You successfully added to your cart! You can either continue shopping, or checkout now if you'd like.

Note: If you'd like to continue shopping, you can always access your cart from the icon at the upper-right of every page.

Quantity:

Total:

Filters

Categories

Oyendo la Voz de Dios

Lo que significa Bíblica y experimentalmente escuchar la voz de Dios y caminar en el Espíritu de revelación, en lugar de escuchar los ídolos del corazón. Muchos dicen que este es nuestro libro más valioso.

Category - Short Book

Capítulo 3

Empezando a Oír la Voz de Dios

Oyendo la voz de Dios es muy subjetivo y es por consiguiente difícil de enseñar o aun explicar. Sería muy más fácil si Dios nos hablara en una voz audible, aunque el problema sería entonces entender cómo aplicar lo que Él dijo. En mi propia experiencia y hablando con otros, yo he concluido que no hay ventaja particular en oír a Dios en una voz audible (excepto al oído dañado). La calidad de revelación no es reforzada ni disminuida por la intensidad de Su voz.

Una vez al estar sentado en una cueva en el Monte Horeb Elías necesitaba oír de Dios. Primero un gran viento sopló, "pero Jehovah no estaba en el viento” (1 Reyes 19:11). Segundo, había un terremoto, pero "Jehovah no estaba en el terremoto.” Lo mismo era verdad con el fuego. Finalmente, “después del fuego hubo un sonido apacible y delicado,” que vino a Elías y esto resultó ser la voz de Dios. La experiencia de Elías en oír “un sonido apacible y delicado” era para enseñar a Él y nosotros que el deseo de Dios es hablarnos desde adentro, no del exterior en una voz retumbando. Dios desea que nosotros desarrollemos orejas espirituales que nosotros podríamos oírlo hablar a través de cualquier situación o medio o persona, no importa cómo humilde la fuente. 

De hecho, parte del entrenamiento de Dios es hablarnos en variedad de maneras. Él hace esto para prevenir nuestra caída en una rutina dónde nosotros podemos oírlo sólo por ciertas personas. Quizás el problema más obvio en la Iglesia hoy día sea que tantos cristianos no pueden oír a nadie menos el sacerdote, pastor, o profeta reconocido en su medio. Ellos no pueden oír la voz de Dios a través del niño pequeño, el visitante o invitado, el "hereje" conocido, o el enemigo. Esto es en parte debido al aparato de control en la estructura de la Iglesia, justificada por la necesidad del pastor de defender sus ovejas de los predadores. Pero a menudo el motivo subyacente es hacer a las personas dependientes de su propia iglesia o pastor para mantenerlos en el corral de la iglesia o denominación. 

Desgraciadamente, tal "protección" tiende a impedir a las personas crecer espiritualmente. Verdaderamente uno no puede aprender a oír la verdadera voz de Dios sin también aprender a tratar con revelación que viene de los ídolos del propio corazón del hombre. Los líderes deben permitir hablar libremente incluso la revelación falsa para enseñarles a las personas cómo discernir por ellas mismas el porqué es falsa. Esto, también, es parte del entrenamiento de Dios. Por esta razón Dios nos ha dado las leyes y principios para que nosotros podamos saber y discernir el verdadero del falso. Pero si sólo un punto de vista se les permite en la vida, las personas nunca podrán practicar el arte de discernimiento espiritual. 

Es irónico e incluso un poco trágico que líderes de la Iglesia se angustien entre querer que sus miembros crezcan espiritualmente y que ellos sigan siendo bebés espirituales para que no se maduren y salir de casa. Es el deber dado por Dios a la dirección para actuar como  padres espirituales. Es decir, en cierto sentido que si ellos trabajan debidamente su trabajo se acaba. Ellos deben llevar a las personas a la madurez espiritual, para que ellos pudieran llegar a ser padres espirituales a su vez a otros bebés en Cristo. 

Pero así como nuestros niños físicos raramente comparten todos los mismos puntos de vista y valores de sus padres, así es con los niños espirituales. El resultado es que crecimiento espiritual  se sacrifica a menudo en el altar de unidad. Los líderes de la iglesia temen la diversidad, porque ellos igualan esto con desunión-y, de hecho, demasiado a menudo esto pasa. Pero la solución no es luchar contra la diversidad de opiniones o revelación. La solución es instilar en las personas un corazón de amor, donde la diversidad no producirá la desunión y luego rupturas. En un mundo imperfecto esto es difícil mantener, pero es la responsabilidad de los padres espirituales establecer el ejemplo de amor cristiano. La mayoría de las personas respondería a tales ejemplos, y aquéllos que no responden así deben sentirse libres a salir. 

Cómo yo Empecé a Oír en Mi Vida de Juventud

Retrospectivamente, yo reconozco ahora que yo había oído a menudo la voz de Dios en mi vida de juventud. Hasta cierto punto aun sabía que Dios me había hablado, o por lo menos que Él se había revelado en ocasiones a mí. Yo pienso que la mayoría de cristianos sinceros también podía apuntar a ejemplos en sus vidas donde Dios actuó recíprocamente con ellos en algún nivel. De hecho, esto es que cómo nosotros sabemos que hay un Dios. No es por medida científica, sino por manera subjetiva en que Dios actúa recíprocamente con nosotros en un nivel personal. Estas experiencias llegan a ser una parte de nuestro ser, nuestras genéticas espirituales, y nosotros no podemos más negar la existencia de Dios tanto como no podríamos negar que nosotros respiramos aire que no podemos ver. 

Yo fui criado en una iglesia evangélica como el hijo de un misionero. Yo no recuerdo nunca un tiempo cuando yo no tenía fe en Dios. A la edad de siete se me engatusó en "dar mi corazón a Dios", y entonces se me dijo que fui “salvado,” pero yo sé ahora que yo tenía fe en Dios mucho antes de que fuera formalizada y establecida en cualquier altar de la iglesia. 

De mayor significación era el día en que yo fui bautizado a la edad de doce años en un río en las Islas Filipinas. Yo había alejado de bautizarme, porque yo no era todavía perfecto, y en mi mente joven yo había interpretado la enseñanza de la iglesia a querer decir que yo no sería salvado de verdad hasta que yo no fuera perfecto. Yo le había pedido a Dios salvación cientos de veces, claro, pero siempre por el próximo día ya había pecado en alguna manera,-quizás en disputar  con un niño misionero compañero o en enfadarme. Esto me probaba que yo realmente no era sincero en pedir salvación a Dios. ¡Después de todo, si yo realmente hubiera sido sincero por las veces que yo había pedido la salvación, yo no habría pecado ciertamente tan pronto de nuevo! 

Por lo tonto, yo no pude con la conciencia clara bautizarme con los otros niños ese día en el mes  de mayo de 1962. Empero, simplemente dos horas antes de que nosotros estábamos listos para ir al río, Dios trajo a mi mente que los mismos misioneros no eran perfectos tampoco. Yo había oído a algunos misioneros hablar sobre otros que eran pendencieros y difíciles de agradar. Era bastante claro que ellos tenían los mismos problemas que yo tenía a la edad de doce años. Y todavía yo no tenía ninguna duda que ellos eran cristianos. Por consiguiente, yo concluí que uno no tenía que ser perfecto para ser salvado, porque si ése fuera el caso, entonces la propia Iglesia estaría en aprietos serios. 

Yo fui bautizado ese día en 1962. Más importante, Dios me había hablado en un sonido apacible y delicado, y mi vida entera cambió ese día y adelante. Yo sabía desde ese día y adelante que yo era  cristiano-no porque yo había sido bautizado, sino por revelación divina. Con el oír de la voz de Dios, la fe nació en un nivel que yo no había experimentado antes. 

Un Nivel más Alto de la Experiencia de Oír

Yo era un pastor asistente en Arizona durante seis años de 1975 a 1981 y luego empecé mi propia iglesia en Nuevo México. Pero Dios tenía otros planes para mí. Yo incluso sabía de mi juventud de mi llamamiento al ministerio, pero también sabía del principio que mi llamada no era de ser pastor. No obstante, se esperaba que yo entrenara como pastor asistente para luego empezar mi propia iglesia algún día. Parecía que "el ministerio" era sinónimo con ser pastor.

Cuando yo empecé mi propia iglesia finalmente en 1981, mi experiencia pastoral duró sólo unos meses. Entonces Dios me sacó bastante enérgicamente del ministerio y me puso en un ciclo de tiempo disciplinario de 414 días que nosotros llamamos “Tiempo Maldito” (Vea nuestro libro, Secretos de Tiempo.) Durante este período de 414 días en 1982, Dios me trajo absolutamente al fin de mí mismo. Sólo entonces yo aprendí a oír la voz de Dios en un nivel que yo nunca había pensado posible. 

Yo resigné como pastor de la iglesia el 5 de diciembre de 1981 y pasé el próximo año en buscar a Dios, sin saber qué dirección Él tenía para mi vida. Yo supe una cosa casi inmediatamente: Yo supe que yo nunca sería de nuevo un pastor. Yo recordé de mi vida temprana que éste no era el tipo de ministerio Dios tenía para mí. Y aunque yo tenía aproximadamente seis ofertas de los varios grupos a pastorear, yo me los negué a todos. En el 1982 de febrero conocí a una familia en Texas que sabía orar y oír la voz de Dios. ¡Por la primera vez en mi vida yo me di cuenta que tal vez fuera posible orar y recibir respuestas inmediatas de Dios! Esto era revolucionario. 

En el día 20 de marzo de 1982 yo vine al lugar dónde yo supe que yo mismo tenía que oír del mismo Dios. ¿Me desechó Dios fuera de Él? ¿Él se había olvidado de mí? ¿Realmente Dios me llamó al ministerio? ¿En ese caso, qué tipo de ministerio? Yo me arrodillaba en el suelo de la casa pequeña en los bosques retirados de estado de Wisconsin y oraba con todo mi corazón para saber Su voluntad para mi vida. Yo no recibí ninguna revelación en ese momento, pero diez días después yo fui a una conferencia de Pascua en Lexington, Kentucky dónde yo oí de Dios. 

En la primera mañana de esta conferencia, el 1 de abril de 1982, ellos tenían un tiempo informal de oración por las personas en necesidad. Durante este tiempo un hombre que yo no conocía me llegó por detrás de mí y oró para mí. Él puso su mano en mi hombro y empezó a profetizar. En esa profecía Dios me dio las respuestas a todas mis preguntas que yo le había hecho el 20 de marzo. Yo había oído las pronunciaciones proféticas en las reuniones unas veces en el pasado, pero esto era la primera vez que Dios me había hablado en la vida directamente y personalmente de esta manera. 

Entonces yo supe porque Dios había dado a los profetas a la Iglesia (Efesios 4:11) y porque nosotros todavía necesitábamos los dones del Espíritu en la Iglesia hoy día. Quizás otros no podrían haber necesitado una palabra de Dios después del primer siglo, pero yo sabía que ciertamente yo la necesitaba. El maná de esa palabra me sostuvo durante el resto de ese muy difícil año.

Siete semanas después yo fui a Canadá por una conferencia durante el tiempo de Pentecostés (el fin del mayo). Por este tiempo yo no tenía ningún automóvil y muy poco dinero. Así que yo compré un boleto de ida porque me faltaban los diez dólares para comprar un boleto de ida y vuelta. Uno de los grandes maestros a esa conferencia era hermano Gustav Hoyer, profesor de profesores, matemático, astrónomo, y maestro de la Biblia con un espíritu bonito. La cosa más importante que yo recuerdo que él dijo que me impresionó lo suficiente para escribirla en mis notas era esto: "La primera cosa que nosotros necesitamos más que nada es el espíritu de discernimiento.”

Ralph Barney y John Green trajeron un mensaje muy ungido en la última tarde de esa conferencia sobre pasar por el tercer velo. La llamada salió para aquéllos que podrían oír que echaran adelante y declaran, “Por fe yo paso por el tercer velo en el lugar santísimo.” Yo era uno de muchos que lo hicieron. Yo no sé cómo esto afectara a más nadie, pero para mí tenía un efecto profundo en mi vida, y desde hace ese momento y durante meses después yo notaba que cada vez que yo entraba en oración el Espíritu de Dios me venía. Yo podía sentirlo físicamente. Al principio yo pensé que era coincidente, pero aun permanecía después de que yo volví a casa. 

El último día de la conferencia, yo encontré un poco tiempo para tocar el piano (una afición que yo disfruto en ocasiones). Mientras yo estaba tocando, una mujer subió detrás de mí y puso algo en mi bolsillo de la camisa. Cuando yo terminé la canción que yo estaba tocando, yo descubrí lo que era. Eran diez dólares. Dios estaba recordándome que Él sabía todas mis necesidades y siempre me proveería y sostendría. 

Yo volví casa el 26 de mayo. El próximo día que yo empecé a orar y ayunar en serio para poder oír la voz de Dios y buscar Su cara en preparación para el ministerio. En el tercer día del ayuno yo estudié el ayuno de 40 días de Jesús en el desierto y cómo él superó las tentaciones. ¡Esto me hizo determinado ayunarme los 40 días si necesario para oír Su voz! Pero Dios me tenía misericordia en mi ignorancia y les dio una palabra a mis amigos de Texas para mí tarde en esa misma noche. Ellos llamaron a las 2:00 de la mañ ana con las disculpas para decirme esta palabra: 

Steve percibe bien ayunarse en este momento en preparación para un gran paso de aprendizaje qué él está a punto de tomar. . . A tres días le deben bastar para quitarle lo suficiente de la escoria del mundo para permitir Mi Espíritu para fluir libremente en su cuerpo que es Mi templo. . . Usted no debe ayunar más para no debilitar su organismo. 

Ellos estaban desprevenidos que yo había completado justamente tres días de ayuno, así que me di cuenta que ésta era una palabra de Dios NO ayunarme más. Retrospectivamente yo sé que para oír la voz de Dios no se logra por ayunar ni por cualquier otra disciplina. Puede ser útil a algunos, pero no es el factor decisivo. Es más una cuestión de enfoque y conciencia. Yo vine a oír porque yo enfoqué mi atención en Dios con un deseo interno de oír Su voz que excedió todo los otros deseos. En enfocar mi atención en Él, yo me di cuenta más y más de Su presencia y estaba por consiguiente más conectado con Él y capaz para oír. 

El 5 de junio de 1982 yo me levanté temprano y fui a la iglesia de mi suegro para estar solo y orar. Yo le dije todo lo que yo necesité decirle primero a Dios, para que yo pudiera aclarar a mi mente de desorden. (Nuestra necesidad de hablar con Dios y aliviarnos nos distrae de oírle hablar.) Entonces me tranquilice y enfoqué mis pensamientos en Él, mientras pidiéndole que me hablara.   

Entonces, me parecía tener pensamientos de Dios hablándome, así que yo escribí lo que yo "oí" en un cuaderno. Únicamente oí unas cosas e incluso no estaba seguro si todo esto era “solo yo” o si Dios me hablaba. Yo he aprendido desde este tiempo que el sonido apacible y delicado es al principio indistinguible de la propia mente de uno. De hecho, sólo es cuando nosotros persistimos y guardamos archivos de Sus palabras que nosotros podemos aprender la diferencia. En mis archivos yo escribí: “Yo le pedí la confirmación a Dios, para que yo pueda determinar si es de Él o mis propios ecos.” 

El próximo día, mis amigos de Texas llamaron de nuevo. Ellos habían orado, “Señor, Steve parece estar en una encrucijada y pide su dirección.” El Señor les dijo:

Steve ya recibe Mi dirección y es Mi querido. Todavía Él no ha aprendido a percibir Mis palabras como usted, pero la habilidad de reconocer Mi presencia y Mi bendición y afirmación es un gran paso adelante. . . Todos que me buscan pueden encontrarme si ellos abren de verdad sus corazones. Ellos me encontrarán dentro de sus propias almas dónde yo siempre he estado en el lugar secreto. . . Steve también debe ir donde yo lo llevo. Él está aprendiendo rápidamente de Mi verdad espiritual. . . Usted siempre tiene que caminar en la fe, nunca en el miedo. Usted siempre debe saber que Mi amor y protección y dirección van por todas partes con usted y con los que de verdad me buscan. 

De nuevo, ellos estaban desprevenidos que yo ya había empezado a oír la voz de Dios y que yo había pedido la confirmación. De hecho, esta palabra les confundió un poco, porque ellos asumieron que yo todavía estaba esforzándome oír. Aún Dios les dijo que Él ya estaba guiándome. Ellos telefonearon para llevar esta palabra a mí. ¡Cuando yo les conté mi reciente “oyendo,” ellos estaban alborozados y dijeron, "O, ahora esta palabra hace sentido! Nosotros quizá pensáramos que Dios quería decir que Él estaba guiándole en general a través de las circunstancias.”

Esto era cómo me di cuenta que yo había penetrado de hecho por el velo y había entrado en una nueva relación con Dios que yo no había experimentado previamente. Al pasar tiempo, yo vine a entender que todos nosotros oímos la voz de Dios. El problema es reconocer que es Dios como destinto de nuestras propias mentes. Nosotros constantemente oímos dos voces: la voz de nuestra propia mente (nuestra conciencia) y la voz de Dios. El gran desafío es distinguir entre las dos.

La conciencia es hecha por el hombre. Nuestros padres, maestros, compañeros de escuela, y otros forman nuestra conciencia en nuestra vida temprana. Los ídolos del corazón gobiernan encima de la conciencia. Únicamente la conciencia puede dar dirección exacta al entrar en unidad con la voz y carácter de Dios. Esto sólo tiene lugar cuando sus ídolos se derrocan.

Al principio, la voz de Dios propende a estar en pugna con la voz de nuestra propia mente, y nosotros luchamos a menudo. Es una batalla entre Dios y el ídolo del corazón. Quien gana  la batalla se hace gobernante supremo en esa área de vida. Si el ídolo gana, nosotros no oiremos Dios correctamente en esa área de vida hasta otro día cuando Dios de nuevo desafía al ídolo y lo derroca. Finalmente, la meta es la renovación de nuestras mentes, cuando nuestra conciencia es siempre en acuerdo completo con la voz de Dios.

La Comprobación de Nuestra Fe

Después de reconocer la voz de Dios en el principio de junio de 1982, yo gozaba en la luz de Su voz durante las próximas semanas. Él me dio muchas revelaciones que han resultado ser fundamentales a la llamada Él tenía para mi vida y a mi comprensión de Sus maneras. Éstas son personales y no tienen relación directa con el propósito de este libro que es cómo oír Su voz. Empero aprendí un principio muy importante, en gran parte por accidente, pero a la vez sé que fue divinamente inspirado. Es la ley del testigo doble.

Poco después que empezaba a oír, le pedí al Señor lo que llamé "un verso personal de Escritura". Él me dio entonces una referencia de la Biblia que yo buscaba para ver lo que decía. Del principio yo notaba que las Escrituras que Él siempre me daba parecían tener algo que ver con la palabra que Él me acababa de dar. Finalmente caí en la cuenta que Él estaba confirmando Su palabra por el testigo doble y que el Espíritu y la palabra atestiguan a la verdad.

Ésta era una manera simple de obtener confirmación inmediata de Su palabra. Después, me daría cuenta de que el Espíritu no sólo usaría esto como un testigo doble, sino también como una ocasión para enseñarme el principio espiritual detrás de la palabra escrita. Desde entonces, mis archivos están llenos con notas dónde el Espíritu de Dios me ha enseñado cómo la ley divina opera en tales cosas como guer ra espiritual, intercesión, y administración de verdadera justicia y misericordia a otros. Por esto yo empecé a aprender el intento de la ley, y no sólo la superficie de su aplicación.

Yo realmente no aprendí sobre la guerra espiritual hasta que Su palabra hablada fue probada por fuego más allá de lo que yo jamás podría haber imaginado. Yo era demasiado joven en estas cosas para saber que todo lo que Dios ama Él mata-primero a Jesucristo, y luego a todos los demás–para que llegáramos a ser todos uno en Él y podríamos identificarnos con Su muerte. Yo supongo yo había creído equivocadamente que Dios sólo nos probaría a punto de desastre, pero nunca nos empujaría encima del borde. Yo descubrí en cambio que Cristo enseñó a todos nosotros el camino a la cruz, porque Él no nos pide aguantar lo que Él no aguantó primero. Él se murió, no para que nosotros pudiéramos evitar la muerte, sino para enseñarnos cómo morir con significado y propósito.

Durante el mes de junio de 1982, Dios me había dado palabras de consuelo al mostrarme no tener miedo del futuro, sino tener fe que Él me proveería y me llevaría. Yo esperaba que Él viniera con gran poder y majestad para salvarme de todos mis problemas. En cambio, yo encontré que cuando Él viene a salvarnos, Él nos mata, así como Él hizo a Su Hijo unigénito y querido. Pasó que mi situación culminó en julio de 1982. Habiendo estado desempleado durante siete meses (y con ninguna manera de conseguir un trabajo, no importaba lo mucho que yo intentara), yo me derrumbé al lugar dónde yo no tenía nada menos mi familia. Si Dios no me librara por el día 12 del julio, yo estaría aplastado por la deuda y tendría que trabajar como un esclavo sin pago (literalmente).

El 9 de julio de 1982 yo oré para saber si Dios fuera a librarme como Él me había prometido. Me  dio Hab. 2:3.

3 Aunque por un tiempo la visión tarde en cumplirse, al fin ella hablará y no defraudará. Aunque tarde, espéralo; pues sin duda vendrá y no tardará. 4 He aquí, aquel cuya alma no es recta dentro de sí está envanecido, [presume demasiado] pero el justo por su fe vivirá.

Ésta no era definitivamente una señal buena. Yo esperaba lo que Dios me quería decir fuera la última frase de verso 3, que la visión NO se quedaría atrás. Yo cerré la Biblia e intenté no pensar más sobre esto. Ciertamente ésta no era la palabra que yo quise oír. Ciertamente Dios no haría esto a mí. Al fin y al cabo yo había puesto toda mi fe en Su liberación. Ciertamente Dios honraría mi fe. Yo no sabía en aquel entonces que cuando Dios nos habla para darnos fe, Él también le agrega a nuestra fe paciencia que sólo viene con prueba y tribulación. Santiago 1:3 dice, la prueba de vuestra fe produce paciencia”. Romanos 5:3 dice, “la tribulación produce perseverancia” [paciencia]. Definitivamente no quise aprender paciencia. Yo quería que Dios me lo echara todo por la manera fácil. Así no hizo.

El próximo día (el 10 de julio de 1982) Él habló esto a mí:

Tú has llevado mucho por mí, y yo te lo redimiré. Pero primero vas a Egipto. Allí tú los verás  Mis trabajos poderosos. Es necesario que tú vayas a Egipto. No temes ir allá, porque yo siempre estaré contigo. Yo no te dejaré. Yo seguiré hablándote y enseñándote cosas nuevas cada día.

¿Padre, y esas promesas que me has hecho a mí?

Ellas sólo han estado diferidas, como te dije ayer. Ellas sucederán, todas que he hablado, ciertamente. Si tú ascenderías al poderío como hizo José, tú tienes que estar primero en el calabozo, como él estaba. No temes, porque yo también te enseñaré lo que yo le enseñé y te hablo, como yo le hablé. 

“¿Por el cual sabré que me has hablado?”, le pregunté con un poco de ira.

Santiago 1:19. . . (Sabed, mis amados hermanos: Todo hombre sea pronto para oír, lento para hablar y lento para la ira;)

Después, al tranquilizarme un poco le pregunté “¿Por qué retarda la visión?”

Santiago 1:2-4. . . Hermanos míos, tenedlo por sumo gozo cuando os encontréis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. Pero que la paciencia tenga su obra completa para que seáis completos y cabales, no quedando atrás en nada. Entonces Él me dijo sencillamente, “Tú me has pedido mucho de Mí”.

Bien, eso era verdad. Yo le había pedido de hecho mucho a Dios. Como todos los demás, yo quería conocerlo y el poder de Su resurrección. Yo había querido que Dios me utilizara en el establecimiento de Su Reino. Quizás era simplemente ambición carnal cubierta en vestiduras espirituales, pero yo no quise ser un cristiano regular que ve poco, no oye nada, y sabe menos.  Pero yo leí las Escrituras que hablaban sobre gobernar y reinar con Él, y yo supe que yo quería ser parte de esa compañía. Tan pronto como descubrí que Dios habla a las personas aun hoy día,  supe que yo nunca sería satisfecho hasta que yo no investigara por completo esta área entera de experiencia cristiana.

Y así empezó una caída hacia abajo a la muerte y destrucción completa hasta que perdí toda la esperanza de ver de nuevo la luz. Yo moví a mi familia a Minnesota para vivir indefinidamente con mis padres. Entretanto, mi madre moría de cáncer, y yo tenía que ayudarle mientras mi padre trabajaba para ganarse la vida. Para pagar una deuda, yo trabajé sin la esperanza de ser pagado. Mi esposa tomó un trabajo nocturno en una casa para ancianos como ayudante de enfermera. Entonces uno de mis hijas se enfermó con problemas de riñones. Ninguna cantidad de oración resultó en cualquier diferencia. Yo no tenía el dinero para otras remedias, aunque yo hubiera sabido qué hacer. Finalmente yo tenía que sacarle un número del seguro social y una “tarjeta verde” para que ella pudiera ir al hospital de la Universidad de Minnesota por el tratamiento sub sidiado por el gobierno. 

Finalmente, en el 23 de octubre de 1982 yo entré en “la densa oscuridad donde estaba Dios” (Éxodo 20:21). Me morí ese día. Mi comprensión de Dios falló completamente. Yo perdí toda la esperanza. No me quedaba nada de la fe que Él cumpliría Sus promesas a mí. Lo que me aplastó más que nada era el saber que Él me había hablado de hecho, pero de algún modo Él me había desamparado. Cuando yo regresé a casa esa noche después de acompañar a mi esposa a su trabajo en el pueblo, yo le pedí a Dios que me dejara simplemente solo y que me permitiera vivir una vida normal como todos los demás. “¡Yo no trataría a mi perro de esta manera!”,  yo dije en  desesperación total. En mis notas personales durante ese día, yo escribí esto:

“Ya casi no puedo aguantar más. Más vale que admita que yo soy arruinado, y me cuesta empezar de nuevo en un nuevo tipo de vida. La fe es demasiada impráctica. Yo también debiera admitir que no funciona, por lo menos no para mí. Lo más yo intento enfrentar a los problemas con la actitud apropiada, lo más Dios me pega encima de la cabeza. Es como si Él está intentando hacerme admitir la ruina y dejar Su camino. Hasta ahora, yo he tomado todo lo que me ha tirado y he seguido en la lucha. Quizá si yo me rinda y deje de pelear, Él dejará de azotarme. No es equitativo, ni tampoco es Él justo en prometerme una cosa mientras hacerme otra. Si Él me daría de vez en cuando un poco de ánimo, yo pudiera echar adelante. Pero yo conozco a gente que puede manejar a los empleados mejor que Dios hace. Yo apenas puedo agradarlo. Yo dejo.”

Mientras la desesperación me iba rodeando, yo era como un muerto durante los próximos 42 días. Durante ese tiempo, mi esposa no podría aguantar la presión y me dijo que si las cosas no cambiaran por el primero del año, ella tendría que llevar a los niños a Wisconsin para vivir con sus padres. Yo sabía que ella tenía razón, pero no había nada yo podría hacer para cambiar la situación.

Por este tiempo mi madre estaba casi postrada en cama y me necesitaba más que nunca. Así yo oré-o más bien, informé a Dios-que si nosotros no estuviéramos fuera de allí por el primero del año, yo pondría una maleta y haría autostop al sur con la familia. Y si nadie nos diera un paseo, nosotros caminaríamos a pie. Aun así, yo sabía que Dios me podría impedir fácilmente no hacer esto, si Él escogiera hacerlo. No había nada que hacer menos esperar por Dios que hiciera  algo. 

Entonces en el 4 de diciembre de 1982, Dios empezó a mover. Era un año al día después de mi resignación de la iglesia en Nuevo México. Yo recibí un bulto de hojas informativas de la Red de Oración. Leyendo estas hojas informativas marcó el principio del fin de mi prueba, ya que comencé a entender el propósito de Dios en pasarme por esta prueba. De nuevo, un año al día después de que nosotros físicamente salimos de Nuevo México yo recibí una llamada telefónica de Arkansas ofreciéndome un trabajo como tipógrafo para una nueva compañía.

Era el 30 de diciembre de 1982. Dios me satisfizo mi fecha tope, y yo no tenía que hacer autostop al sur. Alguien fue enviado en un carro de mudanzas para movernos a Arkansas. Nosotros le dejamos el 22 de enero a Minnesota y llegamos a Batesville, Arkansas el 23 del mismo.

Precisamente eran 414 días después de mi resignación en el 4/5 de diciembre de1981 al 22/23 de enero de 1983. Mi “Tiempo Maldito” había acabado finalmente. Hubiera sido útil para mí en esos días si yo habría sabido sobre regulaciones bíblicas de tiempo. Pero yo no conocí nada del Tiempo Maldito hasta 1991. Cuando las naciones están en Tiempo Maldito, es aplicado en ciclos de 414 años. Cuando aplicado a las situaciones personales, es sólo ciclos de 414 días. Pero esto es asunto para otro libro.

La noche antes que yo salí de Minnesota yo tenía una charla larga con mi madre, a sabiendas que esta era la última vez que yo la vería viva. Ella me dijo que ella había orado y supo que era la voluntad de Dios que nosotros debiéramos mover a Arkansas. Ella esta en paz y ya había entrado en el descano de Dios cuando ella se murió el 15 de febrero. Mi madre era una mujer notable. Más de cualquier otra persona, sus oraciones y su fe formaron mi vida.

El Tiempo de Restauración

En mi libro, Secretos de Tiempo, yo demostré cómo Dios siempre parece agregar 76 años al final de un período de 414 años para provocar Tiempo Bendito (490). El número 76 indica un tiempo de limpieza y restauración para llevarnos totalmente en la voluntad perfecta de Dios. Yo no era ninguna excepción. Habiendo completado mi tiempo de 414 días de disciplina y prueba, yo entré ahora en un último período de 76 días en Tiempo Bendito. Los 76 días eran del 23 de enero al 9 de abril de 1983. Aunque yo era totalmente ignorante de estos ciclos de tiempo precisos, yo guardé archivos cuidadosos que me permitieron armar estos datos diez años después.

En un avión fui a Nuevo México el 27 de enero para mover a la casa en Arkansas nuestros mobiliarios caseros que habían almacenado durante el último año. Entonces el 1 de febrero yo recibí un aviso de la Red de Oración (yo había unido con ellos formalmente el 16 de enero de 1983) que nos llamaba a guerra espiritual el 7 de febrero. Decidí ayunarme por 7 días. Durante este ayuno vino a mi mente que ya se cumplió la palabra de Dios del 10 de julio de 1982 cuando Él me dijo que yo era como Joseph en el calabozo. Joseph estaba en el calabozo durante doce años; yo empecé mi salida después de doce meses al mismo día.

El 9 de febrero mientras oraba, el sentir vino a mí que  hiciera un viaje a Nuevo México y Arizona para reconciliarme con el pasado, y que volviera a casa el 8 de abril. Yo también le oí citar el verso del libro de Jonás, “¡De aquí a cuarenta días Nínive será destruida!” Yo interpreté esto para significar que fuera un viaje de 40 días. Si el viaje terminara el 8 de abril, entonces yo tendría que partir el 28 de febrero.

Realmente no quería hacer un viaje tan largo, ni tampoco quería hacerme frente al pasado. Después de todos, ellos me habían forzado fuera del ministerio y habían pedido mi resignación. A mí me parecía que eran ellos me hicieron mal ya que fui yo que literalmente perdió todo. Y ahora Dios estaba exigiéndome que gastara el dinero en un viaje largo para reconciliar el pasado, hacer disculpas, y no requerir ningunas en cambio. Así que yo escribí cartas que pedían permiso para yo poder hablar con los líderes de la iglesia en Arizona y Nuevo México, y entonces fui rápidamente al correo para echar las cartas para no acobardarme.

Esa misma tarde nosotros recibimos el aviso de nuestro nuevo propietario que él acababa de vender la casa, y que nosotros tendríamos que salir dentro de 30 días (el 10 de marzo). Parecía como si el viaje se hubiera sido hecho una imposibilidad.

Había cuatro “montañas” que tendrían que desaparecerse para hacer este viaje posible. Primero, mi madre estaba muriendo, y yo apenas podría estar haciendo un viaje largo, sólo para acortarlo debido a su entierro.

Segundo, yo acababa de moverme no sólo a Batesville para trabajar, pero también me habían pedido que encabezara un grupo de estudio de la Biblia allí, organizado bajo el nombre de la Iglesia del Reino de Dios. ¿Cómo yo podría viajar inmediatamente después de haber llegado allí? No, ellos tendrían que ser de acuerdo y comisionarme ir por imponerme sus manos.

Tercero, yo estaba escéptico incluso que las personas en Arizona y Nuevo México estarían de acuerdo en verme. Yo necesitaba una invitación de ellos, indicando su acuerdo en verme. 

Cuarto, nosotros necesitábamos una casa para alquilar antes de que yo saliera.

Bien, mi madre se murió el 15 de febrero, y yo volví a Minnesota por una semana (en un automóvil regalado a mí por un amigo). Yo recibí una invitación el 28 de febrero de Arizona que empezó la cuenta atrás de los 40 días al 8 de abril. Esto corrigió mi comprensión del período de los 40 días. El 28 de febrero no era el día que yo saldría, sino el día en que yo recibiera la invitación requerida.

El grupo local en Batesville me comisionó ir en el viaje el 6 de marzo, el mismo día que nosotros encontramos otra casa en que vivir. Nosotros movimos el 7, 8, y 9 de marzo. Yo empecé el viaje el 10 de marzo. Así que se volvió un viaje de 30 días dentro de un tiempo de reconciliación de 76 días. (Después muchos años yo descubrí que todos los períodos de 76 días dividen naturalmente en 46 y 30.)

De mi perspectiva, el viaje era un éxito en que yo hice todo que Dios me dijo que hiciera. Yo no hice ningunas acusaciones, sino ofrecí sólo disculpas. Cuando yo los dejé, yo estaba satisfecho y alegre en mi corazón. Desgraciadamente, la reconciliación parecía beneficiarme más a mí que a la mayoría de ellos, pero yo sabía que yo había sido obediente y había hecho todo lo que yo pude. Ahora yo podía echarme adelante al nuevo mundo que Dios me había abierto.

Yo llegué a casa alrededor de medianoche del 8/9 de abril de 1983 precisamente 76 días después de mover a Arkansas y precisamente 490 días después de que yo había resignado la iglesia en Nuevo México. Yo estaba ahora en Tiempo Bendito y podía empezar una nueva vida.

Las Lecciones Aprendidas

Cuando Dios probó mi fe, yo no pasé la prueba–sólo me fallecí. Toda mi propia fe se quemó en la prueba ardiente, y todo lo que permaneció eran Su palabra y la fe de Jesús. La verdad brutal era que mi fe era insignificante al plan de Dios. Mi fe no estableció nada. Él me derrumbó al lugar de desesperación total dónde yo no tenía la fuerza para “nombrarlo y clamarlo”. Se establecieron todas Sus promesas a mí puramente en la fuerza de Su palabra, sin tener en cuenta lo que yo hice, sin tener en cuenta mi fe, y sin tener en cuenta mis demandas. Todo lo que Él requirió de mí era yo morirme y quitarme de Su medio. Él hizo todas las cosas por el consejo de Su propia voluntad (Efesios 1:11). No tengo ninguna jactancia de fe. Yo sólo puedo alardear de la grandeza y amor de Dios.

Yo me volví una nueva persona, una nueva criatura en Cristo por experiencia no sólo por doctrina. Yo vine a comprender que yo no estoy aquí para manifestar mi fe, pero simplemente para testificar a las obras de Dios, las que yo veo y oigo. Más que nada, yo sé ahora por la experiencia dura que Romanos 8:28 es verdad.

28  Y sabemos que Dios hace que todas las cosas ayuden para bien a los que le aman, esto es, a los que son llamados conforme a su propósito.

Yo había creído y enseñado esta Escritura durante muchos años antes que Dios la usó en mí para ver si yo realmente pudiera creer Su palabra en medio de la prueba ardiente. En el calor de la prueba (el 23 de octubre de 1982) yo hice un descubrimiento interesante: En mi mente yo no podía creer ya esta palabra, y por esta razón yo escribí: “Yo dejo”. Aún profundamente en los huecos de mi espíritu, yo siempre sabía que Dios seguramente haría para mi bien todas las cosas. Había fe en mi espíritu cuando toda la fe hecha por la naturaleza del hombre había distendido de mi mente carnal y alma.

Yo aprendí una muy valiosa lección a través de esto. La fe no es un estado de mente; es un estado de espíritu. La mente sólo trata con las persuasiones; el espíritu es la casa de fe. Yo sé que el apóstol Pablo también experimentó muchas pruebas de su fe, y por esta razón él pudo escribir en Romanos 7:17, “Yo sé que en mí, a saber, en mi carne, no mora el bien”.

Quizás la lección más notable que yo aprendí en esto era que la prueba de nuestra fe se da, NO para probarnos virtuosos y fieles, sino para probar que en nuestra carne no mora cosa buena. Es para mostrarnos las limitaciones de la carne, no su fuerza hacia Dios. Mi carne con sus persuasiones carnales era bastante fuerte, y por eso llevó cerca de un año para morirse. Pero cuando finalmente yo dejé de luchar y me morí, entonces Dios me levantó como una nueva creación en Él.

Esta resurrección era sólo el principio, sin embargo. Había muchas más lecciones cruciales que yo tendría que aprender todavía. La revelación de José sobre estar en el calabozo durante doce meses sólo era aplicable a aquel primer año. Todavía tendría un cumplimiento a largo plazo de doce años (1981-1993) que no cesaría hasta el fin de la era de la Iglesia. Durante ese t iempo, yo tendría que morirme dos más veces (hasta ahora) para aprender las consecuencias de desobediencia a la voz de Dios.

Yo nunca ceso de dar gracias a Dios por Sus disciplinas, porque yo he aprendido que Él disciplina a Sus hijos (Hebreos 12:5-7). Por medio de esto yo soy confortado aún en las punzadas de muerte. “Si en el Seol hago mi cama, allí tú estás”. (Salmo 139:8).

Oyendo la voz de Dios ha sido la más maravillosa, asombrosa experiencia de mi vida. Pero también ha sido una prueba ardiente. Así cuando Dios me mostró de Éxodo 20:18-21 cómo Israel estaba de pie lejos, atemorizados para subir el monte en el fuego con Moisés para oír la voz de Dios, yo ciertamente podía entender el sentimiento. Si, cuando yo empecé por este camino, yo hubiera tenido cualquier indicio de lo que era por delante, yo probablemente habría unido con la muchedumbre de Israelitas lejos del monte y su fuego.

Pero Dios me engañó por enfocar mi atención en las promesas que entrarían en el fin, en lugar de de las pruebas en el camino. Al principio yo estaba bastante disgustado y enfadado con Él para esta decepción divina, así como Jeremías dijo cuando le puso en el cepo de la puerta en Jeremías  20:1-9,

2 Y golpeó Pasjur al profeta Jeremías y le puso en el cepo de la puerta superior de Benjamín, al lado de la casa de Jehovah.

7 Tú me has persuadido, oh Jehovah, y yo fui persuadido. Fuiste más fuerte que yo, y has prevalecido. Todo el día he sido objeto de risa; cada cual se burla de mí.

9 Digo: "No me acordaré más de Él, ni hablaré más en su nombre." Pero hay en mi corazón como un fuego ardiente, apresado en mis huesos. Me canso de contenerlo y no puedo.

Jeremías no era diferente de cualquiera de nosotros hoy en que él tenía que pasar por la prueba ardiente de su fe debido a la palabra que él también se había atrevido a oír. Nuestro Dios es un fuego consumidor. Oyendo Su voz no es una llamada a la victoria gloriosa, pero una llamada para morirse. Esto no se significa descorazonar a las personas de oír Su voz, sino una voz de consuelo a aquéllos que están muriendo en medio de Su fuego.

Dios no odia a aquéllos que Él disciplina; Él disciplina porque Él les ama a Sus niños y tiene la intención de refinarlos como oro y argenta para reemplazar su escoria con la naturaleza divina. Él tiene intención de producir una gente en Su imagen para que ellos gobernaran y reinaran con Él, y para que ellos, a su vez, enseñaran a otros cómo morirse, siguiendo a Jesús a la Cruz. 

Amando a Nuestro Padre Celestial

En criar a los niños propiamente, el mundo tiende a creer que la disciplina es dañosa al desarrollo de un niño. También algunos padres se niegan a disciplinar a sus niños basándose en que quieren que sus niños los amen. Esos padres no comprenden que la disciplina no es el problema, mientras tanto se lo administran sin abuso. Ambos disciplina y abuso deben ser definidos por la Escritura. Esto está fuera del alcance de nuestro estudio presente, claro, pero nosotros queremos apuntar que la mayoría de los niños que aman a sus padres son aquéllos niños que fueron disciplinados propiamente por sus padres en su vida temprana.

Es el mismo en nuestra relación con nuestro Padre celestial. Aunque las disciplinas de Dios pueden ser a menudo bastante severas, haciéndonos querer huir de Él, nosotros lo amaremos al fin, porque Él nos disciplina para madurarnos, para ser capaces de conocer Su propio agape amor. El más gran mando, Jesús dijo, se encuentra en Deuteronomio 6:4 y 5.

4 Escucha, Israel: Jehovah nuestro Dios, Jehovah uno es. 5 Y amarás a Jehovah tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas.

Muy a menudo nosotros enfocamos tanto en la parte que nos ordena que lo amemos que nosotros nos olvidamos cómo esto se hace. La llave está en la primera frase: “Escucha Israel”. Oyendo a Él es el primer paso hacia amarlo. Primero nosotros oímos, y esto produce la fe. Segundo, esa fe es probada por el fuego, para que la fe sea pura y no dependa de ninguna carne humana o entendimiento humano. Tal comprobación produce paciencia, o perseverancia. Sólo entonces nosotros recibimos las promesas. Hebreos 6 nos dicen,

12 a fin de que no seáis perezosos, sino imitadores de los que por la fe y la paciencia heredan las promesas. 13 Porque cuando Dios hizo la promesa a Abraham, puesto que no podía jurar por otro mayor, juró por sí mismo 14 diciendo: De cierto te bendeciré con bendición y te multiplicaré en gran manera. 15  Y así Abraham, esperando con suma paciencia, alcanzó la promesa.