You successfully added to your cart! You can either continue shopping, or checkout now if you'd like.

Note: If you'd like to continue shopping, you can always access your cart from the icon at the upper-right of every page.

Quantity:

Total:

Filters

Categories

Secretos del Tiempo

La revelación del tiempo revelado en las Escrituras y en la historia. Revela la importancia de octubre de 1986 como el 120 Jubileo de Adán y la declaración legal del Jubileo en el otoño de 1986. El libro muestra el orden en la historia y cómo nada sucede por accidente. Revela "el tiempo de los problemas de Jacob" y cómo Estados Unidos, Canadá, Gran Bretaña y otras naciones encajan en el Plan general de Dios.

Category - Long Book

Capítulo 4

Tiempo maldito para la Tierra y Canaán

Todo pecado se considera una deuda

Las leyes básicas de restitución se encuentran en Éxodo 22. Si alguna vez esperamos entender la forma en que Dios trata con los hombres y las naciones, debemos ver que Dios considera todo pecado en términos de deuda. Esto también se manifiesta en el Nuevo Testamento. Ya hemos cubierto la historia del deudor que debía 10.000 talentos (Mateo 18: 21-35). La moraleja de la historia en el verso final de ese capítulo nos dice que Jesús estaba hablando de perdonar el pecado, no solo de las deudas. Mateo 18:35 dice:

Mat 18:35  "Así también mi Padre celestial los tratará a ustedes,  a menos que cada uno perdone de corazón a su hermano.

La conexión pecado-deuda también se hace abundantemente clara al leer la oración que Jesús enseñó a sus discípulos. Mateo 6: 12-15 dice:

Mat 6:12   Perdónanos nuestras deudas,  como también nosotros hemos perdonado a nuestros deudores.

Mat 6:13   Y no nos dejes caer en tentación,  sino líbranos del maligno.'*

Mat 6:14   "Porque si perdonan a otros sus ofensas,  también los perdonará a ustedes su Padre celestial

Mat 6:15   Pero si no perdonan a otros sus ofensas,  tampoco su Padre les perdonará a ustedes las suyas.

Compare este pasaje con el relato de Lucas de esta misma oración. Lucas 11: 4 dice: “Y perdónanos nuestros pecados; porque también perdonamos a todos los que están en deuda con nosotros ".

La ley de Dios en Éxodo 22 deja en claro que la verdadera justicia no se hace hasta que se haya pagado la restitución total a todas las víctimas de la injusticia. En otras palabras, si un hombre daña la propiedad de otra persona, debe pagar una indemnización para repararla o reemplazarla. Hasta que lo haga, le debe a la víctima el valor de esa propiedad. Si un hombre roba la propiedad de otro hombre, debe restaurar lo que robó, más otro de igual valor. Si un ladrón roba un automóvil, por ejemplo, y es atrapado, primero debe devolver el automóvil a su propietario legítimo. Luego, el ladrón debe darle a su víctima otro automóvil equivalente o una compensación monetaria que satisfaga a ambas partes. Por supuesto, si el auto robado es destrozado, o si se mata al animal robado, el ladrón debe pagar cuatro o cinco veces la restitución (Éxodo 22: 1).

La restitución siempre debe ajustarse al delito, y un juez no tiene derecho a hacer que la restitución sea menor o mayor de lo que especifica la ley. Solo la víctima tiene derecho a perdonar la totalidad o parte de la deuda, una vez que se haya aprobado la sentencia de la ley. Pero el punto principal es ver el principio de que todo pecado se considera una deuda a la víctima.

La ley de redención

Un segundo principio importante es la ley de redención. Nos dice qué hacer si el ladrón no tiene los medios para pagar a su víctima. Éxodo 22: 3 dice: "será vendido por su robo". En otras palabras, debe ser redimido, vendido a quien esté dispuesto a pagar más por su trabajo. Quien "compra" el ladrón es el redentor; él está comprando la nota de la deuda del ladrón. A cambio del trabajo del deudor, el redentor debe pagarle a la víctima lo que le deba el ladrón. Por lo tanto, el pecador ya no se hace responsable de su pecado, ya que toda responsabilidad se traslada al redentor.

Jesús mismo es llamado Redentor. Aquellos que afirman ser redimidos por Él están obligados a servirle. Quienes creen que son libres de seguir su propio camino en total libertad no comprenden la ley de la redención. La Biblia no conoce la redención sin obligación de servir a Dios y su ley. Ya cubrimos esto en el Capítulo 1, por lo que no diremos más aquí.

Esta visión de la justicia divina forma el telón de fondo para la Biblia y para un estudio completo de cómo Dios trata con los hombres y las naciones. No se puede entender verdaderamente el Plan general de Dios sin conocer estas leyes clave. Es especialmente importante cuando se trata el tema del Tiempo Maldito, donde estos principios se manifiestan una y otra vez. Y así, habiendo dicho esto, ahora procedemos a nuestro estudio del Tiempo Maldito.

La Tierra en el Tiempo Maldito (Adán al Diluvio)

En capitulos anteriores, vimos que el Diluvio vino a la tierra en el año 1656, cuando Noé tenía 600 años. El año 1656 llegó al final de cuatro períodos de tiempo maldito (414 x 4 = 1656 años). Este es nuestro primer y más fundamental ejemplo de Tiempo Maldito. Todo comenzó con la maldición de Dios sobre el terreno en Génesis 3: 17-19. El juicio por esa maldición vino con el diluvio.

Gen 3:13  Entonces Dios el Señor le preguntó a la mujer: 
¿Qué es lo que has hecho? 
La serpiente me engañó,  y comí contestó ella.

Gen 3:14  Dios el Señor dijo entonces a la serpiente: 
"Por causa de lo que has hecho, 
 ¡Maldita serás entre todos los animales, tanto domésticos como salvajes!   Te arrastrarás sobre tu vientre,  y comerás polvo todos los días de tu vida.

Gen 3:15  Pondré enemistad entre tú y la mujer, y entre tu simiente y la de ella;   su simiente te aplastará la cabeza,  pero tú le morderás el talón."

Gen 3:16  A la mujer le dijo: 
"Multiplicaré tus dolores en el parto,  y darás a luz a tus hijos con dolor. 
Desearás a tu marido,  y él te dominará."

Gen 3:17  Al hombre le dijo: 
"Por cuanto le hiciste caso a tu mujer, y comiste del árbol del que te prohibí comer, ¡maldita será la tierra por tu culpa!  Todos los días de tu vida.

Gen 3:18  La tierra te producirá cardos y espinas, y comerás hierbas silvestres.

Gen 3:19  Te ganarás el pan con el sudor de tu frente, hasta que vuelvas a la misma tierra  de la cual fuiste sacado.  Porque polvo eres, y al polvo volverás."

En otras palabras, Adán pecó, y por lo tanto incurrió en una deuda con la ley, porque todo pecado se considera una deuda. Como no había forma de que Adán pudiera pagar la deuda que tenía, fue "vendido" como esclavo de la tierra (Ex. 22: 3), él y su esposa e hijos. Y así, la tierra (el reino físico y carnal) se convirtió en su maestro de esclavos, y el hombre ha sido gobernado por sus deseos carnales hasta el día de su muerte. Además, a lo largo de su vida, Adam y toda su familia tuvieron que trabajar por el sudor de sus frentes para servir a la tierra librándola de espinas y cardos. El significado de esto no se limita al arduo trabajo de la agricultura. Cada uno de nosotros tiene su propia "tierra" para labrar. Es el proceso de santificación, donde trabajamos y nos disciplinamos para librar a nuestro personaje de sus espinas y cardos.

Tenga en cuenta que Dios maldijo el suelo por el bien de Adán. Es decir, Dios hizo a la tierra responsable del pecado de Adán. Esto solo podría hacerse por la ley de la redención. Dios vendió a Adán a la tierra. Esto significa que Adán y sus hijos debían trabajar por la tierra por el sudor de sus frentes; y la tierra tenía que pagar la deuda por el pecado de Adán. La deuda adeudada era la perfección espiritual y la justicia. La tierra debe producir un Hombre Perfecto y presentarlo a Dios para pagar la deuda por el pecado de Adán. Esta es una de las razones legales por las cuales Jesús tuvo que nacer en la tierra y por qué fue llamado el Segundo Adán. La tierra finalmente produjo al Hombre Perfecto para pagar la deuda del pecado de Adán.

Sin embargo, esto no ocurrió dentro de la "fecha límite" original de 4 x 414 años. Si bien Noé fue "perfecto en sus generaciones" (Génesis 6: 9), no era el cordero impecable requerido en el sentido último. No pudo hacer el trabajo del Mesías. Por esta razón, el Diluvio llegó 4 x 414 años después de Adán para juzgar a la tierra por falta de pago de la deuda.

La sentencia de la ley se leyó en Génesis 3: 17-19, pero esa sentencia no se llevó a cabo en realidad durante otros 1656 años. ¿Por qué? Porque Dios es un Dios de misericordia y gracia. Nunca lleva a cabo una sentencia de muerte de inmediato. Siempre les da a los hombres tiempo para arrepentirse, tiempo para salir del Tiempo Maldito y entrar en el reino del Tiempo Bendito.

Desafortunadamente, pocos hombres o naciones encuentran la salida del Tiempo Maldito, porque confunden la paciencia y la misericordia de Dios con la licencia. Cuando el juicio no llega de inmediato, piensan que a Dios no le importa lo que hagan los hombres. Piensan que no hay Dios, o ninguno, al menos, que nos haga responsables. Pero siempre llega el día del juicio final, y cuando sucede, los hombres se preguntan por qué Dios les ha hecho esto. Debido a que no entienden cómo funciona la ley, y porque no conocen los principios del Tiempo Maldito, siempre se sorprenden cuando la sentencia de la ley se ejecuta contra ellos. Su período de gracia les ha hecho olvidar su pecado.

Tenemos algunos ejemplos bíblicos de cómo las naciones salieron del Tiempo Maldito o al menos se arrepintieron lo suficiente como para obtener una extensión de la gracia. Los ejemplos dados en las Escrituras no solo son fascinantes, sino que son muy útiles para comprender cómo Dios trata a los hombres a lo largo de la historia. Y debo confesar que yo también me he encontrado en el Tiempo Maldito por rebelión y desobediencia contra Dios en el pasado. Los ciclos de juicio en mi vida no fueron 414 años, sino en ciclos de 414 días. Sé de al menos tres de esos casos en mi propia vida, y he visto cómo el Tiempo Maldito también ha afectado a otros. Estos ejemplos personales son muy útiles para comprender cómo funciona el Tiempo Maldito y qué se debe hacer para escapar al Tiempo Bendito.

El tiempo maldito de Canaán (De la maldición de Noé al juicio de Josué)

Una comparación de Génesis 7:11 y 8: 13-14 revela que Noé y su familia estuvieron en el Arca por un año. En otras palabras, el diluvio duró del año 1656 a 1657. Génesis 8:13 nos dice que las aguas se secaron el primer día del primer mes, un año después de que Noé entró en el Arca. En esos días, el calendario comenzaba el año en el otoño, ya que el calendario del día de la fiesta hebrea no se dio hasta el tiempo de Moisés (Ex. 12: 2), momento en el cual el primer mes fue transferido a la primavera. Y así, la tierra estaba seca para el día de Año Nuevo en el otoño de 1657. Aun así, no emergieron del Arca hasta el día 27 del segundo mes, lo que se correlacionaría con finales de octubre o principios de noviembre, según calculamos el tiempo hoy.

Lo primero que se nos dice que hizo Noé fue plantar una viña (Génesis 9:20). Según cuenta la historia, Noé plantó un viñedo, bebió vino y se emborrachó. Su hijo, Ham, "vio la desnudez de su padre" (Génesis 9:22), pero Jafet y Sem cubrieron a Noé. Independientemente de lo que signifique esta historia, estamos aquí principalmente interesados ​​en la revelación del tiempo.

Uno no obtiene uvas de un viñedo recién plantado. Se necesitan tres años para obtener suficiente cosecha de uva para emborracharse. Entonces, si la primera temporada de crecimiento fue el verano de 1657, la segunda fue 1658 y la tercera fue 1659, entonces es evidente que Noah no podría haberse emborrachado antes del próximo otoño, que fue el comienzo del año 1660. Pero presta especial atención a lo que dijo Noé sobre Canaán, el hijo de Ham, cuando despertó de su estupor borracho. Génesis 9: 24-27 dice:

Gen 9:24  Cuando Noé despertó de su borrachera y se enteró de lo que su hijo menor le había hecho,

Gen 9:25  declaró: 
"¡Maldito sea Canaán! el más bajo de sus esclavos."

Gen 9:26  Y agregó: 
"¡Bendito sea el Señor,  Dios de Sem! 
¡Que Canaán sea su esclavo!

Gen 9:27  ¡Que Dios extienda el territorio de Jafet!¡Que habite Jafet en los campamentos de Sem, y que Canaán sea su esclavo!"

No se nos da ninguna razón por la cual Noé maldijo a Canaán en lugar de Ham, ni vamos a especular al respecto, ya que eso está fuera del alcance de nuestra discusión actual. Para nuestros propósitos, está claro que Canaán y sus descendientes fueron maldecidos por Noé, y esto los puso en Tiempo Maldito. Así, dos períodos de 414 años después, Israel cruzó el río Jordán bajo el liderazgo de Joshua y llevó a cabo la sentencia de la ley contra los cananeos.

Secrets-of-Time-Spanish-Chapter-4-Img-1.png

Recordemos del Capítulo 2 que el Éxodo de Israel desde Egipto ocurrió en el año 2448 desde Adán. Pasaron 40 años en el desierto y cruzaron el Jordán en el año 2488. Si Noah maldijo a Canaán en el año 1660, como hemos visto, entonces 1660 más 828 años llegan a 2488. Dios le dio a Canaán precisamente dos períodos de tiempo maldito en los que arrepentirse o salir del tiempo maldito para evitar la sentencia de la ley.

Una vez más, el momento preciso del cruce del Jordán nos proporciona otro buen ejemplo de cómo funciona el Tiempo Maldito. Muestra que la guerra de Joshua contra los cananeos fue el resultado de la sentencia de la ley que Noah había pronunciado contra ellos muchos años antes. Los dos eventos están en una relación de causa y efecto.

También se puede preguntar por qué los cananeos recibieron dos períodos de gracia. ¿Por qué Dios no calculó su cuenta después de solo un período de 414 años? Si Dios lo hubiera hecho, Canaán habría sido juzgado en el año 2074, porque 1660 más 414 es 2074.

Entonces, ¿qué pasó en el año 2074? Para ponerlo en perspectiva, en ese año Abraham tenía 126 años; Isaac tenía 26 años; e Ismael tenía 40 años. Abraham acababa de pasar 26 años en Gerar en la tierra de los filisteos. (Se mudó allí después de que Sodoma y Gomorra fueron destruidas, lo que también ocurrió aproximadamente cuando nació Isaac.) La Biblia no nos dice cuánto tiempo vivió Abraham en Gerar, pero sí encontramos este detalle en Jasher 22: 3-5,

3 Y Abraham habitó en la tierra de los filisteos por mucho tiempo. Y los días aumentaron y llegaron a veintiséis años, y después de eso Abraham, con sus siervos y todos los que le pertenecían, salió de la tierra de los filisteos y se fue a una gran distancia, y se acercaron a Hebrón, y se quedaron allí, y los siervos de Abraham cavaron pozos de agua, y Abraham y todos los que le pertenecían moraron junto al agua, y los siervos de Abimelec, rey de los filisteos, escucharon el informe de que los siervos de Abraham habían cavado pozos de agua en las fronteras de la tierra. Y vinieron y se pelearon con los siervos de Abraham, y les robaron el gran pozo que habían cavado.

El relato bíblico de esta disputa se encuentra en la última mitad de Génesis 21. Cuenta cómo Abimelec llegó a Abraham después de escuchar cómo sus sirvientes habían robado el pozo de Abraham.

Abraham y Abimelec hicieron un pacto en el que Abraham compró los derechos de agua con siete corderos de oveja (Génesis 21: 28-32). Si bien la Biblia no fecha este evento específicamente, Jasher nos dice que Abraham había pasado 26 años en Gerar antes de mudarse a esta nueva ubicación. Este sería el año 2073. Luego, al año siguiente, los sirvientes de Abraham cavaron un gran pozo, encontraron agua y los filisteos se enteraron. Vinieron y robaron el pozo, negando a los sirvientes de Abraham el acceso al agua. Finalmente, Abimelec se enteró y vino a Abraham para resolver el problema. En este momento, probablemente era la primera parte del año 2074, que fue 414 años después de que Noé había maldecido a Canaán.

Los filisteos eran una tribu importante en Canaán. El rey Abimelec los representó. Esta historia nos sugiere que este robo del pozo de Abraham fue indicativo del corazón rebelde de los filisteos y de todos los cananeos en general. Fue la gota que colmó el vaso antes de que el juicio de Dios golpeara la tierra. Pero entonces vino Abimelec e hizo un pacto con Abraham. Puede que nunca lo haya sabido, pero evitó el juicio sobre toda la tierra. Si no hubiera hecho la reconciliación con Abraham, creo que la maldición de Noé habría golpeado la tierra ese mismo año. Pero las acciones de Abimelec le otorgaron a Canaán una extensión de gracia. No se movieron al Tiempo Bendito, porque no se arrepintieron y se volvieron a Dios en obediencia a Su ley; sin embargo, sí recibieron una extensión de gracia en Tiempo Maldito. Por lo tanto, el juicio se mantuvo en suspenso por otros 414 años, hasta que Joshua invadió Canaán.

El momento de este evento nos muestra que pasaron 414 años desde la Maldición de Noé hasta el pacto de Abimelec con Abraham. Pero esto, a su vez, prueba que nuestra cronología de ese período de tiempo es precisa. ¿Recuerdas que en el Capítulo 2 (páginas 17-18) tuvimos un punto débil en nuestra secuencia cronológica? Preguntamos cuántos años tenía Taré cuando nació Abram. La Biblia parece indicar que Taré tenía 70 años cuando nació Abram, pero la redacción es imprecisa, porque Génesis 11:26 dice solo que "Taré vivió setenta años y engendró a Abram, Nacor y Harán". Supusimos por el momento que esto quería decir que Taré tenía 70 años cuando nació Abram, pero dejamos esto como una suposición no probada por el momento.

La precisión de los ciclos de 414 años del Tiempo Maldito de Canaán es precisa solo si Taré tenía 70 años cuando nació Abram. (Vea la tabla en la página anterior.) Si tuviéramos que agregar más o menos años a la cronología, se descartaría todo. Entonces, como puede ver, cuando abordamos el problema desde una perspectiva legal, con una comprensión de los juicios de Dios según el Tiempo Maldito, nuestra cronología se verifica al mismo tiempo.

También aprendemos algo más en esto acerca de la Mente de Dios. Supongamos que los 12 espías de Israel hubieran dado un buen informe, y supongamos que Israel hubiera decidido regresar a su herencia en el momento del 50vo Jubileo. Si lo hubieran hecho, habrían entrado en la tierra a principios del año 2450 desde Adán. En otras palabras, habrían juzgado a los cananeos 38 años demasiado pronto. El segundo período de gracia de Canaán, ganado por Abimelec, no expiró hasta el año 2488. Aquí se ve el Plan soberano de Dios en acción. Aunque fue la Voluntad de Dios que ingresaran a Canaán en el año 2450, fue Su Plan soberano que no entrarán hasta el año 2488. (Ver mi libro “El Jubileo de la Creacion”, edición 1999, páginas 109, 110). Si Israel hubiera traído juicio sobre Canaán 38 años antes, los cananeos habrían tenido un motivo legal para quejarse contra Dios. ¡Dios es demasiado sabio para perder un caso en su propia corte!

Por otro lado, toda esta historia revela algo más también. Supongamos que Israel hubiera entrado en la Tierra Prometida en el 50vo Jubileo desde Adán, como Dios les dijo que hicieran. Si esto hubiera sucedido realmente, no habría habido una gran batalla contra los cananeos, porque eso habría tenido juicio constituido en un tiempo de gracia. Además, Israel habría entrado en la tierra en la Fiesta de los Tabernáculos, cumpliendo esa fiesta al manifestar la gloria de Dios en sus cuerpos. ¡Con tal poder del Espíritu sobre ellos, habrían podido someter a los cananeos, no por juicio, sino por conversión!

Entonces la profecía de Noé se habría cumplido en un sentido verdaderamente positivo, donde Canaán debía ser un sirviente de Sem bajo Dios (Génesis 9:26). Los cananeos habrían comenzado a aprender los caminos de Dios, enseñados por los hijos de Sem. En el libro de Jasher, Shem no era otro que Melquisedec, a quien Abraham pagaba diezmos y que gobernaba en la ciudad de Salem, es decir, Jeru-Salem. En otras palabras, la "Compañía de la Uva" (Canaán) habría comenzado el tiempo de su conversión, porque la Orden Melquisedec habría manifestado la gloria de Dios y comenzado la gran obra de poner todas las cosas bajo los pies de Cristo.

Sin embargo, no era hora de la conversión del mundo (Compañía de la Uva). Este es un evento reservado para la Era de los Tabernáculos y más allá.

Canaán redimido como la Compañía de la Uva

Las tres fiestas principales de Israel son cada una un festival de cosecha para una cosecha diferente, y cada una representa un grupo diferente de personas. La cebada, mecida ante Dios en la ofrenda de la Gavilla Mecida poco después de la Pascua, representa a los vencedores. El trigo, que madura algunas semanas después en Pentecostés, representa a la Iglesia. Las uvas, que maduran en el otoño, representan el resto de la Creación, el mundo no cristiano. La cebada es aventada para eliminar la paja y exponer la vida del germen; el trigo debe ser trillado. Pero las uvas deben pisarse bajo los pies para extraer el jugo de su carne. Esta es una parábola del Plan de Dios, que tendrá tanto pan como vino para su mesa de comunión.

La maldición sobre Canaán vino como resultado directo de la viña que Noé plantó después del diluvio. Esto identifica a Canaán como parte de la Compañía de la Uva que está maldita para ser pisoteada. Sin embargo, la maldición de Noé no especificó que Canaán sería destruido, sino que sus descendientes serían vendidos como sirvientes a Shem o al Dios de Shem, dependiendo de cómo lo leas. Esta venta al servicio nuevamente recuerda la ley de redención, bajo la cual se realiza esta transacción legal. El propósito de la venta es transferir la deuda de Canaan a los hombros de Shem. Shem se convierte en el maestro de Canaan, pero Shem también se convierte en el redentor de Canaan. (Un redentor es un pariente cercano que paga la deuda para redimir a otro de la esclavitud a un extraño. Shem era el tío de Canaán y, por lo tanto, era específicamente elegible para redimir a Canaán. Ver Levítico 25:49).

Canaán, entonces, es un representante de la Creación no cristiana, que necesita la redención de la esclavitud a la tierra. Presagia la gran verdad que Pablo menciona en Romanos 8. El pecado de Ham fue imputado a su hijo, Canaán, sin su consentimiento; pero Dios hizo provisión legal para Canaán al venderlo en servidumbre a Sem, su redentor. Por supuesto, esto solo puede hacerse completamente por el poder del Dios de Sem, y esta es la razón por la cual la redacción de Génesis 9:26 es oscura y puede leerse de cualquier manera: "Y él dijo: Bendito sea el Señor Dios de Sem; y Canaán será su [o Su] siervo”.

Y así, cuando Pablo habla de la gran redención de la Creación, no es difícil ver cómo esto se aplica directamente a Canaán. Romanos 8: 20-21 dice:

Rom 8:20  porque fue sometida a la frustración.  Esto no sucedió por su propia voluntad,  sino por la del que así lo dispuso.  Pero queda la firme esperanza

Rom 8:21  de que la creación misma ha de ser liberada de la corrupción que la esclaviza,  para así alcanzar la gloriosa libertad de los hijos de Dios.

Canaán, como parte de la Compañía de la Uva, fue sometido a la maldición de Noé, no voluntariamente, pero en vista de un Plan mayor en el que será liberado de esta maldición a la gloriosa libertad de los Hijos de Dios, la Orden de Melquisedec, o Shem. Toda la creación espera las primicias de la cebada para manifestar a Cristo. Son las primicias de la Iglesia. El trigo es entonces las primicias de la Creación (Santiago 1:18), o la Compañía de la Uva. Cuando Pablo habla de la reconciliación del mundo, lo vincula con la manifestación de las primicias en Romanos 11: 15-16,

Rom 11:15  Pues si el haberlos rechazado dio como resultado la reconciliación entre Dios y el mundo,  ¿no será su restitución una vuelta a la vida?

Rom 11:16  Si se consagra la parte de la masa que se ofrece como primicias,  también se consagra toda la masa;  si la raíz es santa,  también lo son las ramas.

Y entonces vemos que esta historia de la maldición de Noé sobre Canaán tiene implicaciones que van mucho más allá de la simple historia. También muestra que el propósito final de Dios no es maldecir o destruir, sino reconciliar al mundo consigo mismo.

La deuda de Canaán de 38 años

En Génesis 12, se nos cuenta la historia del llamado de Abram. Dios le dijo que abandonara Ur de los caldeos y se fuera al oeste. En el momento en que Abraham (o Abram, como se lo conocía en esos días) pisó la tierra de Canaán, se hizo responsable ante Dios de observar las leyes del Reino de Dios. Una de esas leyes era que nadie debía sembrar o cosechar en el séptimo año (Lev. 25: 4). La tierra debía disfrutar de un descanso sabático cada siete años. Además, después del séptimo año sabático (después de 49 años) cada hombre debía regresar a su propia herencia, y todas sus deudas debían ser canceladas (Lev. 25:10).

Como dijimos, cuando Abram aceptó la Promesa de Dios y fue a Canaán, se hizo responsable de observar las leyes de Dios, o al menos las que le eran aplicables en ese momento. Generalmente es práctica de Dios revelar sus leyes de manera progresiva. Es decir, no los enseña a los hombres de una vez, sino que dirige sus circunstancias y experiencias para que desarrollen la necesidad de saber la respuesta. Luego, a través de la oración, Dios da la ley por revelación, que no solo resuelve el problema de la vida real, sino que también nos enseña los caminos de Dios.

Abram era un pastor, no un granjero. Él era un "extraño" (Génesis 23: 4) en la tierra y no tenía herencia de tierra en Canaán. Por lo tanto, es probable que Dios no le haya revelado las leyes de los años de descanso sabático en ese momento. No necesitaba conocerlos en ese momento. Sin embargo, fue bastante diferente para los cananeos. Cuando asumieron la autoridad sobre Abram, automáticamente se hicieron responsables y observaron las leyes de Dios. Con autoridad va una medida igual de responsabilidad. Abram fue responsable ante Dios de observar sus leyes, y los cananeos asumieron esta responsabilidad en el momento en que Abram quedó sujeto a su gobierno. Por lo tanto, Canaán se hizo responsable de observar los años de descanso y los Jubileos durante todo el tiempo que Abram y su simiente permanecieron en Canaán.

Es muy probable que haya pocos (si es que hay alguno) entre los cananeos que conocían a Dios lo suficientemente bien como para recibir revelación sobre los años restantes o cualquier otra de las leyes de Dios. Y así, asumir la autoridad sobre Abram se convirtió en una maldición para ellos. Canaán comenzó a acumular una deuda con el pecado, medible en años de descanso que no guardaron. Le debían a Dios un año de descanso cada vez que se perdían uno.

Así que hagamos un recuento de la deuda de la que eran responsables los cananeos. Aquí nuevamente, debemos confiar un poco en el registro que nos dejó en el libro de Jasher, que nos da detalles que no están registrados en el registro bíblico. Nos dice que Abram en realidad hizo dos viajes a Canaán, no solo uno. La primera vez, llegó a Canaán a la edad de 55 años, en el año 2003. Jasher 13: 9 dice:

“9 En ese momento, al final de los tres años de la vivienda de Abram en la tierra de Canaán, en ese año murió Noé, que era el quincuagésimo octavo año de la vida de Abram.”

Si Abram tenía 58 años después de vivir tres años en Canaán, entonces debe haber llegado allí a la edad de 55 años. Leemos más allá que Abram pasó 15 años en Canaán, y luego Dios le dio la promesa a la edad de 70 años en el año 2018. (Recuerde que esto fue 430 años antes de la promulgación de la ley, como vimos en el Capítulo 2). En el contexto de esta Promesa, que está registrada en Génesis 15, Dios le dijo a Abram que traería a sus descendientes a Canaán cuatro generaciones después. Aparentemente, Abram confundió esto con el hecho de que se había ido a Canaán demasiado pronto, porque luego leímos que decidió regresar a Harán para visitar a su padre, Taré. Jasher 13:20 dice:

“20 En ese momento, Abram regresó y fue a Harán a ver a su padre y a su madre ... y Abram vivió en Harán cinco años.”

Después de vivir en Harán cinco años, Dios habló con Abram y le dijo que regresara a Canaán. Este fue el año 2023, y Abram tenía 75 años. Aquí es donde Génesis 12 retoma la historia. El relato bíblico es breve y deja de lado el detalle de que Abram había hecho dos viajes a Canaán, pero sí registra el hecho de que fue a Canaán a la edad de 75 años. Génesis 12: 4 dice:

Gen 12:4  Abram partió,  tal como el Señor se lo había ordenado,  y Lot se fue con él.  Abram tenía setenta y cinco años cuando salió de Jarán.

Al estudiar las fechas de la visita de Abram a Harán (2018-2023), encontramos que no se había ido de Canaán durante ninguno de los años restantes. Los años de descanso cayeron en los años 2002, 2009, 2016 y 2023. (Puede calcular fácilmente los años de descanso al ver qué años son divisibles por siete). Entonces, Abram regresó a Canaán durante el año de descanso de 2023 y no se lo perdió. Esto es importante, porque significaba que Canaán seguía siendo capaz de observar ese año de descanso, porque Abram estaba allí bajo su autoridad en ese año.

Entonces, al calcular la deuda total del año de descanso de Canaán, vemos que el período de tiempo en que Abram, Isaac y Jacob estuvieron en la tierra de Canaán se extendió desde el año 2003 hasta 2238, cuando Jacob tenía 130 años. El primer año de descanso que Canaan podría mantener fue el año 2009. El siguiente fue 2016, y así sucesivamente. Hubo 33 años de descanso en este período de tiempo. También hubo cinco Jubileos durante este tiempo: los años 2009, 2058, 2107, 2156 y 2205. Esto le dio a Canaan una deuda total del año de descanso de 38 años.

Cómo Israel pagó la deuda de Canaán

Esta es una de esas historias bíblicas típicamente fascinantes que pocas personas entienden, porque Dios no quiere revelar Sus caminos a aquellos que no quieren conocerlo. Entonces reveló sus actos en el registro bíblico, pero escondió sus caminos (Salmo 103: 7).

Ya hemos visto en las páginas 18-21 cómo Israel salió de Egipto en el año 2448. Después de darles la ley e instruirlos en la construcción del Tabernáculo, Dios los llevó a la frontera de Canaán y les dijo que regresaran a su herencia. Cuando se negaron, Dios los sentenció a pasar otros 38 años en el desierto (Deut. 2:14). ¿Por qué? Bueno, la razón superficial que Dios le dio a Israel fue que los 12 espías habían buscado en la tierra durante 40 días, y por lo tanto pasarían un total de 40 años en el desierto, un año por cada día que habían espiado la tierra (Núm. 14: 33-34). Pero también hay una razón legal que no ve a menos que comprenda las leyes de Dios y algo de su plan.

Dios tenía la intención de cumplir la maldición profética de Noé sobre Canaán. Esa maldición especificaba que Canaán entraría en servidumbre a la simiente de Sem (Israel). Ya he comentado sobre esto, mostrando cómo fue un acto clásico de redención de un pariente cercano, el tío Shem. Si Israel hubiera regresado a su herencia en la Fiesta de los Tabernáculos como se les dijo que hicieran, habrían dado a luz al Hijo del Hombre y manifestado a Cristo como Hijos. En ese estado glorificado como Hijos de Dios, habrían podido pagar completamente la deuda que Canaán tenía para satisfacer la ley. La redención de la Compañía de la Uva, el mundo cananeo no cristiano, habría comenzado con el poder de la Palabra hablada. Habría habido poco o ningún derramamiento de sangre. ¡Qué día tan glorioso hubiera sido!

Entonces, ¿qué salió mal? Nada salió mal. Nada de esta gloria fue posible incluso antes de la Cruz y la Resurrección de Jesús. Fue la Voluntad de Dios lo que sucedió; pero no estaba en su plan. La voluntad de Dios siempre debe cumplirse, pero el plan de Dios casi siempre retrasa el cumplimiento de su voluntad por un tiempo. La única diferencia esencial entre la Voluntad de Dios y el Plan de Dios es el Tiempo. El plan de Dios es un cumplimiento tardío de su voluntad.

Es por eso que un estudio del tiempo es crucial en la comprensión del Plan de Dios, que a su vez es una revelación de Sus caminos, Su Mente.

Existen implicaciones legales para la negativa de Israel a ingresar a la tierra. Como Dios lo eligió, Israel fue llamado a ser un Reino de sacerdotes (Ex. 19: 6). Es decir, Israel debía ser sacerdote para las otras naciones de la tierra, para que fueran una bendición para todas las familias de la tierra (Génesis 12: 3). Uno de los deberes del sacerdocio de Dios era administrar la ley divina como jueces (Deut. 17: 9-12). En este caso, la propia nación de Israel debía cumplir la sentencia de la ley contra los cananeos, pero se negaron.

En esencia, Canaán le debía a Dios 38 años de descanso, y Canaán no pudo pagar la deuda y se negó incluso a intentarlo. De hecho, probablemente ni siquiera sabían que le debían una deuda a Dios. Entonces Dios llamó a Israel como juez para administrar la ley y excluir su propiedad. Por ley, se suponía que Israel debía desalojar a los cananeos de su tierra. Cuando Israel se negó a dictar sentencia sobre Canaán, automáticamente se hicieron responsables de la deuda de Canaán. La ley no puede absolver al culpable, ni el juez tiene la autoridad de rechazar la ley al negarse a dictar sentencia. Pero el juez tiene la opción, como cualquiera, de pagar la multa él mismo. Jesús mismo hizo esto con nosotros. En lugar de rechazar la ley, nos impuso su sentencia completa por nuestro pecado, pero luego vino y pagó el castigo.

Por lo tanto, si un juez desea ser misericordioso con un pecador, puede hacerlo pagando la deuda él mismo. Además, si un juez no dicta sentencia legal sobre el pecador, él mismo asume automáticamente la nota de la deuda. Esto es lo que sucedió con Israel cuando se negaron a dictar sentencia de la ley sobre los cananeos. Israel asumió la deuda de 38 años de Canaán. En consecuencia, Israel pasó los siguientes 38 años en el desierto (Deut. 2:14). Fue para pagar la deuda del año de reposo de Canaan. Solo después de que se pagó por completo, Dios permitió que Israel ingresara a la tierra de Canaán.

Otro propósito oculto en esto es mostrarnos que Dios no llama a ningún hombre o nación para gobernar (o juzgar) sin antes entrenarlos en el arte de la redención por intercesión. Esto se debe a que el Cuerpo de Cristo debe andar como Él anduvo (1 Juan 2: 6), y sufrir con Él (2 Tim. 2:12), si ellos gobernaran con Él. Jesús mismo siguió el camino del gran Intercesor como el Cordero de Dios antes de sentarse a la diestra del Padre. Él es nuestro ejemplo, por lo que también vemos que esto funciona en la historia de Israel, quien intercedió y canjeó la nota de deuda de 38 años de Canaan antes de juzgarlos según la maldición de Noé.

Canaán se convierte en el sirviente de Sem. Hemos mencionado varias veces que la maldición de Noé en realidad profetizó la servidumbre venidera de Canaán a la simiente de Sem. Esta maldición profética parece estar en conflicto con la orden de Dios a Josué de destruir a todos los que se negaron a irse. Pero una vez más, Dios le había dado a Joshua la ley, porque esa era la Voluntad de Dios. Por otro lado, la maldición de Noé profetizó el Plan general de Dios, en el cual Canaán sería redimido para servir a Sem. Entonces, veamos cómo funcionó esto en la historia de la conquista de Canaán por parte de Joshua.

En el noveno capítulo de Josué, encontramos la historia de cómo los gabaonitas, una tribu cananea, vestidos con harapos, pusieron pan mohoso en sus bolsas y llegaron a Josué pidiendo paz. Afirmaban ser de un país lejano, por lo que Joshua hizo un tratado de paz con ellos. Más tarde, descubrió que eran de un pueblo cercano en Canaán llamado Gabaón. Entonces Josué les dijo en Josué 9:23:

Jos 9:23  A partir de ahora,  ésta será su maldición: serán por siempre sirvientes del templo de mi Dios,  responsables de cortar la leña y de acarrear el agua.

El error de Joshua es, por supuesto, una lección para asegurarse de orar por dirección, en lugar de asumir que sabe. Sin embargo, en un nivel más profundo, vemos el Plan de Dios en funcionamiento, dándonos otra visión de la Mente de Dios. Canaán y toda la "Compañía de la Uva" eventualmente doblarán sus rodillas ante el Rey y servirán en Su Templo. A pesar de lo temibles que son las maldiciones de Dios, finalmente se convierten en bendición, ya que Él resuelve todo para nuestro bien.

Esto también tiene una aplicación personal. Canaán representa nuestra carne, y heredar la Tierra Prometida habla de la subyugación de todos los deseos carnales dentro de nosotros. Esta es la conquista de los reyes de Canaán y los "gigantes" en la tierra, y ya se han predicado muchos sermones sobre este tema. La maldición de la ley desde el tiempo de Adán se opone a nosotros, así como la maldición de Noé se opuso a Canaán. Pero Dios ha enviado a Josué (Jesús) para conquistar nuestra carne (Canaán).

Los gabaonitas hablan del remanente que sirve a Dios en su templo. Entrarán en la vida sin morir cuando llegue el momento señalado para volver a nuestra herencia perdida en Adán. Aunque ese remanente está formado por personas carnales, no reclamarán una herencia en Canaán, sino en un país lejano, incluso cuando Abraham buscó un país mejor, una mejor herencia. Servirán al Dios de Sem en el Templo.

Saúl persigue a los gabaonitas

Aproximadamente 400 años después de Josué, hubo una hambruna de tres años en Israel, y David le preguntó a Dios para encontrar la razón. Dios le dijo que era porque Saúl había matado a muchos gabaonitas (2 Sam. 21: 1). Entonces David tuvo que restituirles. Los gabaonitas exigieron que David les entregara a siete de los hijos de Saúl para su ejecución (2 Sam. 21: 6). David cumplió totalmente, y la hambruna terminó. Leemos en 2 Samuel 21: 9,

2Sa 21:9  David se los entregó a los gabaonitas,  y ellos los colgaron en un monte,  en presencia del Señor.  Los siete murieron juntos,  ajusticiados en los primeros días de la siega,  cuando se comenzaba a recoger la cebada.

En otras palabras, los hijos de Saúl fueron ejecutados el día en que el Sumo Sacerdote agitó la gavilla de las primicias de la cebada. Muchos años después, fue en este día que Jesús resucitó de entre los muertos. Todas las historias bíblicas sobre la cebada y el día de la cosecha de cebada (es decir, la ofrenda de la gavilla) tratan sobre la vida, la resurrección o la llegada a la filiación. Por lo tanto, es irónico que los hijos de Saúl fueran ahorcados ese día por la persecución celosa de su padre a los gabaonitas.

Saúl mismo fue coronado el día de Pentecostés, o "cosecha de trigo" (1 Sam. 12:17). Como tal, él es un representante principal de la Iglesia. Una vez que entendemos el simbolismo bíblico, los tipos y las sombras en la historia, es evidente que las siete iglesias (Apocalipsis 1: 4) bajo la unción de Pentecostés desagradan a Dios al perseguir a los vencedores que buscan servir al Dios de Sem en el Orden de Melquisedec. La Iglesia cree que le hace un servicio a Dios al perseguir a estos "gabaonitas", pero en realidad están provocando una hambruna en la tierra, una hambruna de escuchar la Palabra (Amós 8:11).

La lección que se puede aprender de esto es esta: todos nacemos bajo la maldición de la ley por el pecado de nuestro padre Adán. Dios en su misericordia nos vendió a la tierra, quien redimió nuestra nota de deuda. Por lo tanto, la ley nos obligó a trabajar como esclavos de la tierra toda nuestra vida. Pero entonces Jesús vino como nuestro pariente cercano para redimir nuestra nota de deuda, liberándonos del "extraño" pero haciéndonos esclavos de Jesucristo (Rom. 1: 1). Ahora estamos libres de la ley del pecado y la muerte (la ley de la tierra que promueve el pecado y conduce a la muerte). Es decir, ahora somos libres de seguir las leyes de Dios, que nos llevan a Cristo, nos enseñan su carácter y promueven la vida y la felicidad.

A medida que aprendemos de Él y Sus caminos, comenzamos a estar de acuerdo con Sus leyes. Vemos su sabiduría, luz y amor. Vemos cómo trata con toda la creación de acuerdo con esas leyes amorosas. En nuestro acuerdo con Sus caminos, Sus leyes se escriben en nuestros corazones, para que se conviertan en parte de nuestro carácter, incluso cuando manifiestan Su carácter. De esta manera, llegamos a reflejar los valores y el carácter de nuestro Padre celestial, y Él nos llama Hijos e Hijas a medida que hacemos Sus obras y lo manifestamos en nuestras vidas.

A lo largo de todo esto, sin embargo, nos enfrentamos a una feroz oposición, tanto del mundo como de aquellos cristianos que no están de acuerdo con Dios y odian o temen sus leyes, creyendo que son opresivos, carnales u odiosos e injustos. Por lo tanto, a medida que los vencedores intentan cumplir plenamente su ley, los que son de Saúl (los que permanecen en el reino de Pentecostés y se niegan a ir a los tabernáculos) comienzan a perseguirlos. Los vencedores, al aprender la mente de su Padre, reciben la Palabra con alegría; pero a medida que la Iglesia y el mundo persiguen a los vencedores, provocan una "hambruna" de escuchar la Palabra, porque rechazan la Palabra que ha venido a los vencedores.

Esta hambruna se rompe con la Ofrenda de la Gavilla mecida, primero por el poder de la Resurrección de Jesús, pero en segundo lugar por el cumplimiento corporativo de ese día de fiesta: la Primera Resurrección, de la Compañía de Cebada. Este evento da inicio a la Era de los Tabernáculos, que presenciará una nueva unción de poder sobre los Vencedores de la Cebada nunca antes vista, excepto en el mismo Jesús. Esto también pondrá fin al gobierno de los hijos de Saúl, las siete iglesias bajo la unción pentecostal. Será un momento en que la nota de la deuda de los vencedores será cancelada por completo en el 120vo Jubileo, un momento en que los vencedores volverán a la herencia que perdieron cuando Adán pecó.

Para ellos, el Tiempo Maldito de la Tierra terminará por completo. Serán las primicias de la Iglesia y de la Creación, porque Dios las usará para enseñar Sus leyes y caminos justos a la tierra e impartir el Espíritu Santo en una escala que no se había visto en avivamientos anteriores a lo largo de la historia.