You successfully added to your cart! You can either continue shopping, or checkout now if you'd like.

Note: If you'd like to continue shopping, you can always access your cart from the icon at the upper-right of every page.

Quantity:

Total:

Filters

Categories

Secretos del Tiempo

La revelación del tiempo revelado en las Escrituras y en la historia. Revela la importancia de octubre de 1986 como el 120 Jubileo de Adán y la declaración legal del Jubileo en el otoño de 1986. El libro muestra el orden en la historia y cómo nada sucede por accidente. Revela "el tiempo de los problemas de Jacob" y cómo Estados Unidos, Canadá, Gran Bretaña y otras naciones encajan en el Plan general de Dios.

Category - Long Book

Capítulo 15

Los problemas de Jacob cumplidos en las Naciones Modernas

Habiendo establecido que "el tiempo de angustia de Jacob" se refiere a dos tiempos de 21 años en la vida de Jacob y dos ciclos de 210 años en el cumplimiento nacional, vamos ahora al cumplimiento profético a largo plazo de este tiempo que nos lleva a la historia moderna. Este ciclo de largo plazo se extiende 12 x 210 años, con un total de 2.520 años.

Según el calendario del epónimo asirio, Tiglath-Pileser III (Rey Pul de 2 Reyes 15:19) deportó a las tres tribus al este del río Jordán a Asiria en el año 745 a.C. Este cautiverio y deportación comenzó 24 años antes de la caída real de Samaria, la capital de Israel. Sin embargo, su tiempo de problemas de 2,520 años comenzó en el año 745 a.C. Sabemos esto por simple observación.

Esta superposición de 24 años no es inusual al tratar con la profecía bíblica. Es otro ejemplo de cómo Dios acorta el tiempo al comenzar el segundo evento antes de que el primer evento esté completamente concluido. Así pues, el último ciclo de 210 años de Israel se superpuso a su ciclo de largo plazo en 24 años, como se muestra en el gráfico que figura a continuación.

Secrets-of-Time-Spanish-Chapter-15-Img-1.png

Gran Bretaña y América: Una parábola histórica

El gráfico anterior muestra que la revuelta de Estados Unidos contra la monarquía británica en 1776 d.C. se produjo al final de 12 períodos de 210 años, que datan del comienzo del cautiverio de Israel. Este ciclo a largo plazo vincula los cautiverios de la Casa de Israel con los acontecimientos de 1776 de una manera sorprendente y muestra que nuestra historia moderna tiene una correlación directa con la de la antigua Casa de Israel. En otras palabras, estamos cumpliendo de alguna manera la profecía bíblica que trata de las llamadas "tribus perdidas de la Casa de Israel".

La forma de cumplimiento se revela en el cuadro de la página siguiente, que muestra cómo el decimotercer período de 210 años (1776-1986 d.C.) es una repetición virtual de los 210 años entre el 931 y el 721 a.C. Como recordarán, en el año 931 a.C. Salomón murió, y la Casa de Israel se rebeló contra la monarquía davídica por el tema de los altos impuestos sin representación (1 Reyes 12). Lo mismo ocurrió en 1776, cuando las colonias americanas se rebelaron contra la monarquía británica.

Tenga en cuenta también que estos dos ciclos terminan en los Jubileos. Samaria cayó en el 14vo Jubileo desde el cruce del Jordán de Israel. Del mismo modo, 1986 es el 120vo Jubileo de Adán. Los dos ciclos siguientes tienen, por lo tanto, principios y finales similares. Y como explicaré en breve, ambos ciclos requieren diez años adicionales para reparar la brecha entre las naciones.

Secrets-of-Time-Spanish-Chapter-15-Img-2.png

El gráfico de arriba ilustra la parábola histórica que está teniendo lugar y parece estar culminando en 1996. Aunque las interpretaciones pueden variar, el ciclo de tiempo es inamovible. En el capítulo 14, vimos cómo la historia de Ezequías estableció el patrón profético para los diez años posteriores a la caída de Samaria (721-711 a.C.). Pasaron diez años hasta el nacimiento de Manasés, que era una especie de Manasés y cuyo nombre significaba la reparación de la brecha entre Judá y José.

Sin embargo, no completamos la historia en el Capítulo 14, pero guardamos el resto por ahora.

Hay dos eventos en la historia de Ezequías que son importantes de entender. La primera es cuando Dios destruyó el ejército asirio que había estado amenazando con asediar Jerusalén. Esa historia está registrada en 2 Reyes 19. Se estableció el hecho de que Dios iba a declarar un Jubileo con diez años de retraso. En 2 Reyes 20, Dios nos muestra cómo se puede hacer esto legalmente.

Ezequías sanó

En 2 Reyes 20:1, encontramos que "en aquellos días" el rey Ezequías se enfermó gravemente. Dios envió a Isaías para decirle que iba a morir. Pero entonces Ezequías oró, y así Dios le dijo a Isaías que se diera la vuelta y regresara y le dijera que le darían otros 15 años de vida.

2Ki 20:1  En aquellos días Ezequías cayó enfermo de muerte. Y vino a él el profeta Isaías, hijo de Amoz, y le dijo: "Así dice el SEÑOR: 'Pon tu casa en orden, porque morirás y no vivirás.'"

2Ki 20:2  Entonces él volvió su rostro hacia la pared y oró al SEÑOR, diciendo:

2Ki 20:3  "Te ruego, oh SEÑOR, que Te acuerdes ahora de cómo yo he andado delante de Ti en verdad y con corazón íntegro, y he hecho lo bueno ante Tus ojos." Y Ezequías lloró amargamente.

2Ki 20:4  Y antes que Isaías hubiera salido del patio central, vino a él la palabra del SEÑOR, diciendo:

2Ki 20:5  "Vuelve y dile a Ezequías, príncipe de Mi pueblo: 'Así dice el SEÑOR, Dios de tu padre David: "He escuchado tu oración y he visto tus lágrimas; entonces te sanaré. Al tercer día subirás a la casa del SEÑOR.

2Ki 20:6  "Y añadiré quince años a tu vida, y te libraré a ti y a esta ciudad de la mano del rey de Asiria; y defenderé esta ciudad por amor a Mí mismo y por amor a Mi siervo David."

Isaías entonces le dio a Ezequías una selección de señales por medio de las cuales él podría saber con seguridad que esto era de Dios y que él en verdad sería sanado en tres días. La elección fue (1) dejar que el tiempo avance diez grados en el reloj de sol de Acaz; o (2) dejar que el tiempo retroceda diez grados en el reloj de sol de Acaz. El rey Acaz era el padre de Ezequías. Era famoso por haber construido un gran reloj de sol para que pudieran saber la hora con mayor precisión. Fue construido en el patio de la casa del rey.

Así que aquí está la historia: Isaías transmitió el mensaje de condenación de Dios a Ezequías, y luego abandonó la casa del rey. Mientras pasaba por el patio, pasando junto al reloj de sol de Acaz, Dios le dijo que "se volviera" y le dijera a Ezequías que le quedaban 15 años de vida. La señal que iba a dar Ezequías se refería al reloj de sol. ¿Debe la sombra avanzar o retroceder?

Ezequías dijo que era demasiado fácil adelantar el tiempo, ya que el tiempo normalmente avanza de todos modos. Eligió la otra opción, simplemente porque era más difícil, y si el tiempo pudiera ser revertido, entonces sabría que era verdaderamente la Palabra de Dios que viviría otros 15 años.

2Ki 20:11  El profeta Isaías clamó al SEÑOR, y El hizo volver atrás la sombra diez grados en las gradas por las que había declinado, en las gradas de Acaz.

Este notable milagro se llama "signo". Porque las señales tienen significados que van más allá de los milagros ordinarios, sabemos que esto tiene un significado profético para nuestro día de hoy. Cuando conectamos este signo con el signo del Jubileo en 2 Reyes 19, el significado se vuelve claro. Pero primero, miremos el reloj de sol mismo y veamos su lugar en las Escrituras.

Las Canciones de los Grados

La palabra hebrea para "grados" es mahalaw, que significa "elevación; literalmente un viaje a un lugar o condición más elevada; un paso. "Es también la misma palabra traducida "dial" en el versículo anterior. Literalmente, la sombra debía retroceder diez "pasos" sobre los "pasos" de Acaz. Aunque no es seguro cómo era este reloj de sol, sabemos que marcaba la hora del día. Este milagro del tiempo que Dios realizó fue conmemorado en una serie de 15 salmos conocidos como "Los Cantos de los Grados". Son los Salmos 120-134.

Según la International Standard Bible Encyclopedia, bajo el título "Degrees, Songs of," leemos en parte,

Según el Mish, Middoth 2:5, Sucá 51b, había en el templo una escalera semicircular con 15 escalones que conducía desde la corte de los hombres de Israel hasta la corte de las mujeres. En estas escaleras los levitas tocaban instrumentos musicales en la tarde del primer día de los Tabernáculos. Lo más probable es que los himnos fueran cantados por bandas de peregrinos en su camino hacia las tres grandes fiestas del año judío. El viaje a Jerusalén se llamaba "subir", ya fuera que el devoto viniera del norte o del sur, del este o del oeste.

Así que vemos de esto que los Cantos de Grados, asociados con el reloj de sol de Acaz y el gran milagro que ocurrió en los días de Ezequías, más tarde llegaron a ser usados en conexión con los días festivos de Israel, particularmente la Fiesta de los Tabernáculos. Había música al principio de la Fiesta de los Tabernáculos, en la tarde del primer día. Además, en el mismo libro, bajo "Dial de Acaz", leemos,

A la cabeza de estos mismos pasos en la entrada, los leprosos que habían sido limpiados de su enfermedad se presentaron a los sacerdotes.

Ya que la lepra es un tipo bíblico de la condición mortal humana heredada de Adán (Rom. 5:12), la limpieza del leproso tipifica nuestra purificación final y la limpieza de la mortalidad y el pecado que debe ocurrir algún año en el cumplimiento de la Fiesta de los Tabernáculos.

Tiempo de Ahorro Jubilar

El milagro del tiempo que Dios hizo por Ezequías se está repitiendo en nuestros días a mayor escala. Mientras que estos diez pasos en el reloj de sol representaban un mero cambio de 20 minutos en el tiempo de Ezequías, esto tiene un significado profético mucho mayor cuando se aplica a nuestra situación actual. Para nosotros los diez pasos profetizan de diez años.

En 2 Reyes 19, vemos que la promesa del Jubileo vendría en el tercer año (19:29). La promesa del Jubileo llegó ocho años después de la caída de Samaria. Dios dijo que no sembrarían ni cosecharían ese año ni el año siguiente, pero el tercer año el Remanente vendría. Ese "tercer año" fue el décimo año después de la caída de Samaria. También diez años después del 14vo Jubileo.

En 2 Reyes 20, Isaías le dijo a Ezequías que sería sanado al tercer día. Este tiempo es directamente paralelo al tercer año del capítulo anterior. Isaías le dijo a Ezequías que "subiría a la casa del Señor" (2 Reyes 20:5) ese tercer día. Hablando proféticamente, esto es sinónimo de la profecía del Remanente que aparece en el tercer año. Ambos hablan de las cosas que han de ocurrir en el cumplimiento de la Fiesta de los Tabernáculos en un año jubilar.

El pueblo subía a Jerusalén cada año en las tres fiestas principales de Israel (Éxodo 23:17). El coro Levítico cantó los cantos de los grados en las ceremonias de apertura de la Fiesta de los Tabernáculos. Una de esas canciones es el Salmo 122, que comienza con: "Me alegré cuando me dijeron: Entremos en la casa del Señor". Esto habría tenido un gran significado personal para el mismo Ezequías en cuanto a su día de curación, pues debía "subir a la casa del Señor" al tercer día (2 Reyes 20:5).

La promesa de Ezequías también tiene un gran significado para nosotros hoy en día mientras esperamos nuestra propia promesa de sanidad e inmortalidad. No estamos buscando la mera curación de una enfermedad mortal. Estamos buscando la reversión del proceso de muerte que ha funcionado en toda la humanidad desde el tiempo del pecado de Adán. Es la lepra espiritual en todos nosotros. Recordemos que los leprosos limpios estaban a la cabeza de esos quince escalones en el Templo cuando se presentaron ante Dios. Es también el lugar en el que estaremos cuando seamos presentados al Padre sin mancha, incorruptibles e inmortales, completamente limpios de la lepra que ha afligido a la humanidad durante sus 6.000 años de trabajo, esclavitud y muerte.

La historia de Ezequías nos dice que esta presentación de los leprosos para la limpieza está programada para que ocurra el tercer día después de que la promesa es dada. La promesa del Jubileo fue dada a Ezequías ocho años después del 14vo Jubileo. En nuestros días, 1994 es ocho años después del 120vo aniversario. De esta manera, el final del tercer año, o el tercer día, llegaría al otoño de 1996. De hecho, toda esta revelación sobre la historia de Ezequías y el tiempo que he obtenido fue algo que Dios me mostró el 2 de octubre de 1994. Estaba en Winnipeg, Manitoba en ese momento, donde me habían invitado a hablar en una conferencia. Al estudiar los ciclos de corto plazo a principios de agosto de ese año, había llegado a ver el 2 de octubre como un día muy significativo para observar. No me decepcionó.

La revelación llegó alrededor de la 1:00 a.m., y más tarde ese mismo día me llevaron a proclamar a la gente que la brecha entre Judá y José iba a ser reparada en breve. Me llevaron a leer Ezequiel 37:15-28 como una oración y como una proclamación profética. Es el pasaje que trata de los dos palos de Judá y de José que debían "hacerse uno en mi mano" (37,19). Así como el hijo de Ezequías, Manasés, el "remanente" prometido, nació al final del tercer año (diez años después de la caída de Samaria), así también fue puesto el cimiento del Templo en la caída de 1996. En segundo lugar, así como Ezequías fue sanado al tercer día para que pudiera subir a la casa del Señor, así también el tercer día fue el otoño de 1996, cuando se pusieron los cimientos de la nueva casa.

La gran parábola moderna del tiempo de la angustia de Jacob se repite hoy en la historia del mundo. El ciclo final de 210 años del problema de Jacob comenzó en 1776 d.C. con una revuelta contra la monarquía por parte de la Casa de Israel (José). El ciclo terminó en 1986 con motivo del 120vo aniversario. Sin embargo, tanto la Iglesia como las naciones no estaban preparadas ni se arrepintieron en el día de su visitación. Al igual que la Casa de Israel, su cautiverio se extendió más allá del Jubileo. En ese momento, Dios comenzó a trabajar dentro de los corazones de Su Remanente Vencedor para llevar estas cosas a su fin. En 1994, recibimos la promesa y el entendimiento de la profecía de Ezequías. Parece que en la declaración del Jubileo de 1996 vimos el "nacimiento de Manasés". Es el Remanente -el Templo- el que echará raíces hacia abajo y dará fruto hacia arriba (2 Reyes 19:30).

Esta obra del Templo -cuando termine- verá la plenitud del Espíritu derramada sobre un pueblo que será enviado a todo el mundo para predicar la Palabra con audacia y poner todas las cosas bajo Sus pies. La suya es la obra que unirá a las naciones bajo una sola Cabeza: Jesucristo. En el frente de esto estará la reunificación de Judá y José (Oseas 1:10). Podemos, por supuesto, especular sobre la forma precisa de cumplir con estas cosas, pero es mejor que este libro no se desvíe demasiado.

Lo que sí sabemos es que el otoño de 1996 fue el final de 220 años desde 1776. Sabemos que también fueron diez años después del Jubileo más culminante de la historia: el 120vo Jubileo. Sabemos que la revelación de Ezequías nos fue dada en 1994, ocho años después del 120vo Jubileo de Adán, que es directamente paralela a la revelación que Isaías le dio a Ezequías ocho años después del 14vo Jubileo desde el cruce del Jordán.

¿Cómo podría Dios establecer un Jubileo con diez años de retraso? En el estudio de los tiempos señalados, no hay tal cosa como "tarde". Dios nunca llega tarde en Su Calendario; aunque a menudo "llega tarde" en el nuestro. Dios es el Rey de las Edades, el Dios del Tiempo. Él es capaz de manipular el tiempo para que se adapte a sus propósitos, y sin embargo puede hacerlo sin violar ni una sola de sus leyes. En los días de Ezequías, puede parecer imposible que Dios detenga el mundo y lo gire hacia atrás, aunque sea por unos minutos, porque la tierra está girando a más de 500 millas por hora. Detenerlo nos tiraría a todos al suelo como si un jet golpeara la ladera de una montaña. Pero Dios lo hizo sin ningún efecto notable.

Esta señal era muy importante, porque establecía el "cómo" del tiempo señalado por Dios. La única manera de que el Jubileo pudiera cumplirse legalmente diez años más tarde era si Dios retrocedía el reloj diez años para que coincidiera con el tiempo legalmente establecido. La señal que se le dio a Ezequías nos dice que en lo que se refiere al tiempo legal, Manasés nació en el 14vo Jubileo (721 a.C.), aunque según los calendarios de los hombres era diez años tarde (711 a.C.).

Todo esto nos dice que en el otoño de 1996 Dios legalmente retrocedió el reloj diez años hasta el Jubileo 120, para que los cimientos del Templo pudieran ser puestos en la fecha legalmente establecida en 1986. Es lo que llamamos "Tiempo de Ahorro Jubilar".

Una vez que vemos esto, podemos reconocer las pequeñas pistas que Dios nos dio a lo largo de 2 Reyes 19 y 20. En 19:7, Dios dice que los asirios debían "regresar" a su propia tierra. En 19:33, se nos da la más fuerte insinuación: "Por el camino por el que vino, por el mismo camino volverá".

En el capítulo 20, Isaías le dijo a Ezequías la mala noticia de que iba a morir, pero cuando salió de la casa y se dirigió al patio central, Dios le dijo: "vuélvete". Esta Palabra llegó a Isaías al pasar junto al reloj de sol de Acaz. Mi suposición es que la Palabra vino cuando él verificó el tiempo. Todas estas cosas son pistas que nos dicen que Dios planeó dar marcha atrás al reloj. Así que Isaías le dio a Ezequías la opción de girar el reloj hacia adelante o hacia atrás, pero era una conclusión obvia que elegiría que Dios girara el reloj hacia atrás. Había que hacerlo de esta manera para representar el retroceso del reloj diez años hasta el 14º Jubileo, porque sólo entonces estas promesas del Jubileo podrían cumplirse en el momento fijado. Sólo así pudo nacer Manasés y salir el remanente en el momento señalado del Jubileo.

El cumplimiento de este acto profético se encuentra tanto en Pentecostés como en el Jubileo. Pentecostés, usted recordará, se mide en un ciclo de tiempo de 50 días de la Ofrenda de la gavilla mecida (Lev. 23:15), mientras que el Jubileo se mide en un ciclo de 50 años. Pentecostés es, en efecto, un tipo y la sombra de un Jubileo. Si los discípulos tuvieran que quedarse diez días desde la ascensión de Cristo hasta el día de Pentecostés, entonces quizás podríamos quedarnos diez años (1996-2006) para la plenitud. La única diferencia real, aparte de la duración del tiempo, es que el período de espera de los discípulos terminó en Pentecostés, mientras que nuestro período de espera se extiende diez años después del Jubileo.

La razón es simple. A Ezequías se le dio la opción de mover el reloj hacia adelante o hacia atrás diez pasos. Eligió este último, porque era demasiado fácil seguir adelante en el tiempo, después de todo, el reloj normalmente seguiría adelante de todos modos. En efecto, la elección de Ezequías fue establecer o bien el modelo de Pentecostés, o bien el modelo del Jubileo. Eligió el mayor de los dos: el Jubileo. Así, los discípulos se quedaron diez días, culminando en Pentecostés, mientras que nosotros hoy nos quedamos diez años después del Jubileo. Debemos ir más allá del Jubileo para que Dios pueda dar marcha atrás en el Tiempo de Ahorro del Jubileo.

¿Por qué Gran Bretaña y Estados Unidos?

La pregunta que surge naturalmente es: ¿Por qué Dios escogió a Gran Bretaña y a América para cumplir esta gran parábola del tiempo de la angustia de Jacob? ¿Cómo es que la Guerra Revolucionaria Americana comenzó en 1776, que es precisamente 2.520 años después de que la Casa de Israel comenzó a ser puesta en cautiverio y deportada a Asiria (745 a.C.)?

Hay una sólida razón histórica para ello. Cuando la Casa de Israel fue deportada por los asirios, el pueblo se "perdió" sólo porque perdió su nombre "Israel". La gente nunca se perdió. De hecho, comenzaron a multiplicarse grandemente en su cautiverio, exactamente como los profetas dijeron que lo harían. Por ejemplo, después de profetizar la cautividad y echar fuera de Israel, Oseas 1:10 dice,

Hos 1:10  Pero el número de los Israelitas Será como la arena del mar, Que no se puede medir ni contar; Y sucederá que en el lugar Donde se les dice: "No son Mi pueblo," Se les dirá: "Son hijos del Dios viviente."

Un estudio de los primeros dos capítulos de Oseas nos muestra que Israel debía ser desechado y divorciado de Dios. Debían ser dispersados ("Jezreel"); no debían tener misericordia ("Lo-ruhamah"); y no debían ser más el pueblo de Dios ("Lo-ammi"). Pero al mismo tiempo, Dios prometió que serían reunidos bajo una sola Cabeza (Jesucristo) y saldrían del cautiverio. De hecho, Dios les dijo que Él "te desposaría conmigo en justicia" (Oseas 2:19). La profecía culmina con un juego de palabras en hebreo. El nombre "Jezreel" significa "Dios dispersa", pero también significa "Dios siembra". (Hay que esparcir la semilla para sembrarla en el campo.) Así, al principio el nombre profetiza que Israel iba a ser esparcido; pero finalmente muestra el Propósito de Dios -sembrar a Israel en la tierra para multiplicarla como la arena del mar. A pesar de todo, Dios permanece fiel a su promesa a Abraham. Oseas 2:23 concluye,

Hos 2:23  La sembraré para Mí en la tierra, Y tendré compasión de la que no recibió compasión, Y diré al que no era Mi pueblo: 'Tú eres Mi pueblo,' Y él dirá: 'Tú eres mi Dios.'"

En otras palabras, aunque Dios en verdad desechó a Su pueblo Israel, esparciéndolo en las naciones por la mano de los asirios, el Propósito último de Dios era sembrarlo en la tierra, para que se multiplicara y cumpliera la promesa a Abraham. Además, Oseas profetizó que en el mismo lugar (de su cautiverio) donde se dice que no son el pueblo de Dios (Israel), serían cristianos conocidos como "los Hijos del Dios viviente".

El problema es que la mayoría de los escritores cristianos tratan de hacer que los judíos cumplan estas profecías, cuando los judíos, de hecho, están cumpliendo una serie de profecías completamente diferentes. Esta es la razón por la cual los maestros modernos cometieron un error tan grave en 1948, pensando que los judíos se convertirían dentro de siete años, y el tiempo de los problemas de Jacob estaba comenzando en ese momento. Cuarenta años más tarde, otro autor proclamó con audacia "88 razones" por las que Jesús venía en 1988. Una de sus "pruebas" más prominentes fue que esto fue 40 años después de 1948, lo cual dijo que era la "generación" que no pasaría hasta que hubieran visto todas estas cosas cumplidas (Mat. 24:34). Sus premisas se basaban en suposiciones históricas incorrectas sobre los judíos e Israel.

Si hubieran sabido que los judíos iban a cumplir las profecías de Edom y el remanente de Judá, en lugar de los que trataban con la casa perdida de Israel, no habrían cometido errores tan graves. Los judíos fueron ciertamente "desechados" en el 70-73 d.C., así como Israel fue desechado durante el 745-721 a.C. -pero la diferencia es que los profetas profetizan uniformemente cosas buenas para el Israel perdido aun durante el tiempo de su cautiverio; mientras que se pronuncian juicios severos sobre Jerusalén y el remanente de Judá.

Compare, por ejemplo, la profecía en Jeremías 18:1-10 sobre el alfarero. Dios dice que la Casa de Israel estaba manchada en la mano del alfarero, así que Dios iba a golpear la arcilla húmeda y rehacerla en un recipiente apto para Su uso. Entonces, comenzando en el versículo 11, Dios comienza a profetizar acerca de Jerusalén y Judá. Primero viene una acusación por sus pecados, y luego en el capítulo 19 vemos el final de esa profecía. Jeremías iba a tomar una vieja vasija de barro (a diferencia de la arcilla mojada que era flexible), iba a ir al basurero de la ciudad (valle del hijo de Hinnom, es decir, gehenna), y aplastar la vasija de barro allí, diciendo, en Jeremías 19:11-12,

Jer 19:11  y les dirás: 'Así dice el SEÑOR de los ejércitos: "De igual manera romperé Yo a este pueblo y a esta ciudad, como quien rompe una vasija de alfarero, que no se puede reparar más; y los enterrarán en Tofet por no haber otro lugar donde enterrarlos .

Jer 19:12  "Así haré con este lugar y con sus habitantes," declara el SEÑOR, "poniendo esta ciudad como Tofet.

El contraste es sorprendente. Una vieja vasija de arcilla, una vez rota, no puede ser rehecha en otra vasija. Sólo se puede usar arcilla húmeda y flexible para rehacer una vasija. La casa de Israel es como la arcilla flexible; el remanente de Judá-Edom será aplastado en gehena y nunca más será construido en un vaso de honor. Dios dijo que abandonaría a Jerusalén como lo hizo con Siloh (Jer. 7:14). Shiloh fue el lugar donde descansaba el Arca de la Alianza hasta el tiempo de Elí, cuando fue capturada por los filisteos. El Arca nunca regresó a Silo. Finalmente, David lo llevó a Jerusalén. Pero en los días de Jeremías, porque el pueblo de Jerusalén había hecho de ese Templo una cueva de ladrones, Dios abandonó ese lugar. Ezequiel vio partir la gloria (Ezequiel 10:4-19). Nunca regresó al Templo. Incluso cuando Zorobabel reconstruyó el Templo en el año 515 a.C., la gloria no volvió a él cuando lo dedicaron a Dios. El trabajo era bueno y estaba dirigido por Dios, pero el sitio mismo estaba maldito.

Esto es consistente con las profecías del Nuevo Testamento con respecto a la higuera maldita (Mateo 21:21), la parábola de la viña (Mateo 21:43-44), y la parábola de los ciudadanos que lo odiaban y no le permitían reinar sobre ellos (Lucas 19:27).

El punto es, alguien debe estar alrededor para cumplir estas profecías distintas para Israel y para la higuera maldita. La Casa perdida de Israel debe existir para ser rehecha en otra vasija; el remanente de Judá debe existir para ser aplastado en gehena. El problema viene cuando la gente piensa que la vasija destrozada va a ser reconstruida en una vasija apta para el uso de Dios, y cuando esa misma gente piensa que la Casa original de Israel está perdida para siempre. Tales suposiciones erróneas provocan enormes errores como los que vimos en 1948 y 1988.

La "Oveja Perdida" Encontrada

La Casa de Israel realmente nunca se perdió. Cuando los asirios los llevaron cautivos, se los conoció por otros nombres en los registros históricos de los asirios. En el libro de Merrill Unger, Arqueología y el Antiguo Testamento, página 243, leemos,

El contacto inicial entre Israel y Asiria ocurrió evidentemente durante el día de Omri, porque a partir de ese momento Israel aparece en los registros cuneiformes como Bit-Humri ('Casa de Omri'). Esta denominación oficial se aplicó a Samaria, la capital. Además, la designación de un rey israelita se convirtió en Mar Humri ("hijo", es decir, "sucesor real de Omri"). La referencia de Tiglat Pileser III a la tierra de Israel más de un siglo después por su nombre oficial Bit Humria evidencia el significado de Omri como gobernante en la historia de Israel.

La declaración de Unger es consistente con la visión de prácticamente todos los historiadores de la historia antigua. La antigua Casa de Israel era conocida en los registros asirios como Bit-Humri. La palabra "Bit" significa "casa" en lengua asiria. En hebreo, es "Beth", como en Beth-lehem, "casa del pan". Así, vemos que la Casa de Israel era conocida en la antigüedad con un nombre distinto a "Israel". Fue nombrado en honor al rey Omri, cuyo reinado está registrado en 1 Reyes 16:23-28. Él parece haber sido el primero en establecer algún tipo de relaciones diplomáticas con el rey asirio, y por lo tanto, la nación recibió el nombre de Omri.

Por supuesto, el nombre "Omri" en sí mismo es la forma en que lo deletreamos y pronunciamos en inglés moderno. En hebreo, originalmente se pronunciaba "Ghomri" y luego "Khumri". En realidad, se pronunciaba con un sonido "gh" gutural que todavía se encuentra en el idioma alemán, pero no en inglés. Sobre esto, podemos citar a una reconocida autoridad británica en literatura y costumbres asirio-babilonias, Theophilus G. Pinches. En su libro, El Antiguo Testamento a la Luz de los Registros Históricos y Leyendas de Asiria y Babilonia, 3ª ed., 1908, leemos,

Es notable que la forma asiria del nombre Yaua ("Jehu") muestra que el alef sin pronunciar al final sonaba en ese tiempo, de modo que los hebreos debieron llamarlo Yahua ("Hehua"). Omri también se pronunciaba de acuerdo con el sistema antiguo, antes de que el ghain se convirtiera en ayin. Humri muestra que dijeron en ese momento Ghomri.

Pinches comentaba sobre el Obelisco Negro de Shalmanezer, sobre el cual encontramos registrado el tributo que Jehú rey de Israel rindió a Asiria. La inscripción representa a Jehú inclinándose ante el rey asirio y rindiéndole tributo, junto con las palabras: "Este es Yaua (Jehú), el hijo de Khumri" (Omri). En A Guide to the Babylonian and Assyrian Antiquities of the British Museum, impreso en 1922 por los fideicomisarios, páginas 46-47, leemos lo siguiente sobre el Obelisco Negro de Shalmanezer,

Pago de tributo por "Iaua (Jehú), el hijo de Khumri (Omri)", quien trajo plata, oro, plomo, tazones, platos, tazas y otros utensilios de oro. La descripción `hijo de Omri' se piensa simplemente para mostrar que Jehú era un israelita, porque el territorio israelita se llamaba "Bit Khumri".

Estos hechos históricos son quizás demasiado técnicos para la mayoría, pero son útiles para mostrar que Israel fue llamado originalmente la Casa de Ghomri, o Bit Khumri. La forma más común de este nombre se convirtió en Gimirri y Gamera, que habitaban el territorio donde los israelitas habían sido tomados como cautivos. En años posteriores, a medida que las lenguas evolucionaron, el "gh" se suavizó hasta convertirse en un sonido "kh". (Por lo tanto, el pueblo Welch hoy en día todavía utiliza su antiguo nombre, Khumri.) 2 Reyes 17:6 da la ubicación de la tierra de los Gimirri, lo cual es consistente con los hallazgos de los historiadores,

2Ki 17:6  En el año noveno de Oseas, el rey de Asiria tomó Samaria y se llevó a Israel al destierro en Asiria, y los puso en Halah y en Habor, río de Gozán, y en las ciudades de los Medos.

Aquí es también donde Ezequiel los encontró cuando viajó a ellos para profetizarles acerca de su futuro. Ezequiel 1:1 dice que estaba "entre los cautivos junto al río de Chebar". Este río es ahora conocido con el nombre de Khabour. Bullinger nos dice en sus notas sobre Ezequiel 1:1 (en La Biblia del Compañero) que este río desemboca en el Éufrates a unas 45 millas al norte de Babilonia. Ezequiel fue un profeta misionero de las tribus israelitas en Asiria. Obviamente, no se habían perdido en su día, aunque profetizó unos 150 años después de su cautiverio.

Una de las razones por las que los maestros modernos de la Biblia han perdido la Casa de Israel es porque insisten en que el nombre Gimirri viene de Gomer, en lugar de Ghomri. Este Gomer, dicen, es uno de los descendientes de Jafet (Génesis 10:2). Esta visión se propagó hace años, antes de los grandes descubrimientos arqueológicos del siglo XIX. Era una especulación total y no tenía ningún fundamento histórico. No existe ningún registro histórico que conecte al Gimirri con el Gomer de Génesis 10:2. Pero con la excavación de la gran biblioteca de Nínive a principios del siglo XX, todas las especulaciones desaparecieron. Todos los historiadores reconocen ahora que el nombre proviene de Ghomri, que era el rey Omri de la casa norteña de Israel.

Desde una perspectiva bíblica y profética, sin embargo, encontramos muy interesante que Oseas fue mandado por Dios a casarse con una ramera llamada Gomer con el fin de describir el matrimonio de Dios con la Casa de Israel. En el tipo profético, Oseas era un tipo de Cristo, mientras que Gomer representaba a Israel, la Novia. Es increíble que en la profecía de Oseas, Dios considerara apropiado usar el nombre asirio oficial de Israel. Más tarde, cuando Dios se divorció de la Casa de Israel, encontramos que Israel era conocido entre las naciones como Ghomri, o Bit-Khumri. Además, el rey de Israel que gobernaba Israel en el momento de la caída de Samaria era el rey Oseas. (Ver 2 Reyes 17:6, citado anteriormente.) Esto es sólo una ligera variación del nombre de Oseas. Así, vemos que Oseas y Gomer eran tipos proféticos de Oseas y Ghomri. No hay ninguna duda al respecto. Los Ghomri-Gimirri eran israelitas en su cautiverio asirio, NO el pueblo de Gomer, el hijo de Jafet.

Los israelitas gimirri son bien conocidos en la historia. Prácticamente todos los historiadores nos dicen que estas personas dominaron la región durante siglos justo al sur de las montañas del Cáucaso, entre el Mar Negro y el Mar Caspio. En vez de ser absorbidos por las naciones, aumentaron grandemente, tal como Dios lo había prometido. A medida que su población crecía, muchos de ellos comenzaron a trasladarse al norte y al oeste a través de Asia Menor (la moderna Turquía) y hacia Europa. Otros entraron en Europa a través de la ruta del norte a través del Cáucaso hacia la península de Crimea. Por lo tanto, se les dio el nombre de "caucásicos". Sus lápidas sepulcrales en Crimea muestran que no olvidaron pronto sus orígenes israelíes. En el libro Academia Scientiarum Imperialis, Memoires, de A.E. Harkavy, 1863, Vol. 24, No. 1, p. 9, leemos de este epitafio en una de esas lápidas,

Yo, Jehuda ben Mose ha Nagolon, del país del Este, ben Jehuda ha-Gibbor de la tribu de Neftalí, de la generación Schillem, que me exilié con los exiliados que fueron expulsados con Oseas, el rey de Israel, junto con las tribus de Simeón y Dan y algunas de las generaciones de las otras tribus de Israel, que (todos) fueron conducidos al exilio por el enemigo Shalmanezer desde Schomron y sus ciudades a Chalach, es decir, Baclack y a Chabar, es decir, Chabul y a Hara, es decir, a Herat, y a Gosán, es decir, a Gozna, las ciudades de las tribus exiliadas de Rubén, Gad y la mitad de Manasés, que Pilneser condujo al exilio y se asentaron allí (y desde allí se dispersaron por toda la tierra del Este hasta Sinim) -cuando regresé de vagar por la tierra de su exilio y de viajar por los lugares de residencia de los descendientes de sus generaciones en sus lugares de reposo en la Tierra de Krim. (es decir, Crimea).

En la página 130 del libro de Frederick Haberman, Tracing Our Ancestors, cita otra inscripción en un antiguo cementerio israelí de Crimea que había sido descifrada por el profesor Chwolsen de Petrogrado. Su texto es el siguiente,

Esta es la lápida de Buki, el hijo del sacerdote Itchak; que su descanso sea en el Edén, en el tiempo de la salvación de Israel. En el año 702 de los años de nuestro exilio.

Este epitafio deja claro que algunos habían guardado registros precisos de su exilio y que se consideraban a sí mismos israelitas de la Dispersión. Estas personas no eran de la Dispersión Judía que comenzó en el año 70 d.C. Estos eran israelitas que habían sido dispersados ocho siglos antes, muchos de los cuales vivían justo al norte del Mar Negro en Crimea, ya que muchos de sus compañeros israelitas estaban emigrando hacia el norte y el oeste a Europa propiamente dicha.

Además de las lápidas, hay una pequeña cantidad de literatura de estos cautivos israelitas. Por ejemplo, en los Apócrifos hay un libro llamado Tobit. Es la historia de un hombre de la tribu de Neftalí en el cautiverio asirio. (Ver Tobit 1:1-2.) Leemos que Tobit murió en Ecbatana de Media a la edad de 117 años (Tobit 14:14). Estos israelitas de las llamadas "tribus perdidas" descienden de las que menciona el libro apócrifo de Esdras. 2 Esdras 13:40-45 dice,

Esas son las diez tribus que fueron llevadas prisioneras de su propia tierra en el tiempo del rey Oseas, a quien Salmanezer, rey de Asiria, llevó cautivo, y él las llevó sobre las aguas, y así llegaron a otra tierra.  Pero ellos tomaron este consejo entre sí, que dejarían la multitud de las naciones, y se irían a otro país, donde nunca habitó la humanidad, para guardar allí sus estatutos, los cuales nunca guardaron en su propia tierra.  Y entraron en el Eufrates por los estrechos pasajes del río.  Porque el Altísimo les hizo señales y detuvo el diluvio hasta que pasaron por encima.  Porque a través de ese país había un gran camino por recorrer, a saber, de un año y medio; y la misma región se llama Arsareth.

Este pasaje viene del libro de Esdras (la forma griega del nombre Esdras). Se considera "apócrifa" porque es dudoso que la haya escrito el mismo Esdras. Muchos creen que fue escrito por un escritor posterior bajo el seudónimo de Esdras. Tales tácticas eran comunes en la antigüedad. Sin embargo, no importa quién lo escribió, no pudo haber sido escrito antes de la Esdras original, que fue enviada a Jerusalén en el año 458 a.C., bajo el Edicto de Artajerjes de Persia. Incluso si el libro hubiera sido escrito por la Esdras original, muestra que los israelitas "perdidos" podrían ser localizados positivamente al menos tres siglos después de su deportación. Después de todo, cuando Esdras fue a Jerusalén en el año 458 a.C., la ciudad de Samaria había estado en ruinas durante 263 años.

Josefo registra una carta escrita por el rey griego de Esparta a Onías, el Sumo Sacerdote de Judá, en el siglo II a.C., en la que afirma ser pariente de Abraham. Está registrado en Antigüedades de los Judíos, XII, iv, 10,

Areus, Rey de los Lacedaemonianos, a Onias, Envía Saludos

Nos hemos encontrado con ciertos escritos, en los que hemos descubierto que tanto los judíos como los lacedemonios son de un mismo linaje; y que se derivan de la parentela de Abraham. Es justo, por tanto, que ustedes, que son nuestros hermanos, nos envíen cualquier preocupación que les plazca. También haremos lo mismo; y estimaremos sus preocupaciones como si fueran nuestras; y consideraremos nuestras preocupaciones como comunes a las suyas. Demoteles, que trae esta carta, nos traerá su respuesta. Esta letra es de cuatro cuadrados; y el sello es un águila con un dragón en sus garras.

Onias no tuvo tiempo de responder antes de morir. La respuesta vino de Jonatán, el Sumo Sacerdote, y está registrada en Antigüedades de los judíos, XIII, v. 8, como sigue,

Jonathan, Sumo Sacerdote de la Nación Judía, y el Senado, y el Cuerpo del Pueblo de los Judíos, a los Ephori y el Senado, y el Pueblo de los Lacedaemonianos,

Envia saludo

Si usted está bien, y tanto sus asuntos públicos como privados son agradables a su mente, es de acuerdo a nuestros deseos. Nosotros también estamos bien. Cuando en tiempos pasados se trajo una epístola a Onias, que era entonces nuestro sumo sacerdote, de Areus, que en ese tiempo era su rey, por Demoteles, concerniente al pariente que estaba entre nosotros y usted, una copia de la cual está aquí adjuntada; ambos recibimos con alegría la epístola y quedamos muy complacidos con Demoteles y Areus. Aunque no necesitábamos tal demostración, porque estábamos satisfechos con ella por los escritos sagrados, pero no creímos conveniente comenzar primero la reclamación de esta relación con vosotros, no sea que parezcamos demasiado pronto para tomar para nosotros mismos la gloria que ahora nos dais. Hace mucho tiempo que esta relación nuestra con vosotros ha sido renovada; y cuando nosotros, en los días santos y festivos, ofrecemos sacrificios a Dios, le rogamos por vuestra conservación y victoria. En cuanto a nosotros mismos, aunque hemos tenido muchas guerras que nos han rodeado, debido a la codicia de nuestros vecinos, sin embargo, no determinamos ser problemáticos ni para ustedes ni para los demás que estaban relacionados con nosotros. Pero ya que hemos vencido a nuestros enemigos y tenemos ocasión de enviar a Numenius, hijo de Antíoco, y a Antipater, hijo de Jasón, ambos hombres honorables pertenecientes a nuestro senado, a los romanos, les damos esta epístola a ustedes también, para que renueven la amistad que hay entre nosotros. Por lo tanto, harás bien en escribirnos y enviarnos un informe de lo que necesitas de nosotros, ya que estamos en todo dispuestos a actuar de acuerdo a tus deseos.

De esta carta se desprende claramente que los dirigentes de Judá en el siglo II antes de Cristo ya sabían que esta tribu griega de lacedemonios, o espartanos, eran de la descendencia de Abraham. No intentaron ponerse en contacto con ellos ni reclamar la relación, pero sí rezaron por ellos en los días festivos. Esta es quizás una referencia a la Fiesta de los Tabernáculos, en la que ofrecieron 70 bueyes en nombre de las 70 naciones del mundo (Núm. 29:12-32). Sin embargo, es muy probable que continúen ofreciendo sacrificios y orando por sus hermanos de la dispersa Casa de Israel.

No se nos dice qué escritos sagrados había leído el Senado de Judea que les dijeran que los espartanos eran de la misma estirpe. Sin embargo, se nos da una pista muy reveladora en el sello oficial de la carta de Areus. Era la señal de la tribu de Dan. Génesis 49:17 dice que "Dan será una serpiente en el camino", y así, su estandarte en el desierto era un águila con una serpiente ("dragón") en sus garras. Esto se hace evidente también en la visión de Ezequiel, cuando vio el trono de Dios rodeado de cuatro rostros, los cuales fueron reflejados en las cuatro tribus principales de Israel cuando rodearon el trono de Dios (Tabernáculos) en el desierto. Ezequiel 1:10 dice que estos cuatro fueron como sigue:

Eze 1:10  La forma de sus caras era como la cara de un hombre; los cuatro tenían cara de león a la derecha y cara de toro a la izquierda; y los cuatro tenían cara de águila.

 

(1) Al sur, Rubén, representado como la cara de un hombre,

(2) Al este, Judá, representado como la cara de un león,

(3) Al oeste, José, representado como la cara de un buey,

(4) Al norte, Dan, representado como la cara de un águila.

Estas normas tribales del campamento de Israel en el desierto bajo Moisés tenían el propósito de representar a las cuatro bestias alrededor del trono en Apocalipsis 4:7 también. Aunque este es un estudio fascinante en sí mismo, nuestro propósito aquí es sólo mostrar que el estandarte o sello de la tribu de Dan era el "águila voladora" (Apocalipsis 4:7) que se llevaba a la "serpiente por el camino" (Génesis 49:17). Así, el sello de la carta de Areus identificaba a esas personas como danitas. Probablemente se habían mudado a la península griega muy temprano en su historia, pues encontramos que el territorio asignado a la tribu de Dan en los días de Josué estaba en medio del territorio filisteo. Esta área no fue conquistada completamente hasta el tiempo de David. Jueces 18:1 nos dice que los danitas tuvieron que ir al norte de Canaán para encontrar lugares donde pudieran establecerse. A medida que aumentaban en población, es probable que hubieran colonizado otras partes del mundo. En la época de la guerra de Troya, las tribus y héroes dominantes de esa epopeya eran los "Danai" y los "Danaans". La guerra de Troya tuvo lugar unos pocos siglos después de que Josué condujera a Israel a Canaán. Por lo tanto, la tribu de Dan tuvo mucho tiempo para colonizar varias áreas de Grecia y Asia Menor.

Se sabía que la mayor parte de las tribus "perdidas" de Israel existían incluso después de los tiempos de los apóstoles en el Nuevo Testamento. Josefo escribió sobre las tribus de Israel en su tiempo. En Antigüedades de los judíos, XI, v. 2, escribe,

Por lo tanto, sólo hay dos tribus en Asia y Europa sujetas a los romanos; mientras que las diez tribus están más allá del Éufrates hasta ahora; y son una inmensa multitud, y no deben ser estimadas en número.

Josefo no sólo afirma la existencia continua de Israel en el primer siglo d.C., sino que también nos dice que Dios los había multiplicado en exceso, así como Oseas había profetizado (Oseas 1:10). Esto no suena como si Israel se hubiera perdido en su tiempo de cautiverio, ni nos dice que habían sido absorbidos por otras naciones. Nos dice que esos israelitas se habían convertido en "una inmensa multitud" y eran muy identificables en el siglo I d.C. Puede que sea fácil perder algunos pueblos entre las naciones, pero no es posible perder "una inmensa multitud". Obviamente, ya eran los pueblos dominantes en la región más allá del Éufrates, entre el Mar Caspio y el Mar Negro, y ya se habían extendido por toda Asia Menor.

Si Josefo supiera dónde estaban ubicados esos israelitas, entonces es altamente improbable que los escritores del Nuevo Testamento ignoren su ubicación. Cuando estudiamos los escritos de Pedro y Santiago, vemos rápidamente que ellos sintieron un llamado especial a evangelizar a los Israelitas de la Dispersión. Santiago escribió su epístola "a las doce tribus que están en la Dispersión" (Santiago 1:1, La Biblia Enfatizada de Rotherham). Encontramos la misma terminología en 1 Pedro 1:1, y de nuevo citamos de La Biblia Enfatizada,

 Pedro, un apóstol de Jesucristo, a los peregrinos escogidos de la Dispersión a través del Ponto, Galacia, Capadocia, Asia y Bitinia, (escogidos) de acuerdo a la presciencia de Dios Padre.

Así, cuando Pedro se refiere a este pueblo como "una nación escogida, un real sacerdocio, una nación santa, un pueblo peculiar" (1 Pedro 2:9-12), no estaba usando terminología espiritualizada. Él se refería literalmente a los Israelitas de la Dispersión y les recordaba su llamado original al pie del Monte Sinaí (Ex. 19:5-6). Él estaba, en efecto, apelando a ellos sobre la base de su herencia conocida, diciéndoles las buenas nuevas de que Jesucristo los había redimido de los pecados que causaron su Dispersión 800 años antes. Estas personas que durante 800 años habían sido "no Mi pueblo" (Oseas 1:9) y habían sido mostradas "sin misericordia" (Oseas 1:6), ahora debían ser reinstaladas como el pueblo de Dios y obtener misericordia (Oseas 2:23; 1 Pedro 2:10).

Todo esto, dice Pedro, fue posible gracias a la obra de Jesús en la Cruz. En Su primera aparición, Jesús vino de la línea de Judá para asegurar Su derecho al trono para gobernar sobre la Casa de Israel. Su segunda aparición asegura Su derecho de primogenitura, que había sido dado a José, la tribu gobernante de la dispersa y "perdida" Casa de Israel. La obra de reunir la primogenitura con Jesús el Rey comenzó en los días de los apóstoles, al difundir el evangelio a las ovejas perdidas. Al hacer esto, por supuesto, el evangelio también fue a todo el mundo; pero Pedro y Santiago dejan claro que estaban preocupados por sus hermanos de la Dispersión, que tenían el derecho de primogenitura.

Mientras que los historiadores a través de la historia, e incluso los apóstoles en el Nuevo Testamento, han continuado escribiendo acerca de los israelitas, es sorprendente que los maestros modernos de la Biblia parecen ignorar los hechos por completo. Su celo por dar la primogenitura a los judíos hoy los ciega a todo el flujo de la profecía en su trabajo entre las naciones modernas. El único hecho que tiene sentido de esto es que Dios tenía la intención de que Israel se perdiera y se pensara que estaba muerto, así como Jacob pensó que su hijo primogénito, José, se había perdido para siempre en el patrón profético original. Pero viene el día en que José será hallado a plena vista a la cabeza de las naciones (Gen. 45, 26).

Rastrear a esos israelitas ya no es un problema histórico. Los arqueólogos del siglo pasado han desenterrado toda la evidencia necesaria para vincular a los israelitas perdidos con las naciones caucásicas del mundo. Como ya hemos mostrado, los antiguos monumentos se refieren a ellos como Beth-Khumri, o Casa de Omri. Estos Khumri, o Gimirri, fueron llamados con otros nombres por varios historiadores antiguos.

La Roca de Behistún (lugar de sepultura de Darío I, rey de Persia) es una de las más importantes de estas inscripciones. Enumera 23 naciones o tribus que él gobernó en su reino. La inscripción está escrita en tres idiomas en la cara de un acantilado de 1.700 pies de altura. Esto nos permite ver cómo se llamaban los israelitas en tres idiomas: Persa, Susiano y Babilonio. Usando la traducción de L.W. King y R.C. Thompson en Las inscripciones de Darío el Grande en Behistún, vemos que en la lengua persa, Darío gobernó sobre "Escitia". En lengua babilónica se llama "Matu Gimiri", o la tierra de los gimirri (cimerios).

Si miramos al historiador griego Herodoto, que era contemporáneo de Darío, encontramos que los llama con el término griego "Sacae". Así, en una nota al pie del Libro IV de Herodoto, Ensayo 1, nota 1, leemos,

El nombre étnico de Gimiri aparece por primera vez en los registros cuneiformes de la época de Darío Hystaspes, como el equivalente semítico del nombre ario Saka (Sacae). .

Así, encontramos que los Gimiri, o Gimirri, son la misma gente que los Saka. Los historiadores también utilizan el nombre griego Kimmeroi, o "cimerio" como equivalente a Gimirri. Estos son los celtas.

Del mismo modo, si leemos las historias de los historiadores romanos, que escribieron en latín, encontraremos la ortografía latina. En latín, los saka, o sacae, se llaman sajones. Pero no importa cómo se deletreen o pronuncien los nombres en las diversas lenguas antiguas, los historiadores han podido identificar a estas personas como procedentes de los mismos israelitas que fueron llevados cautivos a Asiria. Esos israelitas emigraron a Europa bajo muchos nombres diferentes y se multiplicaron grandemente, para poder cumplir la promesa a Abraham, según la palabra de Oseas y los otros profetas.

Estos israelitas se dividieron en muchos grupos tribales a medida que migraban por diferentes rutas a través de los siglos. Sin embargo, debido a que originalmente todos eran la misma gente, los historiadores llegaron a establecer el término "caucásico", ya que muchos de ellos emigraron hacia el norte a través de las montañas del Cáucaso que se encuentran entre el Mar Caspio y el Mar Negro mientras se asentaban en las naciones de Europa. Desde allí, muchos se extendieron al "Nuevo Mundo" y aterrizaron en todo el mundo. El hecho de que esta gente descienda de las tribus de la Casa de Israel explica por qué el cristianismo se arraigó en Occidente, en lugar de en otras tierras. Estaba en el Plan general de Dios que el Evangelio debía ir primero a ellos, así como Oseas 1:10 había profetizado. Dios quiso que la Casa de Israel fuera la fuente primaria de los movimientos misioneros mundiales que llevarían el Evangelio al resto del mundo. Esto es precisamente lo que ha ocurrido.

Esta, entonces, es la razón por la cual Dios escogió a América y a Gran Bretaña para recrear el tiempo de los problemas de Jacob desde 1776 hasta 1986/96. Dios estaba cumpliendo Su Palabra en un nivel físico, para que pudiéramos saber lo que Él está haciendo en el nivel espiritual para dar a luz al Hijo del Hombre. En la gran parábola de las naciones, vemos a las naciones europeas representando a los hijos de Jacob. Gran Bretaña está a la cabeza de esas naciones, geográficamente representada como el propio Jacob. De hecho, su bandera se llama "Union Jack". Jack es una forma abreviada de Jacob. América estaba poblada en gran parte por la persecución religiosa en Europa entre los hijos de Jacob. José fue "vendido" en el desierto y "separado de sus hermanos" (Gén. 49:26) durante 210 años. La tierra de José en esta parábola se convirtió en dos naciones, Canadá y los Estados Unidos, así como José tuvo dos hijos, Efraín y Manasés. Durante este tiempo de la separación de José, llegamos a ser prominentes entre las naciones, así como José fue elevado a gobernante durante su tiempo de estar "perdido" y separado.

De hecho, José pasó 12 años bajo Potifar y en el calabozo antes de ser elevado al poder a la edad de 30 años. Aún así, a escala nacional, encontramos que América y Canadá comenzaron a llegar a una posición de poder mundial después de 12 x 10 años (1776-1896), a la edad de unos 300 años. (El primer asentamiento británico en América se produjo a finales del siglo XVI. Y 300 años después nos lleva a finales del siglo XIX.)

En el Arco de la Paz Internacional, en la frontera entre Estados Unidos y Canadá, en Vancouver, Columbia Británica, hay dos inscripciones en el arco que van de un país a otro. Un lado dice: "Hijos de una madre común"; el otro dice: "Hermanos que viven juntos en unidad". ¿No habla esto de los dos hijos de José, ambos nacidos de Asenat (Génesis 41:45)?

Estados Unidos comenzó con 13 estados y ha crecido ahora a 50. Empezamos con el mismo número de tribus que la Casa de Israel original. (Jacob tuvo 12 hijos, pero los hijos de José se convirtieron en dos tribus, Efraín y Manasés; esto hizo un total de 13 tribus en total. Sin embargo, sólo había 12 tribus que poseían tierras, porque a Leví no se le dio una herencia de tierras.) Ahora hemos crecido a 50 estados, el número del Jubileo. Todas las naciones de Israel alrededor del mundo llevan las marcas de Israel en sus símbolos nacionales. En ese sentido, Estados Unidos no es único. Algunas naciones parecen llevar las marcas de tribus específicas de Israel. Otros escritores han hecho estudios sobre esto, pero tal material está más allá del alcance de este libro.

¿Judaísmo o cristianismo?

Hay un libro publicado en Hebrón, en el estado israelí, escrito por Yair Davidy, titulado Las tribus, que relata "los orígenes israelitas de los pueblos occidentales". Su autor judío incluso tiene una carta de elogio del rabino Abraham Feld del prestigioso Instituto Maccabee de Jerusalén, que escribe,

El Sr. Davidy es un historiador de primera clase y ha producido un libro asombroso. Está trabajando en el espíritu de los estudiantes del Gaon Elyahu de Vilna, que enviaron emisarios en busca de las tribus perdidas. De hecho, el Talmud de Jerusalén declara que en los días venideros las diez tribus serán convertidos justos (Sanedrín 10). Por lo tanto, el trabajo magistralmente documentado y profundamente reflexivo del Sr. Davidy está ayudando a hacer avanzar al mundo en el dinámico proceso de la Redención. Nosotros, los de Mosad Maccabee, sólo tenemos el mayor elogio y respeto por esta valiosa contribución a la comprensión de nuestras raíces y herencia.

Este libro es valioso, ya que ahora encontramos reconocidos eruditos judíos que admiten que Europa fue poblada en gran medida por las tribus "perdidas" de Israel. Aunque muchos judíos lo saben desde hace mucho tiempo e incluso han escrito artículos al respecto, en general ha sido más provechoso para ellos no divulgarlo al movimiento evangélico. El libro de Davidy empieza diciéndonos,

Este libro muestra cómo la mayoría de los antiguos israelitas fueron exiliados y perdieron su identidad y que hoy en día sus descendientes se encuentran principalmente entre los pueblos "gentiles" de América del Norte, Europa del Noroeste, Australasia y Sudáfrica. Los actuales judíos de la diáspora e Israel[es decir, el estado israelí] descienden principalmente de sólo dos de las doce tribus originales, mientras que los descendientes de la mayoría restante se encuentran en las áreas mencionadas... (p. 1)

Estas afirmaciones no son descabelladas. Están respaldados por pruebas bíblicas, históricas y de otro tipo, muchas de las cuales, en efecto, son reconocidas incluso por el mundo académico, que simplemente no ha relacionado suficientemente la información en su poder y no ha sacado las conclusiones necesarias de la prueba que ya reconoce. (p. 2)

Los israelitas fueron transportados en masa principalmente a áreas en el norte de Mesopotamia y a Hara y desde esas regiones se trasladaron más tarde hacia el norte a "Escitia" (aproximadamente el área abarcada en el pasado por la U.R.S.S.S.) de donde emigraron en varias olas hacia el extremo norte y oeste de Europa, de donde sus descendientes se establecieron en América del Norte, Australasia, y África del Sur. Los pueblos de estas naciones hoy en día son, por lo tanto, en el sentido bíblico e histórico hermanos de los judíos que vinieron del resto del reino sureño de Judá y comprendieron la segunda mitad de la nación hebrea con las Diez Tribus Perdidas comprendiendo el resto. Los judíos y las Diez Tribus Perdidas juntos forman la nación Israelita HEBREA. (p. 7)

En su mayor parte, Davidy simplemente amplía el breve material que he presentado en este capítulo. Al igual que otros libros que se han escrito sobre este tema en el último siglo o más, la evidencia es sólida. La prueba histórica se ha multiplicado con cada nueva excavación arqueológica. Sin embargo, desde nuestra perspectiva cristiana, el punto de vista judío de Davidy presenta algunos inconvenientes. Está claro que siente que los cristianos deben reunirse con los judíos bajo la bandera del judaísmo, o a lo sumo un judaísmo con Jesús añadido. Él cree que la reunificación bíblica de Judá y José es un llamado para que los cristianos, en efecto, regresen al judaísmo como judíos mesiánicos y apoyen el mismo movimiento sionista que él sabe que no es el verdadero cumplimiento de la profecía.

Como ya hemos visto en capítulos anteriores, el remanente de Judá que rechazó a Jesús está cumpliendo las profecías de la higuera maldita y las aspiraciones sionistas de Esaú-Edom. Esas profecías nos dicen que esa rama de la gente ya no dará ningún fruto, y que los edomitas finalmente llegarán a un final violento en algún momento después de su "regreso" a la tierra vieja.

De la misma manera, al tratar con el remanente de Judá en Su día, Jesús dijo específicamente que el Reino de Dios sería quitado de ellos y dado a una nación que produce los Frutos del Reino (Mateo 21:43). Si eso es así, entonces ¿cómo puede un cristiano reunirse con esa nación infructuosa con la esperanza de recibir el Reino? Las promesas de Dios no se encuentran en asociación con esas aspiraciones judías.

Los judíos modernos y el estado israelí son los "ciudadanos" que odiaban a Jesús, diciendo: "No queremos que este hombre reine sobre nosotros" (Lucas 19,14). Jesús dijo que debían ser traídos de vuelta a esa tierra para su destrucción (Lucas 19:27). Durante los últimos 2,000 años, el remanente de Judá conocido como Judá ha operado sin el Rey, porque ellos rechazaron Su dominio sobre ellos (Lucas 19:27), lo mataron para apoderarse de la herencia para sí mismos (Mateo 21:38), y convirtieron el Templo en una cueva de ladrones (Mateo 21:13). Esto no suena como un llamado para que Israel se una con el remanente de Judá que rechazó el gobierno de Jesús. Por lo tanto, para cualquiera que se convierta al judaísmo sería asumir la maldición que se ha puesto sobre esa nación. La solución no es que los israelitas se unan a los judíos o se conviertan al judaísmo, sino que los judíos reconozcan su pecado nacional y proclamen a Jesús Rey.

Los cristianos de hoy necesitan entender esto claramente. En la loca carrera por convertir a los judíos, muchos cristianos han confirmado a los judíos en su judaísmo permitiendo más de una puerta al Reino. Algunos dicen que los judíos pueden ser salvos por la ley; mientras que los "gentiles" son salvos por la gracia. Algunos han llegado a decir que los judíos pueden ser salvos sin aceptar a Jesús. Hablan de los rabinos judíos modernos con reverencia, como si fueran hombres piadosos aparte de Jesucristo. Su intento de acomodar a los judíos y no herir sus sentimientos sólo ha servido para cimentarlos en su judaísmo, dándoles la impresión de que pueden ser salvos permaneciendo en su judaísmo.

Ciertamente, debemos tener tacto y manifestar el amor de Cristo a todos; pero también debemos tener en cuenta que, a veces, Jesús no parecía tener tacto. Sus declaraciones siempre parecerán insultantes para un judío que no lo conoce. Pero no debemos avergonzarnos de las declaraciones de Jesús. Si realmente creemos que Jesús es el Mesías sin pecado, debemos estar de acuerdo con Sus palabras, aunque esto haga enojar a ciertos judíos. Yo, por mi parte, no encuentro apropiado disculparme por las declaraciones de Jesús o restarle importancia a Sus palabras con la esperanza de hacer amistad y convertir a aquellos que lo rechazan.

Verdaderos judíos y verdaderos israelitas

Las Escrituras son claras en cuanto a que sólo hay una manera de reparar la brecha. Los palos de Judá y José deben ser reunidos en la mano de "David mi siervo" (Ezequiel 37:24). Esta es una referencia no a David, sino a Jesús, que era el "hijo de David" (Mateo 1:1). Jesús es el Reparador de la Brecha. Él vino la primera vez del linaje de Judá-específicamente del linaje de David-para asegurarse los derechos de Su trono. La segunda vez Él viene a hacer una obra de José, para asegurar Su primogenitura (el Reino). En el hecho de que Él viene a través de Judá y de José, Él es el Reparador del quebrantamiento, pues Él gana los derechos de ambas líneas a través de Su obra.

Por eso el padre adoptivo de Jesús se llamaba José. Aunque era judaico, fue llamado José para profetizar su segunda obra o ministerio en la tribu de José.

Es por eso que Miqueas 5:2 dice que Él iba a nacer en Belén Efrata. Él nació primero en Belén; y viene por medio de Efraín (plural de Efrata) la segunda vez.

Por eso Benjamin tenía dos nombres: Benoni y Benjamín (Génesis 35:18). Benoni significa "hijo de mi dolor", y así, Jesús se manifestó por primera vez como un "hombre de dolores y familiarizado con el dolor" (Isaías 53:3). Su segunda manifestación es como Benjamín, el "hijo de mi mano derecha".

Al manifestarse a través de Judá y José, se convierte en el heredero tanto del derecho de Judá a gobernar como del derecho de primogenitura de José.

En el Antiguo Testamento, cada tribu y cada familia tenía un derecho de nacimiento específico. Había, por supuesto, el más alto derecho de nacimiento tribal, que había sido heredado del hijo original de Jacob. Los poseedores de los derechos de nacimiento de cada tribu eran los 12 príncipes de las tribus (Núm. 7:11). Aunque llegó a haber muchos individuos dentro de cada tribu, el príncipe, o jefe de la tribu, era donde residía la tribu misma. A lo largo de la historia de Israel, hubo muchos individuos que abandonaron la unidad tribal y colonizaron otras partes del mundo. Estos eran hombres que eran, digamos, judaítas, o rubenitas, o danitas; pero nunca constituyeron la tribu misma. La tribu, en un sentido legal, residía con el titular del derecho de nacimiento.

Cuando la Casa de Israel del norte fue deportada a Asiria, había muchos israelitas individuales que de alguna manera escaparon de la deportación y que permanecieron en la tierra. Pero éstas no constituían las unidades tribales en sí mismas. Así, pues, 2 Reyes 17:18 dice que "ya no quedaba más que la tribu de Judá".

De la misma manera, cuando los asirios sitiaron Jerusalén en los días de Ezequías, encontramos que ya habían "subido contra todas las ciudades cercadas de Judá y las habían tomado" (2 Reyes 18:13). La famosa inscripción de Senaquerib que describe esto nos dice que "capturaron cuarenta y seis de sus ciudades fuertes y fortalezas e innumerables ciudades pequeñas". De esta manera, vemos que un gran número de personas de Judá -quizás incluso la mayoría de los judaicos- fueron capturados por el ejército asirio, junto con sus compañeros israelitas. Pero estos judíos cautivos no constituían la tribu misma. La tribu de Judá permaneció en Palestina, simplemente porque el rey Ezequías permaneció en Jerusalén. Ezequías era el poseedor de la primogenitura, porque Dios había dado ese honor a la simiente de David. Donde estaba Ezequías, estaba Judá.

El punto es que la tribu de Judá en un sentido legal era donde residía la línea de David, particularmente los poseedores de derechos de nacimiento que llevaron a Jesús mismo. Muchos judíos permanecieron en Babilonia, pero Judá, la tribu, estaba en Palestina, porque los antepasados de María habían regresado allí después del cautiverio babilónico.

Entonces nació Jesús "Rey de los judíos" (es decir, "Judíos", Mateo 2:1-2, 27:37). Él era el poseedor de los derechos de nacimiento de la tribu misma. Tenía el derecho legal, como hijo de David, de gobernar a Judá y a todo Israel. Donde Él estaba, la tribu estaba. De hecho, nadie realmente tendría el derecho de llamarse a sí mismo un verdadero judaico excepto cuando estaba asociado con Él. La mayoría de la gente finalmente rechazó a Jesús como Mesías. En efecto, se rebelaron, diciendo: "No permitiremos que este hombre reine sobre nosotros." Al rechazarlo, se separaron del poseedor de la primogenitura de la Tribu de Judá. Al rechazarlo, perdieron su derecho legal ante Dios de llamarse a sí mismos Judas, o "judíos". Por lo tanto, el remanente de "Judá" que rechazó a Jesús como el Mesías no son verdaderos judíos en absoluto, al menos, no a los ojos de Dios. No importa cómo se llamaban los hombres. Sólo importa lo que Dios dice.

Así, Pablo nos dice en Romanos 2:28-29,

Rom 2:28  Porque no es Judío el que lo es exteriormente, ni la circuncisión es la externa, en la carne.

Rom 2:29  Pues es Judío el que lo es interiormente, y la circuncisión es la del corazón, por el Espíritu, no por la letra; la alabanza del cual no procede de los hombres, sino de Dios.

Un verdadero judío (judaita) es aquel que tiene una circuncisión del corazón. Como cristianos, creemos que esto sólo es posible a través de la aceptación de Jesús como el Mesías. En cuanto a Dios, todos los judíos que rechazan a Jesús como Rey están fuera de la entidad legal que Dios llama "Judá". Incluso si fueran judíos de pura raza, no serían "verdaderos judíos" aparte del Rey, cuyo derecho es gobernar.

Uno también podría preguntarse acerca de los verdaderos israelitas. Sólo porque uno pueda decir que es un descendiente de Israel de pura sangre no lo convierte necesariamente en un verdadero israelita a los ojos de Dios. "Israel" fue el nombre que el ángel le dio a Jacob después de reconocer la soberanía de Dios. Antes de esa noche, era sólo un jacobita, un suplantador, un usurpador, un "cazador de tacones". Pero después de la crisis en su vida, donde luchó con el ángel, fue llamado "Israel". Lo mismo sucede con todos nosotros. Aunque somos descendientes de sangre pura de Jacob-Israel, no somos "verdaderos israelitas" hasta que hayamos heredado el derecho de primogenitura de José en la segunda obra de Cristo.

Por supuesto, el Apóstol Pablo trata el tema desde un ángulo ligeramente diferente. En Romanos 9:6-8 leemos,

Rom 9:6  Ahora bien,  no digamos que la Palabra de Dios ha fracasado.  Lo que sucede es que no todos los que descienden de Israel son Israel.

Rom 9:7  Tampoco por ser descendientes de Abraham son todos hijos suyos.  Al contrario: "Tu descendencia se establecerá por medio de Isaac."

Rom 9:8  En otras palabras,  los hijos de Dios no son los descendientes naturales;  más bien,  se considera descendencia de Abraham a los hijos de la promesa.

Aquí Pablo dice que no todos los israelitas son realmente israelitas a los ojos de Dios. Esto confirma nuestra declaración. La única diferencia es que Pablo implica que hay verdaderos israelitas hoy en día, incluso antes de que la segunda obra de Cristo se haya manifestado completamente. Esto es cierto en el sentido de que muchos son candidatos a la transfiguración. Aunque puedan morir, ciertamente estarán en la primera Resurrección para recibir su recompensa con aquellos Vencedores que están vivos cuando la Fiesta de los Tabernáculos sea cumplida.

Estos, entonces, son considerados "verdaderos israelitas" aún antes de ser completamente restaurados a la Imagen de Cristo. Esta aparente discrepancia es fácilmente reconciliada por la doctrina de la Imputación, por la cual Dios llama lo que no es como si fuera (Rom. 4:17). Somos llamados justos, aunque todavía no lo somos, así como Dios atribuyó muchos hijos a Abraham antes de que tuviera ninguno. Así, cuando Pablo implica que hay "verdaderos israelitas" aún en la era presente, está imputando muchos hijos a Abraham aún antes de que ellos nazcan.

Sin embargo, el punto que Pablo hace en Romanos 9:6 nos dice el hecho esencial de que sólo porque uno puede ser un israelita en la carne no asegura automáticamente que él es un verdadero israelita que se identificará con Jesús en Su segunda obra al heredar la primera Resurrección al principio de la Era de los Tabernáculos. No todos los israelitas son israelitas a los ojos de Dios.

La segunda obra de Jesús es una obra de José. Él viene a recibir la primogenitura de José, que es una obra de filiación. Esa labor aún está por hacerse. José todavía está "perdido". Los jacobitas aún creen que está muerto. Pero viene un día en que el mundo reconocerá lo que Dios ha estado haciendo tanto a nivel político como espiritual. En la escena mundial, Dios ha tomado a los descendientes de José, junto con el resto de la Casa de Israel y les ha hecho pasar por una serie de "tiempos de angustia de Jacob". El año 1986 fue el final de 13 períodos de 210 años. Ahora es tiempo de que los descendientes físicos de José se den a conocer a sus hermanos.

Lo que Dios está haciendo en el mundo a nivel carnal, lo está haciendo también espiritualmente dentro de los corazones de los jacobitas (cristianos). Él nos está guiando y entrenando, llevándonos al punto en el que finalmente reconoceremos que Jesucristo es Soberano, que "Dios gobierna", para que nosotros también podamos tener nuestra experiencia de Peniel y ver Su rostro. Esta es una experiencia de transfiguración, porque cuando veamos Su rostro, seremos como Él (1 Juan 3:2). Seremos como Moisés cuando bajó del monte con su rostro resplandeciente por la presencia de Dios (Ex. 34, 29). La única diferencia es que ahora estamos llegando a la Era de los Tabernáculos, cuando la gloria que será nuestra nunca se desvanecerá.

No es suficiente ser un israelita físico o un judaico físico. Si bien es cierto que Dios continúa trabajando a través de ellos en un nivel físico en la escena mundial, hay una meta mucho más alta que alcanzar. Los israelitas físicos que no conocen a Jesucristo como su Rey soberano no son "verdaderos israelitas" en el sentido legal. Tales incrédulos se han aventurado por su cuenta hacia otras orillas y han abandonado a su poseedor de la primogenitura, Jesucristo en Su segunda aparición. Lo mismo sucede con los verdaderos judíos físicos. Aquellos que rechazan a Jesucristo en su primera obra no tienen el derecho legal de llamarse a sí mismos por el nombre tribal de Judá.

Así, en el sentido legal, cualquiera que se llame a sí mismo judío o judío pero que rechace la cabeza tribal de Judá, Jesucristo, no es un "verdadero judío" en absoluto, sin importar cuál sea su ascendencia. De la misma manera, no hay verdaderos israelitas en este escrito, porque un verdadero israelita es aquel que tiene un nuevo cuerpo inmortal (Tabernáculo) que manifiesta a Cristo en el cumplimiento de la Fiesta de los Tabernáculos.

Por otro lado, hay muchos otros que no son israelitas o judaicos naturales, sino extranjeros que se han unido a Jesús. Isaías dice que tendrán un nombre mejor que el de hijos e hijas (Is. 56:5). La justificación por la fe no cambia la herencia física ni la raza de nadie; pero sí los identifica en la primera obra de Jesús en la cruz y los hace "verdaderos judaítas" en el sentido en que Pablo habla. Y cuando una persona entra en la experiencia del Tabernáculo (la glorificación del cuerpo, o la recepción del Tabernáculo que es del cielo), se identifica con Jesucristo en Su segunda obra de filiación -la obra de José. En esto se convierte en un "verdadero israelita", habiendo recibido el derecho de primogenitura.

En ningún caso se requiere que los israelitas se conviertan en judíos, o que los judíos se conviertan en israelitas. En ningún caso se requiere, ni es posible, que un no israelita se convierta en un israelita racial. Racialmente, somos lo que somos. Todos deben llegar a ser creyentes en Jesús y confesar que Él es el Rey de reyes y Señor de señores, sin importar cuál sea su herencia. Toda la Creación debe eventualmente venir bajo Su gobierno. Él es el Unificador de todos los pueblos, el Reparador de la Brecha y el Restaurador de toda la Creación. Llega el día en que Él será "todo en todos" (1 Co. 15:28).

Con la declaración de los Vencedores del Jubileo en el otoño de 1996, la brecha comenzó a ser reparada. Con el tiempo, las naciones comenzarán a transformarse en verdaderas naciones cristianas, con Jesús como nuestro único Rey y Su ley como nuestra única ley y constitución. La Palabra del Reino finalmente saldrá como un testimonio a todas las naciones, lo cual (después de un tiempo) pondrá todas las cosas bajo Sus pies. Debido a que Dios retrocedió el reloj diez años en 1996, el tiempo del problema de Jacob puede extenderse hasta el 2006, pero aún así, los patrones finales de 210-220 años de historia bíblica casi han seguido su curso.

Todos los pueblos de la tierra se han cansado de la opresión de las leyes injustas del hombre y de la opresión, tanto en el ámbito religioso como en el secular. Esto está a punto de terminar con el renacimiento de Manasés. Está a punto de terminar con el nacimiento del Hijo del Hombre que cambiará el curso de la historia para siempre.