no enloquecerse totalmente. ¿Es sólo una coincidencia que la Iglesia hoy día ha perfeccionado la música, y que Dios ha enviado entre Ella muchos grandes artistas? David amaba la música; pero Saúl la necesitaba. ¿Es esto lo que está pasando de nuevo?

El espíritu malo de Dios causó a Saúl tirar una lanza a David. El Espíritu Santo así no actúa, sino el espíritu malo de Dios así hace. Uno casi puede oír a Saúl justificando sus acciones basándose en que David estaba intentando derrocarlo en desafío directo de Samuel que había ungido a Saúl para ser el rey. Lo más David intentó ser un sirviente bueno, lo más Saúl se puso temeroso y celoso de él. Así que es hoy día. Nada ha cambiado. 

En 1 Samuel 18:10 nosotros encontramos la declaración más asombrosa y profundamente profética en esta historia-y quizás en la Biblia entera.

10 Aconteció al día siguiente que un espíritu malo de parte de Dios se apoderó de Saúl, y éste desvariaba dentro de su casa…

Aquí nosotros encontramos a Saúl profetizando bajo el poder de este espíritu malo de Dios. Bajo esta influencia, él tiró una lanza a David. Es dudoso que Saúl pudiera discernir la diferencia entre el Espíritu Santo y el espíritu malo de Dios. En la Iglesia del vigésimo siglo y quizás durante los últimos 2000 años, se han manifestado muchos dones espirituales. Pero quizás el más crucial ha sido carente-el discernir de espíritus (1 Corintios 12:10). 

La Iglesia hoy día no tiene una escasez crítica de milagros, o de lenguas, o de la palabra de conocimiento o sabiduría. Todos éstos pueden encontrarse si uno investiga. Pero la Iglesia raramente ha podido discernir si el espíritu que los descubre realmente es el Espíritu Santo, o un espíritu que la carne ha deseado. Por esta razón, el Espíritu Santo no nos ha llevado todavía en toda la verdad, como Jesús profetizó en Juan 16:13. El espíritu sectario piensa y proclama tener toda la verdad, pero en la realidad, es un espíritu malo que se hace pasar como el Espíritu Santo, y las personas no saben la diferencia. 

La diferencia sólo se verá cuando nosotros nos rendimos a Dios y buscamos entrar en el acuerdo completo con Él, en lugar de buscar nuestros propios deseos carnales. El décimo y último mandamiento es la clave para que el Espíritu Santo nos guíe en toda la verdad. Dios lo salvó por último en Su lista de mandamientos. No codiciarás es una llamada para soltar los deseos y lujurias de la carne que nos impide oír la voz de Dios como debemos.